Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Solidaridad

Diez días de pensar en los demás

El Rastrillo de Nuevo Futuro celebra hasta el próximo domingo 16 su 27ª edición para recaudar fondos para sus proyectos socioeducativos realizados con jóvenes en riesgo de exclusión en Navarra y los proyectos de cooperación internacionales

Ampliar Un grupo de mujeres se acerca a uno de los puestos para interesarse por la ropa que se vende en el Rastrillo
Un grupo de mujeres se acerca a uno de los puestos para interesarse por la ropa que se vende en el Rastrilloeduardo buxens
  • Carlota Soriano
Publicado el 13/10/2022 a las 06:00
La Antigua Estación de Autobuses de Pamplona se ha convertido, un año más, en el lugar de encuentro de la solidaridad Navarra al acoger la nueva edición del Rastrillo de Nuevo Futuro. Y para quien todavía no haya encontrado ocasión para acudir en los 27 años que lleva celebrándose, este mercadillo contará con todo tipo de puestos hasta el próximo día 16 de 11 a 21 horas.
La finalidad, en palabras de la responsable de comunicación de la Asociación Nuevo Futuro, Patricia Sagaseta de Ilúrdoz, es la de “recaudar fondos para los proyectos socioeducativos realizados con jóvenes en riesgo de exclusión en Navarra y los proyectos de cooperación con Haití, Perú, El Salvador y Senegal”. Así, a través de donaciones que van desde los libros hasta piezas de ropa, calzado, muebles antiguos y hasta pinchos navarros, los voluntarios decoran sus puestos y dedican diez días al año a pensar en los demás. “Con este jarrón de seis euros sé que voy a poder ayudar a que alguien mañana tenga un plato de comida”, cuenta Paz, del puesto Rastrihome.
Comparte parada con Gemma Garro, que lleva siendo voluntaria prácticamente desde el principio. Bajo su punto de vista, siempre hay una forma de poder ayudar: “Todos podemos quitarnos un café o un vermut y pensar en los niños”, sentencia. En su opinión, cada uno puede donar ya sea un poco de su tiempo, dinero o incluso donar ideas. “Se puede cooperar desde distintos puntos, y el secreto es que salga de ti mismo”, expresa Garro.
Uno de los puestos con alimentos del Rastrillo
Uno de los puestos con alimentos del Rastrillobuxens
Ante la sensación de Garro de que la sociedad está perdiendo los valores, la misma defiende que “todos vamos a ser necesitados algún día” y que deberíamos olvidarnos del “yo, mí, me, conmigo” para poder pensar en el de enfrente. Al final, a estas dos voluntarias les da igual vender una colonia de 10 euros que un pijama de 35 porque, “de poco en poco, se hace mucho”, concluye Paz.
MUCHO MÁS DE LO QUE VES
Puestos como el del Rincón de Lectura muestran que el trabajo del Rastrillo va más allá de estar presente durante diez días al año. Miriam Iriarte, que este año cumple la mayoría de edad como voluntaria del Rastrillo, describe un mes de septiembre de no parar: “Se hacen recogidas durante la primera semana y, es difícil calcular, pero igual diez o doce mil libros sí nos llegan”. Y no solo eso, luego hay que revisar que estén en condiciones, llevarlos a las bajeras que tiene la asociación para almacenarlos y ordenarlos y clasificarlos según la categoría. “La gente viene sin saber qué hay detrás”, asegura. Y en lo que mucha gente tampoco piensa es en el momento de después: lo que no se vende, tiene que volver a las bajeras siguiendo el recorrido contrario.
Y sin duda, quienes están fuera del campo de visión de los visitantes del Rastrillo son Marisa Valdivielso y José Luis Yanguas. Ambos son voluntarios de cocina, desde donde reciben cada día donaciones de comida de distintos restaurantes e incluso pinchos de los bares de Navarra. “”Sí que hay cosas que compramos nosotros, como los refrescos y la bebida, pero el 90% de los productos son donados”, apunta Yanguas.
Al final, el espíritu de colaboración desinteresada afecta tanto a la cocina, como a los voluntarios, los donantes e incluso a los artistas participantes. “No podemos aventurarnos a decir qué cifras esperamos porque está siendo un año difícil, pero de momento estamos contentos nada más con la gente que está viniendo”, concluye Sagaseta de Ilúrdioz.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora