Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Servicios Sociales

Pamplona reduce en un 30% el número de inmuebles okupados en un año, de 48 a 34

Pese a que la lista de espera se sitúa en 216 unidades familiares (además de otras cien pendientes de valoración), se ha ofrecido un recurso habitacional a 99 familias

Ampliar chalet de caparroso
Chalet de CaparrosoJ.A. Goñi
Publicado el 03/10/2022 a las 13:20
Es duro manifestarlo y quizá incluso resulte raro concebirlo, pero encontrarse sin recursos sucede con más asiduidad de la esperada. Perder un trabajo, ver mermar tus ahorros de manera alarmante o quedar ‘atrapado’ por reiterados problemas o rupturas familiares pueden concatenar en una dinámica nada halagüeña. Ante tal tesitura, está claro que queda mucho por hacer.
Por ello y aceptando que las cifras siguen lejos de la panacea, ya que la lista de espera en Pamplona se sitúa en 216 unidades familiares, desde el área de Servicios Sociales enfocan la mirada hacia esos pequeños pasos que ya mejoran la vida de casi un centenar de familias. Y es que, en lo que va de legislatura, el consistorio ha logrado reducir en un 30% las viviendas tomadas por okupas; una tarea que, tras la incorporación de nuevos inmuebles disponibles, ha supuesto un impulso para la red que conforma el fondo de emergencia social, pasando de 130 a 171 viviendas (contando la rehabilitación de 41 pisos destinados a personas con necesidades urgentes).
Pero no es la única ficha a mover por la concejala María Caballero, sino que, a lo largo de este año, las previsiones hablan de incorporar otras nueve viviendas más, así como otra docena en 2023. “Todas ellas en San Pedro, de forma que el fondo sumará desde 2019 un total de 62 viviendas reformadas más, para destinarlas a unidades familiares vulnerables”, aclaro la edil. 
Así las cosas, el acceso de casi un centenar (99) de unidades familiares a una vivienda de emergencia en Pamplona ha sido posible, explican, porque se ha producido una rotación de 50 beneficiarias, que han encontrado otros recursos o han salido de la situación de vulnerabilidad en la que se encontraban; y, por otro lado, gracias a la incorporación de los nuevos inmuebles reformados.
En cuanto al resto de viviendas, están ocupadas por unidades familiares que habían accedido a ellas en años anteriores. Aun así, las demandas son mayores que la disponibilidad de recursos, ya que, además de las 216 unidades familiares en lista de espera, se han sumado en los últimos meses otro centenar más, pendientes todavía de valoración. No podemos olvidar que los criterios de acceso y el baremo que ordena la lista de espera vienen regulados en la Ordenanza municipal de Viviendas de Emergencia, que recoge entre otros, empadronamiento, residencia efectiva en la capital con una antigüedad de dos años, y no superar un tope de ingresos ni disponer de un patrimonio cuyo valor sea superior al 1,5 del IPREM.
También se contemplan elementos de discriminación positiva, que deben ser debidamente motivados, como familias monoparentales, menores a cargo, discapacidad y/o dependencia, víctimas de violencia de género...

LAS CUENTAS
​En cuanto a las cifras, el Ayuntamiento de Pamplona ha incrementado un 286% el presupuesto destinado a la cobertura habitacional, pasando de 70.000 a 270.000 euros. Recordemos que, según las partidas presupuestatarias, Servicios Sociales cuenta con un presupuesto de cuatro millones de euros para sufragar el programa de vivienda de emergencia social, de los que ha ejecutado ya el 73% (2,9 millones, incluidos cerca de 800.000 euros del segundo semestre de 2019 y la previsión a cierre de 2022).

Para entender el contexto, el fondo de viviendas de emergencia habitacional, que terminará con 180 viviendas a final de año, es uno de los recursos del Ayuntamiento en materia de vivienda social, pero no es el único. De hecho, el consistorio cuenta con herramientas de apoyo a mayores (143 apartamentos), a mujeres víctimas de violencia de género (19) y a personas sin hogar (50 plazas en el albergue, la mitad para empadronados en Pamplona y la otra mitad para personas en itinerancia). 
En total 392 viviendas y recursos en favor de colectivos especialmente vulnerables.

CESIONES
​Finalmente, otra de las posibilidades que se contemplan son las cesiones de viviendas. Así, además de las cuatro a la asociación Apoyo Mutuo (junio 2019), Pamplona ha transferido cinco viviendas para unidades familiares y jóvenes migrantes no acompañados, un piso en Paseo de Sarasate (personas con discapacidad intelectual) y el chalé de Caparroso (refugio y máxima vulnerabilidad). 

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora