Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Una feria que hizo agua

Se juntaron el hambre con las ganas de comer. La escasez de animales, ganaderos y público se fusionó de manera nada atractiva con el desapacible tiempo que definió la mañana de ayer. Lluvia que no incentivó la recuperada feria de San Miguel

Ampliar Feria de ganado en el Polígono de Agustinos
Feria de ganado en el Polígono de AgustinosCordovilla
Publicado el 29/09/2022 a las 17:38
Prácticamente innegable. Y es que no son pocas las ocasiones en las que una sola imagen es capaz de transmitir ideas complejas, significados, la esencia de algo... de manera real y efectiva. Un amanecer, las gotas de rocío captadas en una mañana heladora. Ejemplos casi tantos como situaciones. Similar a que se vivió ayer en el polígono Agustinos de Pamplona.
Bastaba apenas un minuto para cerciorarse de que la anhelada quimera por la recuperación de la feria de ganado de San Miguel había sucumbido a una dura objetividad cargada de escasez. Lluvia incesante que para las nueve de la mañana ya había encharcado bastante la parcela en la que el Ayuntamiento de Pamplona había adecuado hasta 70 corrales para albergar animales en su tradicional cita de finales de septiembre.
Pero aquel deseo de volver a reencontrarse, de disfrutar de la ‘alegría’ de ver caballos, yeguas, ponis, asnos o mulas se chocó de bruces con la realidad. La feria, de carácter equina, motivó una clara desilusión a quienes, paraguas en mano, se animó a pasarse por la explanada. “Nos habían dicho que merecía la pena y hemos venido a ver por primera vez, pero apenas hay animales. Está todo muy desangelado”, indicaban Ana María y Cándido, vecinos de Tafalla.
Pero no solamente curiosos, pocos, se acercaron hasta este rincón del polígono, sino que ganaderos y antiguos marchantes de ganado compartían idéntica sensación. “Como no hagan algo para mejorar la difusión de la feria, va a terminar desapareciendo”, entendía Emiliano Parras, vecino de Bera. También Alfredo Amador, a pesar de que ya había vendido los cinco caballos españoles. “Las transacciones ya las tienes apalabradas, sino es muy complicado”, indica quien se plantea no repetir en la próxima edición. “No se puede, ya no”.
“Ha sido mal año, la gente se está quitando animales, el ganado está bajando... Hemos venido a ver, pero hay escasez. Otra cosa es la feria de San Fermín, que también vamos”, decían los amigos Julián y Manuel, de Arribe y Atallo en una feria pasada por agua.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora