Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Hostelería

Bodegón Sarría, el inventor del 'Juevintxo' de Pamplona

En enero de 2011, Julián Galarza inició el fenómeno social con un anuncio en 'Diario de Navarra' de vino y pincho por 2 euros

Ampliar Julián Galarza, dueño del Bodegón Sarría
Julián Galarza, dueño del Bodegón Sarríaeduardo buxens
Publicado el 29/09/2022 a las 17:04
El Bodegón Sarría de la calle Estafeta de Pamplona no sólo es el mejor bar de pintxos de 2022 de Navarra y Euskadi, tal como lo reconoce premio Igartza Food Service. También es el pionero de uno de los fenómenos hosteleros de mayor éxito de las últimas décadas, el Juevintxo. Javier Galarza, propietario del Bodegón Sarría, jamás imaginó que aquella promoción que lanzó en 2011 se iba a convertir en un fenómeno social hasta admitir años después que la cosa "se fue un poco de las manos".
13 de enero del 2011, un anuncio en las páginas de este periódico animaba a acudir ese día al Bodegón Sarria, en Estafeta, para disfrutar de un vino y un pincho por un precio de dos euros. Cinco bares más de esa calle se unieron a la iniciativa. Un mes después, la Asociación de Hostelería de Navarra puso en marcha la campaña Tapavinos de los Jueves, para promocionar los vinos de calidad a un precio asequible. Con la copa de vino te ponían una tapa. Durante un tiempo convivieron ambas promociones, pero pronto el Juevintxo demostró su supremacía. Los dueños del Bodegón Sarría nunca vieron un problema que otros establecimientos se sumaran o copiaran su idea.
Julián Galarza tenía entonces 27 años y llevaba un tiempo "dándole vueltas" a la idea que ya se había puesto en práctica en otros lugares, como el pintxopote de Vitoria. Un incentivo para animar las tardes de los jueves y "hacer zona", como explicaba en una entrevista en Diario de Navarra en 2012. Un año después, el Juevintxo se había extendido por todo el Casco Viejo y se había convertido en una cita ineludible de cientos de pamploneses. 
El fenómeno social fue a más hasta convertirse en un asunto controvertido, por las molestias al vecindario y porque grupos de jóvenes se acostumbraron a salir todos los jueves hasta altas horas de la madrugada. Al hacer balance una década después, Julián Galarza admitía que había que "reconducir la cosa". “O cuidamos todos el producto, o esto se va al garete”, afirmaba en 2014.
La llegada de la pandemia en marzo de 2020 supuso un impasse para el Juevintxo. La promoción como tal dejó de existir en los tiempos de reducción de aforos, consumo en mesa y mamparas. Incluso las asociaciones de hostelería insistían en que ya no existía el Juevintxo a pesar de que los jueves volvía a ser un día de gran afluencia de gente. 
Con la vuelta a la normalidad, el Bodegón Sarría ha mantenido su apuesta por "cuidar el producto" con una cuidada barra de pinchos, tapas, montaditos, tortillas y fritos. La comida casera navarra y las delicias ibéricas siguen siendo su seña de identidad. Un trabajo en familia que ahora se ve reconocido con el galardón que recibirán en octubre en el Campeonato de Pintxos de Euskadi y Navarra.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora