Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Un nuevo edificio en la plaza del Castillo

Pocos pamploneses podrán decir que han visto el completo vaciado de una parcela de la céntrica y casi sacrosanta plaza. En el número 33, ahora hay un hueco, que en unos meses se cubrirá con un nuevo inmueble dominado por un mirador acristalado

Ampliar Plaza del Castillo
Parcela apuntalada en la que se levantará el nuevo edificioJesús Caso
Publicado el 21/08/2022 a las 06:00
Era uno de los edificios menos lustrosos y con menor valor de la plaza del Castillo, en el número 33 y con fachada, también, a la calle Comedias 3. Ya no existe. Un proyecto de una promotora local ha vaciado el inmueble que antes ocupaba esas dos parcelas para proyectar un único edificio de cinco viviendas de entre 1 y 4 habitaciones, repartidas en cuatro plantas y una planta bajo-cubierta conectada con la vivienda inferior. Con una fachada de líneas sobrias -“discreto, pero elegante”, según los arquitectos autores del proyecto-, de grandes ventanas simétricas, y que recreará el característico pilar octogonal de los soportales de la plaza, el inmueble estará gobernado en su fachada por un mirador que ocupará sus tres primeras plantas, como si fuese una primera piel acristalada.
El proyecto está diseñado por el estudio GVG, ahora pendiente de algunos escollos administrativos, relacionados con su ubicación, uno de los puntos más céntricos y deseados de la capital navarra: la plaza del Castillo. Para situarnos, el edificio se ubica en la segunda parcela del flanco situado a la izquierda a las ‘escalericas de San Nicolás’. En sus bajos, antes se encontraba la pequeña tienda Estilográficas Antón. Ahora, solo se ve la estructura de apuntalamiento horizontal sobre los dos edificios vecinos. El viejo edificio se demolió antes de San Fermín.
UN MURAL EN LA PARED
Una valla metálica impide ahora el acceso al solar. Sobre la chapa, pintado con spray, puede leerse ‘El tenista de Krakovia’, con una flecha que dirige la mirada a un enorme mural de un hombre que ocupa tres de las plantas y situado en la pared de la derecha. Este artista urbano actúa sobre edificios en estado de ruina. Su mural de la plaza del Castillo ya ha sido saboteado con un bote de pintura. Desaparecerá completamente con el nuevo edificio.
Recreación del proyecto diseñado por el estudio GVG, con el mirador de cristal en las tres primeras plantas.
Recreación del proyecto diseñado por el estudio GVG, con el mirador de cristal en las tres primeras plantas.GVG
Pero vayamos al proyecto del nuevo edificio. “Comenzó hace 7 u 8 años. Eran dos parcelas, dos edificios muy pequeños con viviendas de superficies mínimas y con unas condiciones de habitabilidad poco dignas”, resume Daniel Galar, socio con Josecho Vélaz y Javier Gil del estudio de arquitectura pamplonés GVG. “Con el mirador, todavía se están evaluando opciones. Nos hemos basado en diseños anteriores porque no se puede plantear un diseño disruptivo”, añade.
Los materiales que predominarán en el nuevo edificio serán la piedra y el mortero, con un color natural, terroso, en la línea de otros inmuebles ya existentes de la plaza. “Es un proyecto sensible con el lugar, de líneas muy sencillas. Somos conscientes de que no podemos hacer un revival”, continúa Galar.
El edificio, sumamente estrecho -muy similar a su vecino de La Turronería-, responde a la parcelación gótica de una ciudad, Pamplona, encerrada en sus murallas y separadas en tres burgos enfrentados hasta el Privilegio de la Unión de 1423. “De hecho, encontramos una estructura del siglo XVI. Era una celosía de madera y ladrillo. También encontramos un pilar de fundición del siglo XIX”, cuenta el arquitecto.
Si todo va bien, el nuevo edificio será una realidad en 2024. Ahora tiene que pasar por algunos trámites preceptivos, tanto con las Institución Príncipe de Viana como con la Oficina de Rehabilitación del Ayuntamiento, que tratan con especial celo el proyecto. En un lugar donde la posibilidad de talar un árbol puede sublevar a media ciudad, la responsabilidad de construir un edificio en el así considerado “salón de los pamploneses”, es alta. En GVG son conscientes. Por eso plantean un edificio que huye de lo histórico, condicionado por esa parcelación medieval, que ha dejado en el centro, viviendas y edificios muy largos y muy estrechos. Pamplona is different.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE