Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona, a pie de calle

Jesús Íñigo (restaurante Ábaco): "No tenemos ningún proyecto, sólo estar en familia"

El chef se plantea dentro de unos meses dedicarse al asesoramiento y a la investigación gastronómica

Ampliar Jesús Íñigo y Nerea Sistiaga, a la derecha, con el equipo del Ábaco, el pasado domingo
Jesús Íñigo y Nerea Sistiaga, a la derecha, con el equipo del Ábaco, el pasado domingo
Publicado el 02/08/2022 a las 06:00
“Muchos nos preguntan qué proyecto tenemos entre manos, si vamos a abrir en otro sitio. Y les decimos que no, que nuestro único proyecto ahora es recuperar el tiempo perdido, descansar, cuidarnos y dedicarnos a nuestra familia”. El chef Jesús Íñigo Luri y su esposa, la repostera Nerea Sistiaga, no se han cansado de repetir lo mismo desde que anunciaron hace un mes el cierre del restaurante Ábaco, en la calle Juan de Labrit de Pamplona. Tienen dos hijos de corta edad que les reclaman. 
El domingo 31 de julio dieron el último servicio y cerraron la verja por la que se accede al patio-terraza del establecimiento. En la fachada permanecen las placas que acreditan los dos Soles de la Guía Repsol y la estrella Michelin de 2020. "Llevo más de 26 años en el oficio. Ser hostelero es una profesión muy sacrificada y exigente, de meter muchas horas y ver poco a la familia", expresa Jesús Íñigo, que asegura que su familia y amigos comprenden la decisión toma, el "cambio de ciclo".  
Tras dos o tres meses de descanso, Nerea y Jesús pensarán en su futuro a medio plazo. “Somos cocineros y a eso nos queremos dedicar, quizás en el ámbito de la formación, el asesoramiento o el I+D. Puede ser que dentro de unos años nos entre el gusanillo y volvamos a la carga”, expresan. En estos últimos años, ha sido frecuente ver a Jesús Íñigo como jurado de certámenes locales.
La fama del restaurante se ha dejado notar en estos dos últimos meses, con una avalancha de reservas y lleno al mediodía y noche todas las jornadas. Además de clientes habituales, han desfilado por el Ábaco reconocidos cocineros de toda España, entre ellos el navarro Jesús Sánchez, que dirige el Cenador del Amós (Cantabria), tres estrellas Michelín. "Ha sido días de emociones muy fuertes", comentan.
Numerosos cocineros y hosteleros locales también han querido en las últimas semanas despedirse del Ábaco y su equipo. Veteranos chefs como Martin Iturri o jóvenes promesas como Aaron Ortiz se han acercado a degustar los platos o dar un abrazo a sus dueños. Todos ellos han destacado el legado gastronómico del restaurante. La admiración es mutua. Jesús Íñigo defiende la valía y la proyección de los restauradores navarros. "La pena es que se está quedando rezagada respeto a otros lugares por la falta de apoyo institucional", opina.
El Ábaco se trasladó en 2016 del Centro de Arte Contemporáneo de Huarte al antiguo Hartza, de las hermanas Julia, Mari y Manoli Arza, propietarias del local, que cerraron en 2009. Ahora Íñigo tiene la opción de traspasar el Ábaco, si hay algún chef interesado.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE