Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Informe

La vieja puerta del ayuntamiento de Pamplona se queda en el muro de Villa Adriana

Un informe de Patrimonio dice que la familia Huarte se hizo con la pieza del anterior consistorio de forma legal por lo que no cabe reclamación

Ampliar El arco de la puerta ahora está tapado con vegetación aunque sí se aprecian las columnas
El arco de la puerta ahora está tapado con vegetación aunque sí se aprecian las columnasAnne Arguiñariz
Publicado el 25/06/2022 a las 06:00
Si la oposición quiere recuperar la vieja puerta barroca del antiguo ayuntamiento que cierra uno de los muros perimetrales de Villa Adriana, propiedad de la familia Huarte, tendrá que acudir a los tribunales. Y es que el servicio municipal de Patrimonio acaba de emitir un informe en el que dice que no ha lugar a reclamación desde el consistorio; la familia se hizo con este elemento de forma legal. Así que el equipo de gobierno de NA+ da carpetazo a una petición de retorno.
Fue en febrero del año pasado cuando EH Bildu presentó una moción reclamando “la recuperación de este importante elemento arquitectónico municipal, procedente del desaparecido edificio barroco y coetáneo de su actual fachada (que data de 1752)”. La formación abertzale, que contó con el apoyo de PSN y Geroa Bai, justificó la petición porque la mansión está en venta y urgía traerla de vuelta por si acaso el nuevo propietario modificaba el muro.
En el informe se indica que hasta la reforma integral del edificio consistorial en 1952, esta puerta se encontraba en un lateral junto a la cuesta de Santo Domingo. Pero la corporación de entonces decidió que sólo era obligatorio mantener la fachada principal barroca, por lo que era posible demoler todo lo demás. Quizá porque no le daban especial importancia ni a los muros ni a la puerta ya que, indica el documento de Patrimonio, en el inventario de 1929 no aparece este elemento.
Aunque un año antes de la obra, recoge el informe, en una comisión permanente celebrada el 31 de octubre el arquitecto José Yárnoz, encargado de redactar la reforma del consistorio, indicó que se podría llevar el arco de la puerta - “actualmente tajada”, indica el acta- al edificio de Museos Provinciales (Museo de Navarra), “instalándola en la parte interior del patio correspondiente la capilla del antiguo hospital”. Así, “se mantendría un recuerdo histórico municipal”. “Para esto él se entendería con el contratista del derribo a través de la Institución Príncipe de Viana”, añade el acta.
¿Qué paso? Nada. Porque ningún documento recoge después que se llegara a ese acuerdo sino que el 10 de noviembre de 1951 se adjudica las obras de renovación de la casa consistorial a la entonces empresa Huarte y Compañía. En el pliego de condiciones se indica que las fachadas laterales podrán ser nuevas en su totalidad o que igualmente se permite su conservación. Pero no se menciona aquí tampoco la puerta de Santo Domingo que daba acceso directo al archivo municipal.
Es el artículo 39 de este pliego en el que basa su argumentación el servicio de Patrimonio para desaconsejar la reclamación: “Art. 39. Todos los materiales del derribo quedarán de propiedad del contratista”. El 24 de abril de 1952 se aprobó una modificación del contrato de ejecución, ya que la constructora solicitó que los muros fuertes de la fachada fueran de estructura de hormigón, a lo que informó favorablemente el arquitecto José Yárnoz”. Y Patrimonio lo refleja en su informe para indicar que ni tampoco entonces se mencionó la puerta.
Así que concluye: “El pliego está fechado en un momento posterior al acuerdo de la comisión permanente por lo que ésta queda enterada de la propuesta del arquitecto Sr. Yárnoz sobre su propuesta particular de ubicación del arco y, aún con todo, no se menciona ni se recoge ninguna alusión a su conservación, retirada, etc.” Y añade que si dicho pliego determina que el escombro sea para el contratista en “ese concepto encaja todo aquello que se retira como consecuencia del derribo, sin que quepa hacer apreciaciones sobre el valor de estos materiales que el pliego que rigió la obra no hizo, máxime cuando eran perfectamente visibles en fachada”, indica el informe municipal.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE