Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona, a pie de calle

El hallazgo del restaurante Rodero en su almacén: 300 botellas de vino con solera

"No sé qué hacer con ellas", admite el chef Koldo Rodero

Ampliar rodero
La somelier Verónica Rodero, con un Rioja AGE de 1928 y un Castillo de Ygay reserva especial de 1925CEDIDA
Actualizado el 13/05/2022 a las 13:59
Una familia normal que haga limpieza en el trastero encontrará libros, juguetes, ropa y algún que otro cacharro. Un restaurante con una estrella Michelín que haga limpieza en el almacén puede hallar otro tipo de sorpresas. Trescientas botellas de añadas excelentes, reservas y grandes reservas, la mayoría de la DO Rioja. Esto se ha encontrado el chef Koldo Rodero haciendo orden y limpieza en el almacén de su restaurante, en la calle Arrieta de Pamplona. La más antigua, un Siglo Saco de 1928. Y la más joven de 1970. Por medio, añadas de 1959, 1961, 1964… “Ahora no sé qué hacer con ellas”, señala este cocinero que lleva ya cuatro décadas entre fogones, desde los 18 años. Ha lanzado dicha pregunta en su cuenta de Twitter y no le faltan voluntarios dispuestos a probar los caldos.
Como las botellas no han estado en unas condiciones controladas de temperatura y humedad, el vino se ha echado a perder. “Hemos abierto varias y están entre un coñac o un oloroso. Sería una imprudencia sacarle una botella de éstas a un cliente”, comenta Verónica Rodero, sommelier del restaurante que este año cumple 25 años desde que recibió la primera Estrella Michelín. Así, el único interés podría ser para coleccionistas o como objeto de decoración. No obstante, sí que van probar a hacer una jalea de vinos antiguos, una especie de mermelada que puede utilizarse para salsas.
¿Cómo llegaron ahí tantas botellas? Koldo Rodero explica que en los años sesenta, el consejo regulador de Rioja empezó a calificar de una forma más profesional las añadas. La primera cosecha excelente fue la de 1964. Después llegaron las de 1970, 1981 y 1982. “Mi padre, Jesús Rodero, como muchos otros hosteleros, aprovechaban para hacer compras por volumen. Era una época en la que las bodegas vendían todo y había que ser previsor y aprovechar las ocasiones”, relata. Las cajas de vino se fueron quedando en el almacén y con el trajín diario iba pasando el tiempo. 
En 2002, el Rodero hizo una reforma de ampliación y se puso un poco de orden. “Ahora, al hacer limpieza han aparecido varias cajas en un hueco. Y me he animado a hacer inventario”, señala Koldo Rodero, que admite que se ha dado una “buena paliza”. Marqués de Riscal, Vega Sicilia, Señorío de Sarría, Paternina, Bodegas Franco Españolas, Campoviejo, Viña Ardanza… bodegas de acreditada fama que siguen funcionando.
Koldo Rodero admite que si estas botellas hubieran estado bien cuidadas, podrían haber alcanzado un valor por encima de los 500 euros. "Pero hasta que no la abres no tienes la garantía de que está en condiciones", aclara. “Una de las claves es la calidad del corcho. Por eso, las grandes añadas de Francia suelen someterse a un sistema de vacío para descorchar y enconchar de nuevo”, explica.  
Medio siglo después, el Rodero sigue apostando por los vinos de Navarra y Rioja. Eso sí, el chef descarta que vuelva a pasar otro descubrimiento arqueológico en el futuro. "Ahora los vinos están donde tienen que estar", bromea.
volver arriba

Activar Notificaciones