Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Nuestro comercio

Saida Boutique, joyas y bolsos con vida propia en el Casco Antiguo de Pamplona

Sólo hace diez días que este establecimiento ha abierto sus puertas en el número 4 de la calle Comedias, pero detrás hay una historia comercial de 17 años de andadura con bolsos y joyas a las que, desde 2007, les añade la exclusividad del diseño propio

Ampliar Saida Sghir posa en el interior de su comercio con una muestra de los bolsos y joyas que diseña ella misma
Saida Sghir posa en el interior de su comercio con una muestra de los bolsos y joyas que diseña ella mismaEduardo Buxens / Anne Arguiñariz
Actualizado el 12/05/2022 a las 13:06
Saida se ríe mucho. En su conversación las carcajadas son una constante y reflejo del espíritu de una mujer optimista. “Y luchadora. He tenido momentos muy difíciles, pero he seguido adelante con el convencimiento de que iba a salir. Quizá porque amo lo que hago”. Y lo que hace es vender bolsos y joyas procedentes sobre todo de su país natal, Marruecos, en especial aquellas con filigranas que ahora ella misma diseña así como los bolsos. Por eso, dice, son únicos y con una vida propia, ajenos a tendencias. Saida también regala sonrisas a sus clientas, pero esboza una igualmente a las que no lo son. “Esa es la gran baza, o debería serlo, del pequeño comercio, la amabilidad. Yo le digo a la gente que entre, que no pasa nada porque no me compren, que me gusta hablar de mi trabajo”.
Saida Sghir, de raíces bereberes, estudió Turismo. Por eso cuando vino a visitar a su hermana, casada con un navarro, no pensó que se quedaría a vivir sino que regresaría a Marruecos para trabajar en lo suyo. “Pero me enamoré de Pamplona y lo sigo estando. Era el año 2000 y yo, que hablo inglés, francés, marroquí y bereber, tuve que empezar de cero, no sabía ni decir hola”. Compaginó el aprendizaje de castellano con trabajos hasta que en 2005 decidió establecerse por su cuenta. “En aquella época éramos pocos los inmigrantes y pensé que las joyas y bolsos de inspiración árabe tendrían cabida por ser algo diferente. También vendía artículos de la India”, recuerda sobre su tienda en Iturrama. Y ahí empezó su andadura encaminada hacia el centro: “Luego estuve en Paulino Caballero y después en Príncipe de Viana hasta que, por fin, he conseguido llegar al Casco Antiguo. Pienso que tiene más proyección, que es un escaparate para más gente”.
RENOVARSE ANTE LA CRISIS
En 2007 llegó la crisis. “Yo viajaba a Madrid o París y los bolsos que traía, que son siempre de piel como ahora, o estaban muy caros o muy baratos y de mala calidad. Así que pensé que debía ser yo quien debía aportar ese punto medio. Y me lancé a diseñar. El primero que hice fue para mí. Después, fueron llegando los encargos”, comenta. Y con las joyas también ha dado ese paso, aunque sólo en una parte pequeña de toda su oferta. “Principalmente las clásicas filigranas de mi país, que allí son de oro y aquí las hago en plata y, por tanto, a un coste más asequible”, cuenta.
Una propuesta con la que ha ido sumando clientela en cada barrio que ha estado. “Primero fueron las de Iturrama, luego las de Paulino Caballero y más tarde las de Príncipe de Viana. Ahora espero a las del Casco Antiguo”, dice mientras ríe. Y apunta a que a todas las une lo mismo: “Son mujeres que quieren salir de la monotonía, con mucha personalidad y un estilo diferente. Como el abanico de artículos es amplio también el poder adquisitivo de los que vienen”. Y las edades, ya que le toca en ocasiones atender a madres con sus hijas.
Sobre cuál es el secreto para mantener ese flujo constante de ventas, Saida dice que hay varios factores. “Uno ya lo he comentado. Ser amable, siempre. No creo que nadie diga de mí que ha recibido una mala contestación. Yo quiero que la gente se sienta a gusto, y si no compran, no pasa nada. También hay que tener confianza en uno mismo, no tirar la toalla a la primera. Hay meses en los que apenas ganas o quizá tienes hasta pérdidas, pero lo compensas con otros. Eso se puede soportar si te apasiona lo que haces... ¡Y si haces oídos sordos a la gente!”, cuenta riendo. “A mí me han dicho un montón de veces que este negocio no tenía futuro, que iba a cerrar. Y te puede desmoralizar, pero me quedo con el mensaje de la gente que me dice que le gusta lo que vendo”.
Hay una anécdota que resume un poco esta historia. “Vi a una señora con su hija mirando el escaparate. Ella hizo amago de entrar y la joven le dijo que no se molestara, que sólo había cosas árabes dentro. Aún así la mujer pasó. Y tras estar hablando un rato me dijo: ‘He hecho muy bien en entrar’. Así que nadie se quede con las ganas, que vengan a conocerme... así, con personas que se han animado he acabado haciendo grandes amistades”, asegura, cómo no riendo, Saida.

EN DATOS
2005 Inauguración. En ese año inició su andadura comercial en Iturrama.
Dirección. Calle Comedias, 4.
Propietaria. Saida Sghir.
Productos. Bolsos diseñados por ella misma, además de joyas de Marruecos o la India, junto a pañuelos de seda.

volver arriba

Activar Notificaciones