Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sucesos

Destrozan el desfibrilador del exterior del Instituto de Salud Pública

El vandalismo contra estos maletines ha afectado en ocasiones anteriores al situado en la avenida Pío XII y al del bar Chelsy de Iturrama

Ampliar La vitrina vacía en la fachada del Instituto de Salud Pública
La vitrina vacía en la fachada del Instituto de Salud PúblicaP. G.
Actualizado el 01/03/2022 a las 11:44
“Estos aparatos salvan vidas, no son juguetes”, escribía este lunes Policía Municipal de Pamplona en su cuenta de Twitter. El desfibrilador situado en la fachada del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, en la calle Francisco Bergamín, ha aparecido destrozado después de que fuera sustraído.
Un acto de vandalismo puro y duro que no es la primera vez que ocurre en Pamplona. La torre de cardioprotección instalada en la avenida Pío XII el 17 de enero de 2020 ya ha sufrido destrozos en cuatro ocasiones. En octubre del año pasado también desapareció de su urna el maletín con el desfibrilador que el bar Chelsy de Iturrama había colocado en 2019 por iniciativa de su dueño, Raúl Fernández.
Además del coste económico que suponen estos actos vandálicos, lo que más indigna a la ciudadanía es que si una persona sufre una parada cardíaca en el entorno, se le está privando de la oportunidad de salir con vida. Kiko Betelu, subdirector de urgencias de Navarra, ha explicado en múltiples ocasiones que el uso del desfibrilador “es clave en la supervivencia” y una actuación rápida evita secuelas.
El Instituto de Salud Pública de Navarra colocó antes de la pandemia un desfibrilador semiautomático (DESA) junto a la entrada del centro de prevención de cáncer de mama. Se optó por instalarlo en el exterior para que esté disponible las 24 horas del día. El maletín naranja está dentro de una vitrina de metacrilato con un precinto. La empresa navarra IDM Medical se encarga de su mantenimiento. Este fin de semana, el maletín apareció destrozado, según Policía Municipal.
Desde IDM Medical explican que robar uno de estos equipos no tiene sentido porque una vez abierto es necesario que un técnico cualificado lo active de nuevo. “No es posible llevárselo a casa para uso personal ni para venderlo”, aclaran.
EL ROBO EN EL BAR CHELSY
IDM Medical colocó la torre de cardioprotección de la avenida Pío XII, instalación que sufraga el Colegio Oficial de Enfermería de Navarra, que tiene su sede a pocos metros. En cuatro ocasiones esta torre ha sufrido destrozos. Cada vez que es atacado suena la alarma, que moviliza a la Policía Municipal y a los Bomberos. Además, el equipo tiene un geolocalizador que permite recuperarlo después.
El desfibrilador que el Chelsy Gastrobar instaló en 2019 no tenía geolocalizador. Hace más de un año, el maletín apareció en un portal y un vecino lo devolvió al bar. En octubre de 2021 volvió a desaparecer y nada se sabe de él. “Supongo que alguien lo tendrá en su casa”, se plantea Raúl Fernández. Fue su hija, Laura Fernández, la que le animó a adquirir un DESA y colocarlo en la fachada del bar, en la calle Iturrama número 20. “Laura estudiaba Medicina y en casa no se cansaba de explicarnos la importancia de tener un desfibrilador, un aparato sencillo, fácil de usar y que puede salvar vidas”, explica Raúl.
volver arriba

Activar Notificaciones