Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Medio Ambiente

Mancomunidad de Pamplona estima que la obra de la planta se retrasará seis meses

El equipo de gobierno (EH Bildu, Independientes, PSN y Geroa Bai) critica el intento de bloqueo de NA+ del proyecto para gestionar los residuos

Ampliar Desde la izda: Manuel Romero, independiente; Maite Esporrín,  PSN; David Campión, presidente; Aritz Ayesa, EH Bildu, y Patxi Leuza, Geroa Bai
Desde la izda: Manuel Romero, independiente; Maite Esporrín, PSN; David Campión, presidente; Aritz Ayesa, EH Bildu, y Patxi Leuza, Geroa BaiJesús Caso
  • C.A.M.
Publicado el 29/01/2022 a las 06:00
El equipo de gobierno de la Mancomunidad, que desde septiembre de 2019 forman EH Bildu, Independientes, el PSN y Geroa Bai, compareció por primera vez junto. Lo hizo para defender la tramitación del centro de tratamiento de residuos proyectado en terrenos del Valle de Elorz, en la cuarta fase de la Ciudad del Transporte. Encabezados por el presidente, el alcalde de Valle de Ollo e independiente David Campión, auguraron que la anulación, tras un fallo del TSJN de uno de los trámites que ha llevado a cabo el Gobierno de Navarra para permitir la implantación, podría retrasar “seis meses” los planes de inicio de las obras. Frente a un comienzo en verano de este año, como estimaban hasta hace dos semanas, ahora esperan que las máquinas comiencen a levantarla entre enero y febrero de 2023. Además, criticaron la actitud del grupo mayoritario, Navarra Suma. Les acusaron de intentar bloquear el proyecto impulsado en el anterior mandato para solucionar el “principal problema ambiental”: la gestión de los residuos.
El centro se ha proyectado para tratar los restos depositados en los contenedores de envases y plásticos, fracción resto, materia orgánica y maderas de Pamplona y 47 municipios de su entorno, con una población de 380.000 habitantes. Sólo queda fuera el papel y cartón. Evitará enterrar sin tratar las aproximadamente 83.000 toneladas que anualmente se depositan en el vertedero de Góngora.
"PROBLEMA AMBIENTAL"
La comparecencia, en la sede de la Mancomunidad, se sumaba este viernes a otras declaraciones, valoraciones y trámites que se han ido anunciando desde que el pasado 11 de enero se conocieron las sentencias del TSJN, tras recurso del Ayuntamiento de Noáin (Valle de Elorz) y el ingeniero Francisco Galán, que anulaban la modificación del PSIS de la cuarta fase de la Ciudad del Transporte. Aquellas resoluciones, acatadas por el Gobierno de Navarra que tramitó el instrumento urbanístico, anulaba de hecho el proyecto de planta que Mancomunidad había impulsado y que esa misma semana entraba en vigor. Este viernes David Campión, al exponer la postura del equipo de Gobierno, destacó que la sentencia no ha cuestionado “en absoluto la idoneidad de la planta, su ubicación o su necesidad”. Remarcó las cláusulas de salvaguarda suscritas por la entidad comarcal ante la compra, por 11,4 millones de euros, de la parcela de Nasuvinsa donde se levantarán las instalaciones.
Recordó el presidente de la Mancomunidad el apoyo que ha tenido en la entidad el proyecto de planta, su localización fuera de Góngora y en un polígono industrial. Incluyó en esos apoyos a UPN-Navarra Suma hasta que se concretó la ubicación en un polígono de Noáin (Valle de Elorz). Fue en 2018, cuando EH Bildu presidía la mancomunidad. “En ese momento comenzó una intensa campaña en contra que dura hasta nuestros días. Si fuera pro su política de parálisis estaríamos como hace ocho años y no podemos esperar más”. Respetaron la postura de Noáin (Valle de Elorz), aunque la entendieron equivocada y pusieron como ejemplo el interés de empresas por instalarse junto al a planta. “Lo único que retrasa su implantación son los recursos en los juzgados”, añadió.
Cambió de tono David Campión para remarcar el problema ambiental de los residuos. “Es gravísimo y vamos tarde”, dijo. Y volvió, en un texto que llevaba escrito, a las críticas a Navarra Suma por su falta de alternativas e “ideas cambiantes”. Matizó el presidente que la responsabilidad de la gestión de los residuos era municipal y que la Mancomunidad era un “medio para gestionarlos” y cuestionó la actitud de Navarra Suma tras la sentencia que ha retrasado los planes.

La necesidad de cerrar Góngora y el trabajo con el valle de Aranguren

“El verdadero problema es seguir enterrando residuos sin tratar. No podemos caer en la política del ruido y de la rentabilidad inmediata”. El presidente de la Mancomunidad, David Campión, cerró su intervención con un mensaje que ponía el acento en el propósito de la planta: contar con un lugar para el tratamiento de los residuos generados por más de la mitad de la población Navarra. Recordó que pagan 2 millones de canon por enterrar sin tratar y han afrontado sanciones.
Después intervinieron representantes de las formaciones que hace 28 meses le eligieron presidente. Aritz Ayesa (EH Bildu), recordó el trabajo que se inició cuando encabezada la entidad y el apoyo de su formación. Patxi Leuza (Geroa Bai) habló de que el problema no era la ubicación, “sino las basuras”, y criticó a Navarra Suma. Maite Esporrín (PSN) aseguró que apoyaban la planta como solución “ecológica y sostenible” y enfatizó las críticas a la política de la coalición de UPN, PP y Ciudadanos. Todos apuntaron a la necesidad de dejar de verter en Góngora y cumplir el plazo de junio de 2024. Manuel Romero, alcalde de Aranguren, municipio en el que se ubica, señaló que un acuerdo con Mancomunidad pone fecha límite, pero no da cobertura a unos vertidos que incumplen leyes. Dijo que trabajan con Mancomunidad para la solución y el cierre, pero cuestionó que NA+ no diese alternativas.

NA+ recuerda que los tribunales anularon el PSIS

​Navarra Suma respondió con una nota de prensa a la comparecencia del resto de grupos de la Mancomunidad. En ella criticaban que el presidente, David Campión, les responsabilizase del “varapalo judicial” y recordaban que habían sido los tribunales lo que anularon el PSIS y que tanto Gobierno como la entidad comarcal desoyeron las advertencias que han formulado a la tramitación del centro. También mostraron “indignación” por la posición de Esporrín (PSN). Recordaron que en su día su formación había votado en contra de la compra de la parcela para instalar la planta en la cuarta fase de la Ciudad del transporte. La socialista, que en 2019 se postuló para presidir la entidad ante la alternativa de EH Bildu o NA+ y acabó votando, por un acuerdo, a los independientes, señaló antes de ese paso que había que “darle una vuelta a la planta” y estudiar una prórroga del vertedero de Góngora. Después fue designada vicepresidenta.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE