Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona, viaje al pasado

El vínculo entre el pan y Correos en Sarasate

La plaza del Vínculo pamplonés debe su nombre al edificio desde el que se elaboraba pan a un precio popular ante las situaciones de hambruna, pero también el escenario de festejos y actividades sociales

Ampliar En el centro, el edificio del Vínculo que pasó a convertirse en la sede de Correos
En el centro, el edificio del Vínculo que pasó a convertirse en la sede de CorreosArchivo (MENA)
Publicado el 26/01/2022 a las 06:00
Paralizada la renovación del paseo de Sarasate -víctima de la falta de consenso municipal-, el céntrico bulevar y su entorno ha ido sufriendo pequeñas variaciones a lo largo de los años, con nuevas construcciones o cambios en sus funciones. El 5 de mayo de 1918, Diario de Navarra publicaba la noticia del derribo del edificio del Vínculo, un espacio multidisciplinar, aunque con la función principal de proveer de pan a precios populares a los pamploneses que así lo requiriesen ante situaciones de hambruna.
“Este vetusto y utilísimo edificio que tantos servicios ha prestado a propios y extraños -ya que lo mismo ha servido para cocer pan, que para almacenar trastos viejos; para dar un mitin o celebrar una Junta; para dar clases o efectuar elecciones; soportar en su fachada los bulliciosos puestos de quincallería en las fiestas de San Fermín; alojar quintos y albergue a la Guardia Civil en los días de concentración- va a quedar reducido muy pronto a su mínima expresión”. Así comenzaba el texto en la primera página del periódico de aquel día de primavera de 2018.
VENTA POR 68.000 PESETAS
El Ayuntamiento, a través de su alcalde, Francisco Javier Arraiza, había firmado ante notario con el gobernador civil la venta del solar que quedaría tras su derribo -de 850 metros cuadrados- por 68.000 pesetas de entonces. Hay que tener en cuenta que el periódico de 1918 costaba 5 céntimos, así que, desde la distancia, parecía un buen acuerdo para las arcas municipales.
Lo que ocurre es que el trato se refería a la mitad del edificio y que el derribo debía ejecutarse en 80 días. “Mucho nos tenemos que este plazo se pase, si no sin haber empezado el derribo cuando menos sin terminarlo. Y esto de las cláusulas de escrituras públicas hay que tomarlas muy en serio para no exponerse a una nulidad de compromiso, con los consiguientes quebrantos. Quiere decirse que esto no es lo del Ensanche, que lo mismo lo conocerán nuestros nietos que los tataranietos y biznietos de nuestros nietos. Alrededor del mes anterior al día del juicio final”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE