Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Espacios de trabajo

Dos nuevos ‘coworking’ en Pamplona

Usuarios de estos espacios han creado Miso Coworking en la Rochapea y Coworking Pamplona en San Juan

Ampliar Jaime Zubiaur, Íñigo Elizalde y Javier Arana, en Coworking Pamplona, en la C/ Monasterio de Tulebras
Jaime Zubiaur, Íñigo Elizalde y Javier Arana, en Coworking Pamplona, en la C/ Monasterio de TulebrasGoñi
Publicado el 02/01/2022 a las 06:00
Ni la soledad del autónomo ni el bullicio del teletrabajo en casa. Parte de los profesionales han encontrado en el coworking un espacio en el que trabajar, atender a clientes y compartir experiencias con otros emprendedores. Pamplona cuenta desde hace pocas semanas con dos nuevos espacios: Coworking Pamplona en el barrio de San Juan y Miso Coworking en la Rochapea.
Sus responsables explican que estos espacios compartidos por profesionales están muy extendidos en grandes ciudades. “Resulta más económico al compartir gastos. De cara a los clientes das una apariencia más profesional. Y es más sencillo de cara a contratos de arrendamientos, avales y seguros”, comenta Nicolás Aznárez, de Miso. En general, no se exige ni avales y compromisos de permanencia.
En Pamplona hay unos quince espacios de este tipo. Algunos se denominan coworking y otros centros de negocios de distintas tipologías. Los hay también especializados, por ejemplo, en el sector sanitario. Cocoworking, en la Rochapea, fue el primer espacio que abrió en Pamplona, en 2011. Hace un año se inauguró en el paseo de los Enamorados La Dinamo Coworking, de 400 m2 y con varios despachos individuales.
Oficina y terraza en San Juan
La calle Monasterio de Tulebras ha sido el lugar elegido por Iñigo Elizalde (arquitecto), Javier Arana (aparejador) y Jaime Zubiaur (marketing y diseño) para poner en marcha Coworking Pamplona. Compartir espacios estrechó lazos profesionales y personales a estas tres personas. “Es una experiencia muy positiva porque se fomentan las relaciones humanas, eres más productivo y además tienes a alguien con quien organizar una cena de Navidad”, expresa Javier Arana.
Elizalde y Zubiaur montaron hace unos años un coworking al que acudió Arana como cliente. El espacio se quedó pequeño y se han unido en este nuevo proyecto. La oficina tiene 120 m2 más 60 metros de terraza. Tiene 18 puestos de trabajo disponibles más dos despachos para cuatro personas. Hay office con frigorífico y microondas y zona de relax con pantalla gigante. “La terraza la vamos a acondicionar. Es un espacio interesante para salir a hablar por teléfono, despejarse o tener encuentros distendidos”, comentan.
Estos tres profesionales han puesto su granito de arena en el diseño, ejecución y promoción del negocio. “Y nos ha tocado venir el fin de semana a pintar”, comentan. La cercanía les ha ayudado a ampliar su red de contactos y a compartir ideas, clientes... “Aunque trabajes codo con codo con profesionales de muy distintos sectores siempre encuentras cosas en común”, añade Javier. Ese “sentimiento de comunidad” les ha llevado a organizar un cineclub en la pantalla gigante. “Alguien escoge una película, encargamos unas pizzas y luego comentamos”, explican.
Una bajera en la Rochapea
En la calle Uztárroz de la Rochapea acaba de inaugurarse Miso Coworking. Nicolás Aznárez y Patricia Arruiz son los creadores de este espacio de casi 400 metros cuadrados. En un año han convertido una bajera en un local con mesas de trabajo, cabinas, salas de reuniones y de descanso.
Nicolás Aznárez y Patricia Arruiz, creadores de Miso Coworking en la calle Uztarroz
Nicolás Aznárez y Patricia Arruiz, creadores de Miso Coworking en la calle UztarrozJesús Caso
Aznárez es diseñador e ilustrador. El trabajaba desde casa y en 2017 decidió irse a una oficina con otro amigo y lo convirtieron en un coworking informal. “Funcionó muy bien. Lo movimos muy poco y se llenó enseguida. Estábamos ocho personas. Algunos va a seguir en este coworking y otros no, porque esto es algo muy flexible. Hay mucho movimiento”, comenta.
El local lo tenían visto desde antes de la pandemia, pero en esos tiempos difíciles lo dejaron aparcado. En el proyecto han colaborado otros tres coworkers: el constructor Marcos Ciaurriz, el director de obra Unai Arroqui y el autor de las recreaciones en 3D. Tiene una zona de relax y cocina, la recepción, las cabinas insonorizadas para reuniones y videoconferencias. También va a tener zona de oficina privada y una sala para formaciones. “Al hacerlo de cero, hemos cuidado detalles saludables, como la energía por aerotermia, las luces adaptadas al cuerpo humano y la insonorización, aparcabicis con enchufe. Salirnos de la oficina al uso”.

Cómo funcionan

Flexibilidad Pamplona y comarca alberga unos 15 espacios. Se pueden alquilar por meses, semanas e incluso por horas.
Unos 200 euros al mes Un puesto fijo cuesta unos 200 euros más IVA al mes. Hay tarifas más económicas, en torno a 100 euros al mes, por uso de media jornada. Ofrecen también despachos u oficinas por 400-500 euros al mes.
Gastos incluidos Las tarifas incluyen los gastos de luz, agua, internet, limpieza y el acceso a zonas comunes.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE