Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona, a pie de calle

Brooklyn Fitboxing abre su gimnasio de Pamplona

Con esta modalidad de boxeo sin contacto se gastan hasta mil calorías en sesiones de 47 minutos

Alberto Campo, con el equipo que atiende el Brooklyn Fitboxing de Pamplona
Alberto Campo, con el equipo que atiende el Brooklyn Fitboxing de PamplonaPedro Gómez
Publicado el 23/11/2021 a las 15:00
Brooklyn Fitboxing ha abierto su gimnasio de Pamplona, situado en el cruce entre la avenida Pío XII y Sancho el Fuerte. Se trata de la mayor cadena de España especializada en esta modalidad de boxeo sin contacto. “Se aprovecha lo mejor del boxeo, que es un buen trabajo de cardio y de coordinación, y se evita lo malo, porque a nadie le gusta que le peguen”, explica Alberto Campo, uno de los tres socios que ha impulsado este local en régimen de franquicia.
Alberto Campo, que se enganchó hace años al fitboxing, trabaja en la central de Brooklyn Fitboxing en Madrid. “Esta cadena tiene 130 gimnasios en toda España y otros países y vimos que este modelo de entrenamiento podía encajar en Pamplona. Hemos tenido muy buena acogida. Esta semana ya hay 300 personas apuntadas a las sesiones”, comenta Campo.
El Brooklyn Fitboxing Pamplona tiene una sala para 16 personas con las debidas distancias de seguridad. El centro cuenta con dos monitores y un manager. Las sesiones duran 47 minutos y al ritmo de la música los usuarios deben seguir una combinación de golpes, patadas y ejercicios. El saco tiene unos sensores que permiten obtener una puntuación según la potencia y sincronización del gimnasta. Brooklyn Fitboxing tiene campeonatos y ligas con clientes de todo el mundo. Además, esas puntuaciones se convierten en ayudas para fines sociales. Esta empresa destina el 1% de sus ingresos a ONG a elección del cliente. “En cada sesión se gastan mil calorías. La ventaja es que durante 45 minutos las personas desconectan y disfrutan. Son sesiones diseñadas para la máxima diversión”, comenta Alberto Campo.
El gimnasio se encuentra en los bajos de la torre Basoco, en la antigua oficina de Caja Laboral. Decostudio se ha encargado de las obras. "Ha sido una reforma integral y lo han hecho en un tiempo récord", destaca Campo.
volver arriba

Activar Notificaciones