Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Solidaridad

La ‘Operación Patata’, un éxito

Las Hermanitas de los Pobres de la residencia de Buztintxuri recibieron un cargamento de más de 2.200 kilos de patatas, además de calabazas, calabacines, nueces, berzas, puerros y cien euros

Hermanitas de los Pobres, residentes y los mozos de la peña Alegría posan con los alimentos recién llegados
Hermanitas de los Pobres, residentes y los mozos de la peña Alegría posan con los alimentos recién llegadosGOÑI
  • Bosco Hernández. Pamplona
Actualizado el 15/11/2021 a las 12:23
Tras un año de parón por la crisis sanitaria, la tradicional Operación Patata volvió a llevarse a cabo. Una actividad con más de medio de siglo de historia y para la que hicieron falta un camión y dos furgonetas. El resultado de la recogida fue de 2.200 kilos de patatas y un buen número de otros productos entregados por los pueblos de la Sakana: nueces, manzanas, puerros, berzas, calabazas, cebollas y calabacines, además de un donativo de cien euros.
La comitiva de trece mozos de la peña Alegría de Pamplona partió a las ocho de la mañana de ayer domingo hacia Urdiáin para ir recorriendo todos los pueblos que hay en el camino de vuelta a la capital: Iturmendi, Bakaiku, Etxarri Aranatz, Arbizu, Arruazu, Lakuntza, Uharte Arakil (donde hubo tiempo para reponer fuerzas con un almuerzo), Irañeta, Ihabar, Hiriberri de Arakil, Satrústegi y Unanu.
Las Hermanitas de los Pobres de la residencia de Buztintxuri
Las Hermanitas de los Pobres de la residencia de BuztintxuriGOÑI
El convoy llegó a la residencia las 15.30. “La gente siempre se porta muy bien con nosotros y con las monjas”, declaró Fernando Setoáin, hijo de José Javier, presidente de la peña cuando se creó la Operación Patata. Los mozos y mozas miembros fueron recorriendo los pueblos de la Sakana anunciando con un megáfono que habían llegado. “Íbamos gritando quiénes éramos y que íbamos a entregarles los alimentos a las Hermanitas de los Pobres de Pamplona. Aunque es verdad que los vecinos ya nos conocen y saben lo que hacemos”, explicó Julen Zelai. “Nosotros somos el conector entre las Hermanitas, que necesitan mucha ayuda, sobre todo en estos tiempos, y la gente de la Sakana, que lleva colaborando con ellas desde hace ya casi sesenta años”, añadió Julen. “Tenemos que dar las gracias a todos los que nos ayudan en esta actividad, como al Club de Jubilados de Uharte Arakil, que hicieron la recogida por su parte y luego nos la entregaron a nosotros para facilitarnos el trabajo. Así no tenemos que ir puerta por puerta”, añadieron Julen y Fernando. Gabriel Martínez fue el encargado de conducir el camión principal. Era la primera vez que participaba y le ha encantado la experiencia.
En 2012 se cumplió medio siglo desde la creación de la idea de ayudar a las Hermanitas de los Pobres. Como con la pandemia del año pasado no se pudo llevar a cabo el recorrido por los pueblos de la Sakana, la iniciativa se orientó al envío de donativos.
2.200 KILOS DE PATATAS
Además de 2.200 kilos de patatas también se enviaron nueces, manzanas, cebollas, berzas y calabazas
Además de 2.200 kilos de patatas también se enviaron nueces, manzanas, cebollas, berzas y calabazasgoñi
“La pandemia no ha afectado a la cantidad de alimentos que hemos recolectado. Puede que tengamos más que otros años”, apuntó Fernando Setoáin. Y así fue: en 2018 se recopilaron 1.300 kilos de patatas. “Nos vienen muy bien para preparar el invierno. Preparamos las calabazas y las congelamos para que no se estropeen. A los ancianos les gustan mucho, sobre todo si están hechas puré”, contó la madre superiora, sor María Dolores Ponce.
“Además de ser una gran alegría que tanta gente se acuerde de ellos, pelar las nueces que nos han traído también va a servir para que los ancianos se mantengan ocupados”, explicó sor María Dolores. “También nos gusta mucho ver que los miembros de la peña vienen con sus hijos, para perpetuar una tradición tan bonita y que no se pierda”, añadió. “Toda ayuda es bienvenida. Traigan lo que traigan, lo aprovechamos. Este año incluso ha venido gente por su cuenta a traernos sacos de patatas por si no volvía a hacerse la Operación Patata, así que a cualquiera que desee ayudarnos le estaremos muy agradecidas”, declaró la madre superiora.
Ahora las Hermanitas confían en que continúe la perseverancia de la peña Alegría. No sólo por transportar alimentos para ellas y los ancianos, sino por brindar “alegría” a todos los que viven en el centro y que sepan que no están solos.
volver arriba

Activar Notificaciones