Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Comercio y hostelería

Un hostelero que renuncia a su jubilación para reabrir el bar Tomás

“Me gusta la hostelería y hacer feliz a la gente”, expresa Álvaro Gastón, que inició su vida profesional hace 50 años en el Tres Reyes y en Las Pocholas

Álvaro Gastón, veterano hostelero que ha tomado las riendas del bar Tomás, en la calle Olite
Álvaro Gastón, veterano hostelero que ha tomado las riendas del bar Tomás, en la calle Olite JESUS CASO
  • P.G.
Publicado el 05/10/2021 a las 06:00
Álvaro Gastón es una rara avis en el mercado laboral. Con 65 años para 66, ha interrumpido su jubilación para volver al tajo. Asegura que no lo hace por dinero sino por amor a su trabajo “y por hacer feliz a la gente”. Este verano ha reabierto uno de los clásicos de la calle Olite, el bar Tomás, que en su última etapa pasó a llamarse Veinti3 y que llevaba varios meses cerrado. “Pasaba por aquí con frecuencia y me daba pena verlo cerrado, así que empecé a dar vueltas. Está muy bien situado, en chaflán, y es un bar con solera y prestigio. Por eso he recuperado el nombre de bar Tomás, que es como lo conoce todo el mundo en Pamplona”, explica Álvaro Gastón. Entre sus clientes muchos recuerdan con cariño a Tomás, fundador del establecimiento, y que vive en la misma calle.
Gastón lleva más de medio siglo en el oficio. Fue botones del hotel Tres Reyes y trabajó en el restaurante Las Pocholas. “Eran clientes exigentes pero muy buenos. Te dejaban buenas propinas. Eso sí, tenías que saber qué café tomaba cada uno, qué whisky y qué puro. Luego había que encenderlos uno a uno”, comenta Álvaro, que recuerda las mil pesetas que le dejaron una vez Félix Huarte y el alcalde Urmeneta. Gastón también estuvo en el Bávaros y en el Gardens. Tiene como socia a Luisa, que “es una excelente cocinera. Están los clientes encantados con ella”, expresa este hostelero, que desde que abrió en julio no ha tenido “ni un día de fiesta”.
volver arriba

Activar Notificaciones