Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Piden medidas para evitar riesgos de los peatones en la calle Sadar

La velocidad a la que circulan muchos vehículos provoca que los peatones teman cruzar la calle

Como los coches circulan a altas velocidades por este tramo de la calle Sadar, muchos peatones cruzan con miedo.
Como los coches circulan a altas velocidades por este tramo de la calle Sadar, muchos peatones cruzan con miedoJ.A. Goñi
  • Bosco Hernández
Publicado el 27/07/2021 a las 06:00
Los pasos de peatones de la calle Sadar están generando preocupación entre los vecinos de la zona. Los coches llegan a gran velocidad por la NA-2310 y desde la calle Cataluña, lo que ha provocado más de un susto a la hora de cruzar la calle. Los más peligrosos son los que están situados después de la rotonda de la calle Sadar, junto al Lago del Pamplonica. De hecho, ya se han producido varios atropellos mortales. Una mujer de 67 años falleció en abril de 2017 tras ser atropellada en uno de los pasos de peatones no regulados por semáforos. Según las estadísticas de aquel año, la calle Sadar registraba 20 atropellos desde 1998, convirtiéndola en una de las más peligrosas. Algunos vecinos de este área se han puesto en contacto con las autoridades para idear un sistema de obstáculos en la calzada que obligue a los vehículos a moderar la velocidad, con el objetivo de mejorar la seguridad en la vía para viandantes y conductores.
María Eugenia Cuenca, una vecina de la zona que llega con su carro de la compra, cuenta que tiene que ir con mucho cuidado siempre que quiere cruzar por alguno de estos pasos de cebra: “Sería bueno para todos que el Ayuntamiento pusiera algún tipo de bache para obligar a los vehículos a reducir la velocidad”, declaró. Elena Sanz vive en el número 2 de la calle Sadar, y cruza siempre con sumo cuidado: “Es verdad que muchos coches van demasiado rápido. Algunas veces incluso se escuchan derrapes en la rotonda y un día vamos a tener un disgusto”, comenta con preocupación. También añade que los coches que están aparcados en el tramo de la Avenida Zaragoza, justo antes de llegar a la rotonda, restan visibilidad para saber si se aproximan vehículos, “por lo que te tienes que asomar un poco más de lo necesario para ver bien, con el riesgo que eso supone”, explica Elena. Félix Molina es un vecino de Elena. Vive a dos manzanas de la calle Sadar, y asegura que él también es de los que mira un par de veces a ambos lados antes de cruzar, para asegurarse de que no hay peligro: “Y si lo hay, me busco otro paso de peatones en otro lado o espero tranquilamente a que pasen los coches. No quiero arriesgarme a provocar un accidente”, narra Félix.
Por otro lado, María Isabel, una señora de 78 años, opina que a veces son los peatones los que se lanzan a la carretera sin mirar: “También hay que pensar en los conductores y fijarse bien antes de pisar la carretera. Yo siempre miro cuatro veces antes de cruzar”, explica María Isabel. De hecho, son varios las personas que, a lo largo de una mañana cualquiera, cruzan la carretera sin pisar el paso de cebra. La excusa: llegar antes a la parada de Villavesa, por la que pasa la número 11.
COMERCIANTES AFECTADOS
Otros de los perjudicados por esta situación son los comerciantes de los negocios, tiendas y bares de los alrededores. Es el caso de Karim Azoze, mecánico en los talleres Alzorriz, justo enfrente de la rotonda entre la calle Sadar y la Avenida Zaragoza. Él también es de los que opina que los coches van demasiado rápido en esta zona. Por su parte, Daniel Barbarin es el dueño de la farmacia que aparece en la segunda foto, en la misma calle Sadar. Él llega en coche a trabajar, y asegura que trata de mantener una velocidad adecuada.
No obstante, existe otro grupo de vecinos a los que los baches no les acaban de convencer como la mejor solución a este problema, ya que resultan muy bruscos para los vehículos. Ellos apostarían por más semáforos, algunos incluso con botones automáticos para que el tráfico se detenga cuando lo pulsen. Otros piensan que los pasos de peatones deberían ser más anchos para ocupar más espacio, y también piden más iluminación durante la noche. Este es un aspecto que preocupa especialmente en el tramo de la Avenida Zaragoza que llega hasta la rotonda de la primera foto. De ello se ha dado cuenta Maite Martínez, gerente en el Bar La Navarrica.
La mayoría de vecinos de la calle Sadar coincide en que la situación de los pasos de peatones es preocupante, y es necesario tomar medidas pronto para disminuir las peligrosas situaciones que se producen cada día.
volver arriba

Activar Notificaciones