Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Barracas

Pamplona recupera las barracas

Cuadrillas de niños aguardaban este viernes la apertura de las ferias en el parque de la Runa, en la Rochapea. Las barracas permanecerán abiertas hasta el próximo 3 de julio, fuera del calendario festivo pero con una oferta amplia. El precio, 4 euros

El recinto ferial abre sus puertas al público
Apertura de las barracas en Pamplona
Apertura de las barracas en PamplonaDN Admin
  • R.M.
Publicado el 18/06/2021 a las 22:46
La feria es mi vida”. A Iker Ripchinsky, ucraniano de 24 años, se le iluminan los ojos -con el rostro cubierto por la mascarilla- cuando habla de una profesión errante, envuelta en luces y decibelios, y que supone trabajar cuando otros disfrutan. “No me importa. Para mí, la feria es diversión”, asegura en un perfecto castellano. Llegó a España en 2014, huyendo de la guerra de Donbáss entre afectos rusos y ucranianos del este. Nacido en Cherkasy, en el centro del país, es su primer año en Pamplona. “Somos muy estrictos con la seguridad y la limpieza. No podemos exponernos a que ocurra nada”, continúa.
Pamplona recuperó ayer uno de los elementos consustanciales a los Sanfermines, suspendidos por segundo año: las barracas. Por primera vez en fechas fuera del calendario festivo, las ferias abrieron ayer sus puertas a las cinco de la tarde en el parque de la Runa, donde decenas de atracciones, algunas habituales en las fiestas pamplonesas, se suceden a ambos lados del paseo junto al Arga. Con un precio ayer de 4 euros por feria, permanecerán en el parque de la Rochapea hasta el próximo 3 de julio.
“Recuperar el trabajo”
Iñigo Calavia es un tudelano de 46 años, tercera generación de feriantes con las churrerías El Artesano. “Ahora estamos recuperando trabajo porque las pérdidas del año pasado no las vamos a recuperar. La apertura en Pamplona es una buena noticia para los que trabajamos en el norte, porque en el sur están todas abiertas”, asegura. Para Calavia, la feria también es su vida. “Y la de mi padre, de 70 años y de mi abuela, de 97”, asegura este padre de un niño y una niña, ella, nacida en Castellón, y él, en Bilbao, hijos ambos de esa vida errante.
A las cuatro y media de la tarde de ayer y pese a que la feria no abría hasta las cinco, cuadrillas de niños y niñas ya aguardaban en sus atracciones favoritas. Cuando algunas se ponen en marcha en lo que parecen las últimas pruebas antes de abrir al público, algunos niños gritan de excitación y nerviosismo. El Flic-flac se pone en marcha. Es una especie de péndulo gigante con cuatro brazos en su extremo que giran sobre su eje. Los niños se desgañitan. “Vamos a apartarnos, que van a potar”, dice una adolescente desde el suelo.
Mihai Iorga y Christian Apetaroe son dos rumanos que trabajan en la noria, que ayer hacían los últimos retoques de limpieza antes de la apertura. “Desinfectamos cada asiento cada vez que alguien baja de la feria. A las familias les permitimos que se monten juntas”, dice Christian. Ambos se lamentan por la ausencia de ayudas para su sector tras un año, el de 2020, desastroso.
A unos pocos metros, Oliver Arbiol, de 26 años prepara la atracción “Rodeo”, una especie de toro mecánico múltiple, un clásico de las ferias en las fiestas navarras. “Venimos con ilusión, con ganas de despejar la cabeza y de que todo vuelva a la normalidad”, afirma.
Al inicio del recinto ferial, los hermanos Enrique y Luis Mendoza, de Cárcar y de la churrería que lleva su apellido, dicen que es difícil cuadrar las cuentas. “Este año el precio por parcela es más o menos la mitad que en Sanfermines. Pero hay gastos extras como la electricidad que tenemos que asumir. No importa. Es Pamplona y tenemos que estar”, aseguran.
Ambiente festivo en las barracas para dar la bienvenida a las vacaciones
A Adrián, de 5 años, sólo le ha faltado traerse el bañador y los manguitos. Acaba de bajarse de los rápidos de “El Río Vacilón”, una montaña rusa que funciona con agua y que es uno de los mejores aliados para combatir el calor. Adrián ha venido con su madre y con su hermano Ismael, de 8 años.
Después de un año demasiado tranquilo, el parque del Runa ha vuelto a ser testigo de la música típica de ferias y de las discusiones entre padres, hijos y amigos sobre qué atracción debería ser la siguiente en la que se monten. También se vuelve a escuchar reggaeton para animar el ambiente en la cola, y los alaridos del tipo “si te quieres divertir, ¡al dragón te debes subir!”, o la voz de José María García diciendo “¡vamos que nos vamos!” en el toro molón.
La mascarilla es obligatoria hasta para gritar por los aires, y todas las atracciones tienen sus carteles con las medidas de seguridad. Algunos feriantes rocían el desinfectante con un spray, y otros se las arreglan usando una fregona.
Javier es el padre de Mateo, de 5 años. Al recogerle del colegio se ha enterado de que hoy era el primer día de las barracas y ha venido con otros dos amigos de su hijo, Leo y Asier. Se acaban de bajar del Grand Prix, una de las atracciones más populares, y lo han pasado en grande.
Rubén, Ibai, Marcos, Sergio y Juan acaban de terminar 2º de la E.S.O. en el colegio Jesuitinas de Pamplona, y para dar la bienvenida a las vacaciones y liberar la tensión de los últimos exámenes han estado chocando unos contra otros en los autos de choque. A pesar de que están disfrutando mucho, sí echan de menos “La Casa Encantada” que, debido a las restricciones de aforo por el coronavirus, no ha podido venir.
Marco cumplió ayer
9 años, y qué mejor manera de celebrarlo que acudiendo a las barracas con su padre y su hermana Izaro, de 7 años. Vienen todos los años por San Fermín, y la atracción que más les gusta es la montaña rusa “Súper Ratón”, que este año está sustituyendo a “La Selva Encantada”.
Esperemos que el año que viene se pueda vivir este mismo ambiente, pero con todo el mundo vestido de blanco y rojo.
CLAVES

Hasta el 3 de julio. Las barracas abrieron ayer hasta el 3 de julio. El horario es de lunes a juEves de 17 a 22 horas; viernes, de 17 a 24 horas; sábados, de 12 a 14 y de 17 a 22 h., y domingos, de 12 a 14 y de 17 a 22 horas.

Tren turístico hasta el parque de la Runa. Un tres turístico, que partirá desde la calle Taconera, conectará el centro de la ciudad con el recinto ferial (1 euro).
volver arriba

Activar Notificaciones