Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EMPRESARIO NACIDO EN EGÜÉS

Muere Ignacio Orbaiceta, fundador de Super Ser


El empresario Ignacio Orbaiceta Zabalza, en una imagen de 2002.

El empresario Ignacio Orbaiceta Zabalza, en una imagen de 2002.

ARCHIVO
0
Actualizada 22/04/2011 a las 12:02
  • I.CASTILLO. PAMPLONA
Dos facetas, por las que será recordado, llenan su biografía: las de empresario y ciclista. Ignacio Orbaiceta Zabalza, que falleció el miércoles a los 88 años en la Clínica Universidad de Navarra de Pamplona, puso en marcha la fábrica de electrodomésticos Super Ser y presidió la empresa Azkoyen en sus años de mayor expansión. Además fue corredor ciclista en su juventud y promotor del equipo ciclista profesional Super Ser en los años 70.
Ignacio Orbaiceta nació el 9 septiembre de 1923 en Egüés. Hijo del industrial Fernando Orbaiceta, que tenía una serrería y carpintería en Huarte, era el cuarto de siete hermanos. Su madre se llamaba Eduarda Zabalza. Viudo de Raquel Ochotorena Aragón, tuvo cuatro hijos Fernando, Iñaki, Teresa y Javier.
Su currículum empresarial empezó mientras pedaleaba en las pruebas ciclistas. En 1940, puso, con su hermano Fermín, un taller de venta, alquiler y reparaciones de bicicletas en Carlos III, 12 de Pamplona. En una entrevista comentó que, gracias a su popularidad, el taller estaba siempre lleno de chavales para alquilar bicicletas y que vendían bastante bien las bicicletas.

Motocicletas Lanch y Ser

La tienda continuó su actividad y junto a Javier, otro de sus hermanos, amplió el negocio y puso un almacén de accesorios de bicicleta en 1958. Después, comenzaron a montar ciclomotores, de las marcas Lanch y Ser. "Recibíamos el material. El motor lo fabricaban en Tolosa, la tornillería la compraba en Éibar. Nosotros teníamos un horno de pintura y lo que hacíamos era pintar y montar. Eran unos ciclomotores que se vendían bien en verano y otoño, pero en invierno no andaba nadie en moto. Montábamos al mes unas ochenta o cien máquinas", explicó Orbaiceta en una entrevista en 2002, cuando su trayectoria profesional fue reconocida por la Cámara Navarra.
El salto a los electrodomésticos lo dio de la mano de su hermano Fermín. "Dijo que en Francia estaba de moda la estufa de butano. Fuimos a Francia y compramos tres o cuatro modelos de estufas y con la idea de uno y otro montamos nuestro modelo. Era en los años cincuenta y tantos. Llegamos a hacer hasta 400.000 estufas al año. Tuvo un éxito increíble la estufa Super Ser. Ni yo me lo creía", comentó. El nombre de la estufa llegó sin pensarlo mucho. Al tener que ponerle una marca, los Orbaiceta quisieron seguir con Ser de los velomotores. Sin embargo, en patentes les comentaron que no por la marca Ser de la cadena de radio. Ignacio preguntó si podía registrarlo como Super Ser y recibió respuesta positiva.
De Cordovilla a Peralta
El 25 de julio de 1963 los hermanos Orbaiceta inauguraron la fábrica Super Ser en Cordovilla. Eligieron este emplazamiento para hacer más visible la marca al ubicarse en una de las principales entradas de Pamplona. Del primer edificio de 6.000 metros cuadrados, la fábrica pasó a ocupar 70.000 metros cuadrados.
En este punto, comenzó la ampliación de la gama de productos de la empresa. Empezaron por los frigoríficos, para completar el mercado del verano. Luego llegaron el resto de los electrodomésticos. La firma compró, a partir de 1970, Agni, de estufas; también Corcho, fabricante de cocinas, y Crolls, de lavadoras. Absorbió fábricas en Estella, Santander, Tarragona y México.
Una crisis en el sector, las ventas de la fábrica Corcho bajaron un 50%, obligó a vender la empresa al Gobierno de Navarra en 1982, cuando tenía más de 5.000 empleados, de los que 1.500 trabajaban en Pamplona y 1.000 en Estella.
Orbaiceta era el propietario del 30% de Azkoyen, empresa a la que entró como vicepresidente cuando presidía la firma de Peralta su fundador, Luis Troyas. Cuando éste falleció, accedió a la presidencia donde permaneció hasta 2000, cargo que ocupó unos diecisiete años. Posteriormente, presidió la inmobiliaria San Bernardo Centro, S.A. Su trayectoria empresarial mereció el reconocimiento que le brindó la Cámara Navarra en 2002.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra