Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Marca Navarra

Fueros y puesta al día

Los Fueros son importantes también en la vida cotidiana de los navarros

Ampliar Los fueros de Navarra y su puesta al día
Los fueros de Navarra y su puesta al díaA. Erro
Actualizado el 06/12/2022 a las 11:08
Cuando 2022 está ya casi vencido, es hora de enjuiciar el año que se va desde este especial Marca Navarra dedicado a celebrar el Día de Navarra.
Y no está siendo fácil. Era el año para dejar atrás la pesadilla de la pandemia y sus restricciones colectivas que han marcado nuestras vidas durante dos años. Y, sin solución de continuidad, nos hemos encontrado con la pesadilla de una guerra en Europa tras la invasión rusa de Ucrania. Una gran tragedia, porque toda guerra siempre cercena la ilusión de la vida.
DE LA PANDEMIA A LA GUERRA DE UCRANIA
En lo económico, el año ha ido de más a menos, conforme los influjos de la guerra ganaban terreno: precios energéticos desbocados, subida galopante de precios e incertidumbre sobre el mañana. Toca destacar, en cualquier caso, que un indicador tan esencial como el del empleo se ha mantenido en alza durante todo el ejercicio a pesar del enfriamiento de la economía.
En lo social, un año muy dispar. Partimos bien colocados. Navarra es la comunidad con más alto índice global de calidad de vida, según resalta el INE. Pero es un ejercicio donde han convivido el alivio general por dejar atrás lo peor de la pandemia, con el agobio de encontrar que no volvemos a la normalidad, sino que damos un paso atrás, por ejemplo con la pérdida de calidad de la atención sanitaria, donde se acumulan los problemas.
En lo cultural, en cambio, explosión en positivo. Se recuperan las fiestas en todos los rincones de Navarra, de los Sanfermines al pueblo más pequeño. Y también los grandes conciertos y los eventos multitudinarios, de la música al deporte. El roce colectivo vuelve a hacer el cariño. Somos seres sociales por naturaleza y lo echábamos de menos.
Y en lo político, seguimos empantanados. La polarización de los extremos bloquea la política en España y, en Navarra, el Gobierno foral se enquista en pactar con Bildu abandonando la centralidad política que siempre ha dado frutos positivos en esta comunidad. En cambio, a nivel europeo, la guerra ha reforzado hasta extremos poco imaginables la unidad básica de las democracias frente al enemigo autocrático que representan Putin y su régimen.
CUATRO TRAZOS EN UNA HISTORIA MILENARIA
Todo en un año donde Navarra, como comunidad, celebra el 40 aniversario del Amejoramiento del Fuero, es decir, de la ley básica que rescata y actualiza el autogobierno de la Comunidad foral. Una celebración que, dicho sea de paso, ha pasado desdibujada por falta de interés de las instituciones. Este especial Marca Navarra, por el contrario, busca poner en valor esta realidad en nuestro presente.
Navarra es una comunidad política con identidad propia desde hace más de un milenio. El viejo reino que hunde sus raíces en el siglo VIII ha ido ofreciendo una continuidad en su historia, aunque tropezando con todas las cicatrices que dejan los siglos. Cambios dinásticos, guerras intestinas, revoluciones sociales y culturales, etc.. y los vaivenes de regímenes políticos. El último, el paso de la dictadura franquista a la democracia y la Constitución.
Pero con un punto de conexión entre todos los eslabones de su historia, como destaca la profesora Mercedes Galán, cuando resume en cuatro grandes trazos la historia política de Navarra. De orgulloso reino independiente durante siglos a reino unido a la corona de Castilla en 1515 tras la conquista, pero conservando sus instituciones. De ahí, en el siglo XIX, la siguiente mutación, cuando pierde la condición de reino y pasa a provincia foral tras la ley Paccionada en 1841, lo que le permite conservar cierta autonomía a la vez que la integra en el nuevo régimen liberal español. Y hoy, el Amejoramiento de 1982 gracias al enlace de la Constitución de 1978, que salvaguarda sus derechos históricos y los actualiza en democracia.
AMEJORAMIENTO Y DEMOCRACIA
El Amejoramiento fue fruto de los esfuerzos de una gran mayoría política, de derecha e izquierdas, hace cuatro décadas, frente a las visiones nacionalistas que pretendían la absorción en el País Vasco. Fue en aquella convulsa Transición, hoy denostada, pero que supuso un inmenso esfuerzo de concordia compartida en medio de enormes presiones del terrorismo y la izquierda abertzale radical.
De este recorrido en los albores de la democracia y de su validez en el presente hablan en estas páginas dos voces reconocidas a ambos lados del espectro político, del centro-derecha al socialismo. Jaime Ignacio Del Burgo y José Antonio Asiáin, respectivamente, en aquellos momentos ya protagonistas de la historia.
Y de lo mucho que hemos cambiado como comunidad dan fe los 40 ciudadanos, de 40 años, que en este suplemento comparten sus experiencias vitales y sus aspiraciones de futuro en el año de este 40 aniversario.
Por supuesto, el Amejoramiento debe ser un instrumento que sea útil para seguir asegurando el bienestar y el progreso de los navarros como ha hecho hasta ahora. Es la única manera de salvaguardar su futuro y el de la propia Comunidad foral, sobre la que sólo los ciudadanos tienen la llave de su mañana.
La historia no asegura ningún futuro. Y menos en tiempos de cultural líquida, digital, instantánea, dominada por las redes sociales, donde muchas veces lo que importa tiene poco que ver con lo importante, y donde hablar de los Fueros suena a anacronismo. A rareza de coleccionista. Esa es la pura realidad.
FUEROS Y VIDA COTIDIANA
Por eso tenemos un gran reto colectivo. Para conseguir que las nuevas generaciones no solo conozcan, sino que aprecien los Fueros necesitamos hacer que los sientan como propios. Y eso pasa porque además sepan que importan en su vida cotidiana. Que no son solo cuestiones que debaten sesudos juristas, sino que sirven para resolver problemas reales, aunque no nos demos cuenta.
Que si Navarra apuesta hoy en sus impuestos por generosas desgravaciones para ayudar a colocar placas solares en las casas o comprar coches eléctricos, y trabajar así contra el cambio climático, eso es gracias a que existen los Fueros y nos permiten hacerlo. Que conseguimos que vengan a rodar a Navarra películas y series para plataformas televisivas y estamos generando un nuevo sector económico y de empleo con ello gracias, en buena medida, a que les ofrecemos incentivos fiscales. Los Fueros otra vez.
Que nos encontramos y echamos mano de la Policía foral cuando tenemos problemas en las calles y en nuestras ciudades y carreteras porque nacen de los fueros. Que tenemos pueblos que conservan sus concejos para administrarse con sus propios vecinos porque son una figura histórica que permanece. Que un navarro tiene completa libertad para hacer testamento, cosa que no ocurre en el resto de España.
Pocos navarros son conscientes de estas y otras muchas implicaciones de nuestro sistema foral en su vida diaria. Por eso, la periodista Beatriz Arnedo realiza en este suplemento un esfuerzo divulgativo para bajar a ras de tierra a la hora de explicarlo de la mano de diversos expertos, incluidos juristas como Juan Cruz Alli. Y nos repasan diez elementos que, gracias a los Fueros, nos hacen singulares.
CLAVE ESTRATÉGICA Y PUNTO DE ENCUENTRO
La verdad es que, bajo esa palabra tan extraña (Amejoramiento) se esconde la esencia de lo que somos. El Fuero son, en definitiva, nuestras normas y leyes, un derecho propio (Fuero Nuevo) fruto de la historia y su constante actualización en el presente.
Por ejemplo, Navarra tiene plena autonomía para fijar impuestos como el IRPF en virtud del Convenio Económico, uno de los principales instrumentos que nos da el Amejoramiento. Y no es un privilegio, sino una singularidad de esta tierra fruto de su historia. De hecho, el que Navarra pueda subir o bajar sus impuestos no hace que pueda convertirse en un paraíso fiscal, porque el Convenio exige una presión fiscal global similar a la del resto de España.
La realidad es que, en estos momentos, tenemos impuestos más altos que la media española, no más bajos, sobre todo para las rentas altas, lo que provoca la marcha de contribuyentes según denuncian los fiscalistas. Pero, sea correcta o desacertada, la decisión es fruto de la voluntad de la mayoría del Parlamento de Navarra. Podemos mantenerla o corregirla. De los navarros depende. Esa es su autonomía y su libertad.
Y tener esta potestad dentro de España ha sido crucial en momentos clave de nuestra historia reciente. Hace 60 años, un puñado de navarros visionarios (Félix Huarte, Miguel Javier Urmeneta, etc..) transformaron la Navarra agrícola generadora de emigrantes y pusieron las bases de la Navarra industrial que hoy saboreamos, con alta calidad de vida y de bienestar. Y lo hicieron atrayendo industrias e inversiones con un plan y gracias exactamente a los incentivos fiscales que permitían el Convenio y los Fueros. Aquella siembra ha generado el bienestar que hoy disfrutamos.
Un grupo de visionarios encabezado, por cierto, por el empresario Félix Huarte, al que hoy el revanchismo político trata de arrebatarle un papel simbólico que le han reconocido generaciones de navarros.
En el Amejoramiento caben distintas concepciones de la propia Comunidad foral, una tierra plural como pocas también en lo político, llena de visiones particulares, incluso de mitos, pero donde los Fueros han sido punto de encuentro por encima de ideologías concretas y de interpretaciones históricas. Sería bueno que, discrepancias al margen, consiguiéramos entre todos recuperar que así siga ocurriendo.
Navarra, una comunidad histórica de verdad en España, dotada de un instrumento propio de poderoso autogobierno, merece ser capaz de crear un proyecto de futuro atractivo para sus nuevas generaciones, sus valores y sus formas de vivir y de estar en el mundo. De enlazar, una vez más, el pasado con el futuro sin romper los eslabones de la historia.
Miguel Ángel Riezu es director de Diario de Navarra
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora