Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Recuerdo

Declarados tres nuevos Lugares de Memoria Histórica de Navarra

Se trata del Memorial de los Centros de Detención de Pamplona, la escultura ‘Por la Memoria’ de Larraga, y la Placa homenaje a las personas vecinas de Pamplona fusiladas

Ampliar Monolito en la Vuelta del Castillo de Pamplona
Monolito en la Vuelta del Castillo de PamplonaCedida
  • Diario de Navarra
Publicado el 19/10/2022 a las 13:03
El Gobierno foral ha adoptado, en su sesión de este miércoles, tres acuerdos por los que se declaran tres nuevos Lugares de Memoria Histórica de Navarra: el Memorial de los Centros de Detención de Pamplona, la escultura ‘Por la Memoria’ de Parque de la Memoria de Larraga, y la Placa homenaje a las personas vecinas de Pamplona fusiladas.
El reconocimiento como Lugar de la Memoria Histórica de Navarra implica la inscripción preventiva y definitiva en el correspondiente Registro, y lleva implícito tanto el reconocimiento singular y aplicación del régimen de protección establecido en la Ley Foral 29/2018, de 26 de diciembre, de Lugares de Memoria Histórica de Navarra, como la declaración de utilidad pública o interés social a todos los efectos, incluidos los de expropiación forzosa y ejercicio de la servidumbre de paso.
ESCULTURA 'POR LA MEMORIA' DEL PARQUE DE LA MEMORIA DE LARRAGA
La escultura monolito contiene una leyenda, ‘Por la memoria’, y en ella aparecen inscritos tanto el nombre de Larraga como el de todas las localidades y lugares en que fueron asesinadas personas vecinas de esta localidad de la Zona Media: Artajona, Bardenas, Etxauri, Falces, Ibero, Iruñela, Legarda, Undiano, Villatuera o Zizur.
Fue promovida por la Asociación por la Defensa de la Memoria Histórica de Larraga ‘Maravillas Florecica de Larraga’, que recibe su nombre de la joven raguesa de 14 años Maravillas Lamberto, violada y asesinada, que se ha convertido, por la crueldad de su asesinato, en una de los símbolos de la brutal violencia empleada por los sublevados contra quienes identificaron como enemigos.
Esta escultura se levanta en el centro del Parque de la Memoria de Larraga, que se inauguró el 28 de abril de 2012, en memoria de las 46 personas vecinas de la localidad asesinadas en la limpieza política desatada tras el golpe de estado de julio de 1936.
PLACA HOMENAJE A LOS VECINOS DE PAMPLONA FUSILADOS
Tras el triunfo del golpe militar en Pamplona el 19 de julio de 1936, se desató una enorme violencia contra todos los sectores disidentes, una de cuyas principales y más trágica manifestación fue la detención y asesinato de personas consideradas opositoras.
Según el informe encargado en 2017 por el Ayuntamiento de Pamplona al Fondo Documental de la Memoria Histórica de Navarra, 310 personas vecinas de la ciudad fueron asesinadas, la práctica totalidad sin haber sido sometidas a ningún tipo de procedimiento judicial o pseudojudicial. Fueron detenidas por cuerpos policiales o milicias paramilitares de requetés y falangistas, y en su mayoría pasaron por alguno de los centros de detención de la capital antes de su muerte violenta, justificada por su militancia política o sindical o simplemente por habérsele atribuido oposición a la sublevación por parte de sus captores.
Esta placa y monolito fueron colocados por el Ayuntamiento de Pamplona en marzo de 2012, dando cumplimiento a una moción, promovida por la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra y aprobada en el pleno municipal el 16 de septiembre de 2011, mediante la cual, se pedía el reconocimiento explícito a las personas fusiladas.
El lugar elegido fue la Vuelta del Castillo por su simbolismo, pese a no ser el lugar de asesinato de la mayoría de personas. En la placa que contiene el monolito se puede leer la siguiente inscripción: “El Ayuntamiento y la ciudad de Pamplona, como homenaje a los 298 vecinos fusilados en 1936 por defender la libertad y la justicia social – Iruñeko Udalak eta Iruña hiriak eskainia, 1936an askatasuna eta justizia soziala defendatzeagatik fusilatutako 298 iruindarren omenez”.
MEMORIAL DE LOS CENTROS DE DETENCIÓN DE PAMPLONA
Tras el triunfo del golpe militar en Pamplona el 19 de julio de 1936, se desató una enorme violencia contra todos los sectores disidentes, una de cuyas principales manifestaciones fue la detención y encarcelamiento de miles de personas opositoras. El informe encargado por el Instituto Navarro de la Memoria al Fondo Documental de la Memoria Histórica de Navarra no deja lugar a dudas sobre la dimensión de la cautividad en el período 1936-1945.
En Pamplona se han identificado diecisiete espacios de cautiverio, clasificados en cuatro categorías: comisarías y cuarteles, universo penitenciario, centros improvisados de detención y universo concentracionario. Si bien no es posible por ahora cifrar con exactitud el número total de personas en cautividad, las estimaciones oscilan entre un mínimo de 15.000 y un máximo de 20.000 personas: más de 7.300 presos y presas en la Prisión Provincial, más de 6.000 presos en el Fuerte de San Cristóbal y más de 6.800 prisioneros en los distintos campos de concentración. Solo en 1939, hubo cerca de 12.000 personas en cautividad en Pamplona, cuando su población era de unos 50.000 habitantes.
La gran dimensión de esta modalidad represiva y los múltiples espacios en que se desarrolló en sus diferentes formas motivó que el Instituto Navarro de la Memoria propusiera la creación de un Memorial de los Centros de Detención, para lo que convocó un concurso entre jóvenes artistas en 2020, que se resolvió con la elección de la propuesta ‘Hipogeo’, presentada por el escultor Alberto Odériz.
El Memorial se erige en un espacio cedido por el Ayuntamiento de Pamplona, próximo a cinco de los más emblemáticos centros de cautiverio de la ciudad: los centros provisionales de detención de la Junta Carlista de Guerra en el colegio de los Escolapios y de Falange en el de Salesianos; los campos de concentración de la Plaza de Toros y del Convento de la Merced; y el depósito municipal o Perrera. Desde el lugar se divisa, también, el penal del Fuerte de San Cristóbal, en el monte Ezkaba. El Memorial es un espacio de encuentro, en cuya construcción se ha incorporado tierra procedente de las fosas donde fueron asesinados muchos de los presos que pasaron por estos centros de detención.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora