Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Menores

Profesionales de salud mental juvenil critican falta de espacios en Navarra

Psiquiatras, psicólogos, enfermeras... del hospital de día de la Txantrea y el centro de consultas de Sarriguren lamentan no poder trabajar en equipo

Ampliar Javier Royo (psiquiatra), Carmen García de Eulate (psicóloga clínica) y Susana Fernández (enfermera salud mental), en el hospital de día
Javier Royo (psiquiatra), Carmen García de Eulate (psicóloga clínica) y Susana Fernández (enfermera salud mental), en el hospital de díaGarzaron
  • Sonsoles Echavarren
Publicado el 13/10/2022 a las 06:00
Improvisando y con “petachos”. Con edificios repletos de barreras arquitectónicas, despachos ganados en las esquinas, techos agujereados y profesionales “quemados”. Muy “quemados”. Así están los cerca de cuarenta psiquiatras, psicólogos clínicos, enfermeros de psiquiatría, trabajadores sociales, terapeutas ocupaciones... que atienden la salud mental de los niños y adolescentes de la Comunidad foral. Los sanitarios del centro de salud mental infanto juvenil de Sarriguren y del hospital de día de la Txantrea (ambos con el nombre de Natividad Zubieta), en donde acogen a los menores con trastornos de salud mental del área de Pamplona, zona norte de Navarra y Tafalla. Todos han firmado una carta (parte inferior de estas páginas) en la que denuncian falta de espacios físicos para poder ofrecer una mejor atención a los menores y promover el trabajo en red y no “tan a solas”. “Con la salud mental de los menores siempre se ha improvisado”, lamentan. Y lo hacen en un momento en el que las consultas por ansiedad, depresión, anorexia... han aumentado un 20% con respecto al inicio de la pandemia.
El psiquiatra especialista en infancia y adolescencia Javier Royo Moya, que atiende a menores en el centro de Sarriguren, critica que los profesionales de estos centros no pueden hacer un trabajo eficaz ni cohesionado al no compartir un espacio común. “Queremos ofrecer una atención integral y estamos ‘atomizados’. No podemos ni organizar sesiones para que vengan pediatras porque no disponemos de espacio”. En su opinión y la de sus compañeros, los políticos hablan siempre de salud mental y del suicidio adolescente, cuando “la dejación es absoluta”. “Estamos hartos y queremos que se solvente ya este problema”.
Esta falta de espacio, coinciden los profesionales consultados, impide la acreditación para formar a psiquiatras especializados en infancia y adolescencia. “Si la situación no se ha modificado en catorce años, es que no les importa nada la salud mental de los menores”, añade su compañera la psicóloga clínica Carmen García de Eulate Martín-Moro, que trabaja en el hospital de día. Y recuerda que la atención a la salud mental infanto juvenil comenzó en 2000 en el antiguo centro de salud de la Txantrea. De ahí, se trasladaron al sótano del centro de salud de Sarriguren, en 2011, donde ahora están las consultas. Y se separaron los espacios, entre la atención ambulatoria y la de hospital de día.
“Es como si en un colegio, las clases de Historia se dieran en un edificio y las de Matemáticas, en otro de otro barrio. O que compráramos los muebles sin tener un piso. Disponemos de los recursos adecuados en un sistema que no funciona”, lamenta la enfermera especialista en salud mental Susana Fernández Huarte, que trabaja en el hospital de día. Una crítica que constata Royo y recalca que la falta de formación perjudica todo el sistema. “Si un pediatra sabe de salud mental, derivará a menos menores a atención especializada. No tenemos espacio para formación”.
Los tres profesionales consultados, al igual que el resto de sus compañeros, insisten en que los seis nuevos despachos que se están construyendo en el primer piso del hospital de día de la Txantrea les generan “angustia”. “Es un mal apaño y una muestra más de que se sigue improvisando”. Unas consultas a las que se subirá por una escalera (ver foto a la izquierda) y sin ascensor. “¿Qué pasa con las familias que vienen con niños pequeños en silletas? ¿O con las personas con discapacidad? Este edificio no cumple la normativa de accesibilidad”, denuncian.
INTENTOS DE SUICIDIO DIARIOS
Royo recalca que las dos habitaciones (cuatro camas) en psiquiatría para menores en el HUN resultan insuficientes. “No podemos juntar a chicos y chicas. Cuando hay más demanda que camas, se les ingresa con adultos, lo que supone muchas quejas, o en la Clínica Universidad de Navarra (CUN) fruto de un concierto, que supone un gasto para los ciudadanos”. Según Royo, los intentos de suicidio entre adolescentes han aumentado en los dos últimos años. “En todas las guardias que me tocan, veo uno. Intentos con cortes, paracetamol...”

Las claves

40 profesionales. Son los psiquiatras (7), psicólogos clínicos (13), enfermeros de psiquiatría (4), trabajadores sociales (4), terapeutas ocupacionales (1), técnico de enfermería (1), educador sanitario (1) y administrativos (6) que trabajan en el Centro de Salud Mental de Sarriguren y en el Hospital de Día de salud mental de la Txantrea

Pamplona, Tafalla y zona norte. Son las áreas que abarcan estos dos centro. Existen otros dos en Estella y Tudela. La unidad de hospitalización (4 camas en el Hospital Universitario de Navarra) es para los menores de toda la Comunidad foral. “Resulta totalmente insuficiente y muchos deben ser ingresado con adultos”, denuncian

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora