Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Relato

Isabel, una vida paralela a la de la reina de Inglaterra

Isabel Buñuales Goñi, 96 años, es una las navarras coetáneas de la reina de Inglaterra, una vida paralela a la de la monarca, “sin tantas preocupaciones”, pero con las mismas ilusiones. Su historia no quedará en los libros, pero destila dignidad

Ampliar Isabel Buñuales Goñi, 96 años, es una las navarras coetáneas de la reina de Inglaterra, una vida paralela a la de la monarca, “sin tantas preocupaciones”, pero con las mismas ilusiones. Su historia no quedará en los libros, pero destila dignidad
Isabel Buñuales Goñi, 96 años, retratada este sábado en uno de los salones de la Casa de MisericordiaEduardo Buxens
Publicado el 11/09/2022 a las 06:00
Isabel Buñuales Goñi nació en 1926, igual que Isabel II de Inglaterra. Como en tantas casas, en la de la Misericordia de Pamplona, donde vive desde hace cinco años, la muerte de la monarca ha despertado interés. Tiene varias coetáneas por allí, crecieron a la par, en cunas diferentes, pero con idéntica ilusión jugaron, se enamoraron y lloraron.
“Aquella nació en abril, yo el 8 de julio, me lo dijeron de mayorica”, desvela Isabel Buñuales y repara en que su nombre no es por la reina de Inglaterra, sino por la de Portugal, a quien la iglesia católica hizo santa. Su festividad se celebraba el 8 de julio (ahora el 4) . “Mi madrina era Alejandrina y me iba a poner así, pero mi madre dijo que no, que era santa Isabel”, sonríe acariciada por la brisa amable de septiembre, rodeada de rosales en el jardín de las emociones. A veces no hace falta mucho boato para vestir bonita la tarde: blusa de colores, pantalón beige y melena lisa, coronada por una sencilla horquilla. Su pelo pasea entre el gris y la plata, sus dedos arquean como las ramas de árboles veteranos y las manos curtidas delatan tiempo de trabajo. “No he tenido las preocupaciones de la reina, tampoco tantos placeres. Pero a veces, los ricos también lloran”, reflexiona Isabel. Nació en Santacara, la pequeña de seis hermanos. La madre murió joven y se quedaron al cuidado del padre, Nemesio Buñuales Adín. “Tan bueno era”, se emociona al recordarlo. Vivían de lo que daba el campo. Isabel era una niña presumida y siempre pedía vestidos. “Pero si solo tienes un cuerpo”, le decía su padre. “La reina era elegante”, admite y al poco matiza: “Un palo tieso es un palo, pero un palo bien adornado...”.
Se casó a los 25 con Javier Goñi Casajús, de Murillo el Fruto. “Los dos llevamos Goñi, nos conocimos por parientes. El primer novio fue mi marido. Él trabajaba en Altos Hornos y vivimos un tiempo en Barakaldo, al poco llegamos a Pamplona y se empleó en Industrias Zaldi”, describe. El relato hasta entonces feliz se cuarteó con la temprana muerte de Javier en accidente de tráfico. “Tenía 42 años, yo 38. Me quedé con mi único hijo, de 10 años”, concede Isabel que a veces ha estado “acongojada por la tristeza”: “Pero de todo he salido con la ayuda de Dios”. Trabajó durante años de cocinera en la residencia de El Vergel, vivían en la Txantrea y llegó a veranear en el balneario de Fitero. Se encuentra feliz en la Meca. “Me encanta, como si hubiera estado aquí siempre”, saborea los paseos, “a pesar del andamio” como llama al andador. Gasta buen apetito y todo le gusta: “Hoy creo que tenemos sopa de pescado y relleno”. “He procurado vivir lo mejor posible y no sufro”, destila humildad. “De soberbia está el mundo lleno”, dice ella. Habla con orgullo de sus dos nietas. Y de las biznietas. Aunque le “rajó el alma” cuando su nieta ingeniera de Telecomunicaciones se mudó a Alemania. “Una chica sola, una maleta, un ordenador y una mochila. Cómo fue aquella despedida. Pero está bien, ahora más lejos. Y yo, también”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE