Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Reto

Hasta los confines de Navarra y a pedales

Vicente Azpilicueta, jubilado de 67 años y tío del jugador de fútbol, se propuso visitar con su bicicleta eléctrica todos los pueblos navarros, reto que ha completado este sábado al llegar a Petilla de Aragón después de tres meses

Ampliar Vicente Azpilicueta, a su llegada a Petilla de Aragón, rodeado por su familia
Vicente Azpilicueta, a su llegada a Petilla de Aragón, rodeado por su familiacedida
  • Paloma Dealbert
Publicado el 10/09/2022 a las 19:29
"He estado en cuatro continentes, pero no conozco Navarra”, reflexionó Vicente Azpilicueta Casanellas la pasada primavera. Se propuso inspeccionar el territorio que lo vio nacer hace 67 años y ahora puede presumir de ser de los pocos que ha visitado hasta el último pueblo de la Comunidad foral. Y es probable que el único que lo ha hecho a base de pedales, aunque ayudado por un pequeño motor. Azpilicueta ha terminado este sábado de ver 728 poblaciones, para las que ha recorrido unos 3.560 km a lo largo de tres meses.
“Tenía planificado hacer el Camino del Cid, pero con la España vacía, con pueblos deshabitados, el calor y yendo yo solo pensé, ¡a ver si me voy a meter en algún lío! Empecé a hacer pueblitos por aquí alrededor”, admite el jubilado, vecino de Zizur Mayor.
Sus paseos enseguida concluyeron en la concepción del reto: “Dije, esto es bonito, porque hablo con la gente, me paro, y me empezó a entrar el gusanillo”. Recordaba una noticia publicada sobre una de las campañas electorales de Yolanda Barcina, en la que se aseguraba que la política había pasado por los 272 municipios. 
“La parte del Ayuntamiento de Noáin tiene unos cuantos pueblos. Me salieron cuatro que no venían en ningún lado. Decidí coger carretera y donde marcaba para un lado y para otro pueblos, ir a todos”, relata Azpilicueta, tío de César, el exfutbolista de Osasuna que juega en el Chelsea F.C. y con el que comparte primer apellido.
Las primeras dos semanas, en junio, recorrió zonas de mayor tamaño con pernoctaciones en albergues, hoteles o incluso al raso, entre semana. Pero el calor se intensificó, empezó la temporada alta y en zonas alejadas del Camino de Santiago se volvía difícil hallar alojamiento barato. Vicente Azpilicueta optó por madrugar para aprovechar sólo las mañanas. “No es que sea cabezón, pero cuando me propongo algo lo consigo”, asegura este ex gestor empresarial. 
En ocasiones se desplazaba primero en coche. Para alcanzar Arano, cuenta, estacionó su vehículo en Eraso. En este tiempo ha contabilizado 48 salidas para visitar las localidades y lugares habitados. Terminó este sábado en Petilla de Aragón, localidad que por su ubicación no había podido incluir en sus rutas.
Azpilicueta tomó una foto de la entrada y de la iglesia de cada pueblo
Azpilicueta tomó una foto de la entrada y de la iglesia de cada puebloCedida
ENTRE EL MOTOR Y LOS PEDALES
Azpilicueta explica que pedaleaba en los terrenos más llanos para reservar carga para salvar los desniveles. Así, podía completar hasta 120 km con su bici Mondraker con batería de 630 Wh. Aunque mapa en mano preparaba bien sus rutas, alguna vez le tocó esforzarse de más, como en los 3.000 metros de subida del puerto de Valcarlos, que tuvo que completar sin carga.
O cerca de Gallipienzo Nuevo, en la merindad de Sangüesa, del que atesora una de las anécdotas sobre “lo maja que es la gente” en toda Navarra. Entró en un establecimiento hostelero a la hora del cierre en busca de un bocadillo y un punto de carga. El dueño se lo preparó y hasta “sacó un cable de su casa” para llenar la batería. Por la amabilidad recibida, Azpilicueta prometió volver, y allí comió con su familia este sábado, después de llegar Petilla de Aragón.
Luego mostró a sus dos hijas y sus cinco nietos Gallipienzo Antiguo, que durante sus rutas le resultó curioso, como tanto otros aspectos de la Comunidad foral. “Hay núcleos de población con bastante gente que tienen unas carreteras malísimas y otros sitios pequeñitos en los que no encuentras a nadie por la calle y están muy bien”, apunta. Tampoco se “hacía una idea” de la belleza de las vistas que tiene Meano de toda La Rioja o de las de Arano.
CERCA DE 3.600 KM SIN PERCANCES
También gozaba de las vistas a poca distancia de Betelu cuando le llamó la atención un letrero. Azpilicueta se cayó y terminó con el brazo sangrando. Se acercó a la farmacia de la localidad de Arribe. “La farmacéutica me curó, me dio suero y todas estas historias. Dejé de sangrar y no me quiso cobrar absolutamente nada; ¡una mujer más maja que la pera!”, relata el jubilado, nacido en Zudaire (Amezcoa), aunque solo vivió allí 7 años porque se mudó primero a Pamplona y luego a Estella antes de recalar en Zizur. El hombre sostiene que, por lo general, “ha colaborado todo el mundo” durante su aventura.
Para atestiguarla tomaba una foto de la bicicleta frente al cartel de cada pueblo. “Es lo más fácil cuando llegas. Pero ahora eso lo puede hacer cualquiera desde internet. Dije, voy a sacar también las iglesias para hacerlo más verídico”. Los templos estaban, en su mayoría, cerrados, y algunos en ruinas o rodeados de maleza.
“Me paraba a hablar con la gente que estaba en las huerticas o a preguntarle; hay veces que Google Maps marca unos caminos y otros no. Y la gente superamable, le preguntabas por la iglesia y a veces te acompañaba”, refiere. 
El jubilado añade que le ha sorprendido la falta de percances: “He pasado de 3.500 kilómetros y no he tenido ni un susto en la carretera. La educación vial, el respeto a las bicicletas aquí, chapó”. Vicente Azpilicueta se reconoce muy satisfecho con la experiencia, de la que está “superorgulloso”.
Vicente Azpilicueta Casanellas, junto a su bici eléctrica y el cartel de Petilla de Aragón. La localidad es la última que ha visitado este verano
Vicente Azpilicueta Casanellas en Petilla de Aragón, última población que ha visitado este veranoCedida
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE