Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Adicciones

La enfermedad mental destilada con muchos grados de sufrimiento

Los Alcohólicos Anónimos insisten en que su mal es una patología y no un vicio. De la que se puede salir poniéndose la meta de permanecer 24 horas sin beber

Ampliar alcoholicos anonimos
Algunos de los libros de Alcohólicos Anónimos escritos por los fundadores, Bob Smith y Bill WilsonJ.A. GOÑI
  • Sonsoles Echavarren
Actualizado el 27/01/2022 a las 16:07
Piense por un momento en un alcohólico. ¿Qué imagen se le viene a la cabeza? Probablemente la de un varón de más de 50 años, de clase social baja, incluso en situación de exclusión social, agarrado a un tetrabrik de vino en el banco de una plaza. Pero no se engañe. El alcoholismo, recuerdan quienes lo sufren, es una enfermedad mental (no un vicio) que puede atacar a cualquiera. Y a cualquier edad. Lo padecen hombres y mujeres. Jóvenes, de mediana y edad y mayores. Vagabundos, electricistas, altos ejecutivos de banca o catedráticas de universidad. Solteros, casados o divorciados. Se trata de una patología que genera mucho sufrimiento en los enfermos, sus familias, amigos, compañeros de trabajo y el resto de personas que les rodean. Pero de la que, y ahí está la buena noticia, se puede salir. Si se quiere realmente y se busca ayuda. Alcohólicos Anónimos (AA) es una comunidad internacional que se creó en Estados Unidos (Akron, Ohio) en 1935. Actualmente, cuenta con más de 115.000 grupos locales alrededor del mundo y con nueve millones de personas en recuperación. En Navarra, son diecisiete las comunidades (Pamplona, Bera, Tafalla, Tudela, Alsasua, Burlada, Barañáin, Cortes, Falces, Mendavia y Lodosa). Uno de estos grupos, ‘Renacer’, en el barrio de Ermitagaña de Pamplona, cumple ahora 26 años. Y algunos de sus miembros quieren difundir su mensaje para ayudar a otras personas a salir de esta adicción, que ellos también tuvieron, y de la que ahora se están recuperando.
EL 80%, HOMBRES DE MÁS DE 40
Los alcohólicos consultados recuerdan que los grupos de Navarra suman ahora entre 160 y 180 personas. “El número oscila. En verano baja y en invierno, sube. El invierno es más triste y la gente bebe más”, resumen. Y el perfil de los alcohólicos es sobre todo el de varones (un 80% frente al 20% de mujeres) de mediana edad, a partir de 40 años. “Aunque cada vez, vienen más jóvenes”. Alcohólicos Anónimos (AA), recuerdan, es una comunidad en la que todos son iguales. No hay presidentes ni directores. “Aquí todos somos ‘servidores’. No obligamos a nadie a venir ni les decimos que no beban. Solo que si vienen, les escucharemos y se sentirán acompañados y menos solos”.
Estas personas lamentan tener un “estigma social”. “La palabra ‘borracho’ sigue existiendo y utilizándose. Pero a nosotros no nos gusta. Suena despectivo”. En su lugar, insisten, debe hablarse de una enfermedad mental y no de un vicio. “La gente cree que bebemos porque queremos y no es así. Tenemos una adicción”. El objetivo de AA es “no beber en 24 horas”. “No nos ponemos objetivos a largo plazo. Sino, solamente, no beber hoy. Si antes de las 12 de la noche de hoy no has tomado la primera copa, ya has avanzado mucho”, recuerdan.
Son conscientes de que a los alcohólicos, igual que les ocurrió a ellos, les cuesta admitir su problema, creen que “controlan” y que podrán dejar la bebida cuando quieran. Pero no es así. En las reuniones, subrayan, recalan con miedo. “Pero solo se puede recuperar el que ha tocado fondo. No el que viene porque su mujer le amenaza con el divorcio; o su jefe, con el despido. Hay que estar convencido y querer recuperarse por uno mismo”. En las reuniones, cuentan, se lee un capítulo del libro de Alcohólicos Anónimos (el llamado libro grande, el texto básico publicado en 1939 por Bill Wilson, el fundador de AA junto con el médico Robert Smith) o se cuentan experiencias personales. “Hay grupos todos los días, hasta los domingos, en distintos lugares de Navarra. Para que, al margen del trabajo o las obligaciones, todo el mundo pueda ir”, insisten. Unas reuniones en las que quieren transmitir el mensaje de que abandonar la bebida está en su manos. Entre los grupos, funciona uno en la cárcel de Pamplona, con el nombre de ‘Libertad’. “El alcohol ocasiona muchos problemas y hay gente presa por ese problema (han causado accidentes de tráfico, han robado para conseguir dinero para alcohol, han matado a sus parejas...”
JÓVENES Y COMAS ETÍLICOS
Desde AA quieren difundir su mensaje, también a los jóvenes y recuerdan que, en algunos de sus grupos, hay chicos y chicas de 17 años. “Hay que prevenir para un futuro pero, a veces, los padres no lo ven - recuerdan.- Es necesario que sus hijos toquen fondo (sean ingresados en urgencias por un coma etílico) para salir a flote”.
Y enumeran algunas claves que deben hacer ver a los padres (y a sus hijos) que están teniendo problemas con el alcohol: han bajado las notas, beben ‘de un trago’, se emborrachan aunque no quieran, les gusta beber a solas y por la mañana, mienten sobre su forma de beber o les parece una hazaña ‘aguantar’ mucho bebiendo. Los jóvenes, dicen, se dan cuenta de que tienen un problema cuando protagonizan un accidente o sus padres encuentran botellas vacías en su coche. AA, insisten, no es para “el que lo necesita”, joven o adulto, sino para el que “realmente lo quiere”. Las comunidades (apolíticas y aconfesionales) se mantienen con sus propias aportaciones y no aceptan subvenciones ni dinero de nadie. “Nuestro mensaje es claro: dejar de beber es dejar de sufrir”.

CLAVES

​948 2410 10

609 47 83 41

Son los dos teléfonos de Navarra atendidos por alguno de los miembros de los 17 grupos que existen en toda la Comunidad foral (de Bera a Tudela y también en la cárcel de Pamplona). Las personas que quieren participar pueden ir al grupo más cercano (o lejano) a su domicilio. Hay grupos todos los días de la semana.

CLAVES

​Entre 40 y 80 años. Es la franja de edad predominante de las personas que acuden a las reuniones de Alcohólicos Anónimos (AA). Aunque, cada vez más, dicen los miembros, hay gente más joven.

Todas las clases sociales. A los grupos de AA acude gente de clase social baja, media y alta. “De cualquier raza, condición y oficio”, subrayan.

Una enfermedad que mata. El alcoholismo es una enfermedad mental (no un vicio) y genera muchas muertes. Por enfermedades físicas (cirrosis, infartos...), accidentes de tráfico, suicidios o asesinatos (asociados a la violencia machista).

Las mujeres alcohólicas beben más en casa y a escondidas

Hay mujeres que llevan una petaca de whisky en el bolso cuando van a trabajar. Que, entre el cocido de garbanzos y la plancha, apuran una, dos (o más) latas de cerveza. Que no cuentan nada a nadie. Y mucho menos a su familia. Actualmente, dos de cada diez alcohólicos son mujeres. Un porcentaje que siempre ha sido inferior al de los hombres. Y que ha contado con un estigma mucho peor. “Hasta hace unos años, las mujeres alcohólicas eran amas de casa que bebían a escondidas, cuando sus hijos se iban al colegio y sus maridos, a trabajar”, cuentan algunos de los miembros del grupo de AA ‘Renacer’ en el barrio pamplonés de Ermitagaña. Una situación que, aseguran, va cambiando. “Cada vez hay más mujeres mayores de 40 años y no son amas de casa”.
Por la peculiaridad de las féminas alcohólicas, se lanzan folletos específicos para ellas con estas preguntas:
¿Compra bebidas en diferentes lugares para que nadie sepa cuánto alcohol adquiere?
¿Esconde botellas vacías y las tira en secreto al contenedor?
¿Planea de antemano “recompensarse” bebiendo alcohol después de haber trabajado muy duro?
¿Es permisiva con sus hijos porque se siente culpable por beber tanto?
¿Sufre lagunas mentales? (Periodos de tiempo de los que no tiene ningún recuerdo)
¿Ha llamado alguna vez a los anfitriones de una fiesta al día siguiente para averiguar si ofendió a alguien o tuvo un mal comportamiento?
¿Bebe antes de ir a una fiesta, en la que sabe que habrá bebidas alcohólicas?
¿Se cree más graciosa y atractiva cuando bebe alcohol?
¿Le entra pánico los días en los que sabe que no va a poder beber, porque tiene que ir a visitar a unos parientes?
¿Inventa ocasiones para beber invitando a amigos a su casa?
¿Se niega a leer artículos o ver películas sobre el alcoholismo cuando está con otras personas pero, sin embargo, lo hace cuando está sola?
¿Ha llevado alguna vez botellas de licor en su bolso?
¿Bebe si se siente presionada o después de una disputa?
volver arriba

Activar Notificaciones