Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ENTREVISTA
Nueva rectora de la Universidad de Navarra

María Iraburu: "Sueño con que llegue un momento en el que ser rectora ya no sea sorprendente"

Formación científica puntera, década y media de gestión y una visión empática del mundo avalan a esta pamplonesa, la primera mujer rectora de la Universidad de Navarra

Ampliar La profesora María Iraburu Elizalde mira al futuro frente al edificio Central de la Universidad de Navarra. Es la primera mujer y navarra rectora.
La profesora María Iraburu Elizalde mira al futuro frente al edificio Central de la Universidad de Navarra. Es la primera mujer y navarra rectoraJOSÉ ANTONIO GOÑI
Publicado el 15/01/2022 a las 06:00
Llega tranquila y muy sonriente. Nada más pisar la calle afronta con estoicismo la sesión de fotos a un sol de enero que no calienta y eleva sus ojos claros hacia el infinito. Mirando más allá. Después, ya en su despacho, demuestra con un discurso fluido, natural, que sus sueños están muy entroncados con la tierra. Dice que aún no se ha hecho a las dimensiones de su nuevo despacho, y que aún recuerda con cariño los primeros cubículos en el edificio de Ciencias de sus inicios. Pero a María Iraburu Elizalde (Pamplona, 57 años) le han bastado un par de toques para hacer suyo el espacio. El primero, una foto enmarcada regalo de la junta de la facultad de Ciencias en la que se le ve junto a todo el profesorado en un acto de apertura junto a Francisco Ponz (antiguo rector). El segundo es una planta, una Guzmania con una preciosa flor roja que le ha enviado una amiga que vive en Roma. Aporta el toque Bio indispensable para una bióloga. Y el tercero; un centro de flores obsequio del Colegio Mayor Santa Clara. Es su entronque con los alumnos, aquellos a los que sirvió primero como profesora de Bioquímica y luego como vicerrectora de Estudiantes. Después, la vicerroctoría de Profesorado ha sido la antesala de su llegada al sillón más importante de la Universidad de Navarra. Ella, primera mujer y primera navarra rectora, emana ya desde allí un gobierno que equilibra energía, pasión y cercanía.
¿Cómo van estos primeros días?
Ha sido una semana interesante. Bonita. El acto del lunes fue precioso, por eso una de mis primeras reuniones fue con los organizadores. Han sido días de reuniones con alumnos, con el centro Bioma (acoge el Instituto de Biodiversidad y Medioambiente y el Museo de Ciencias), que es nuestro proyecto estrella, y con la Clínica, que en estos momentos de la pandemia era fundamental.
Y dando clase, que ya ha vuelto a ponerse la bata.
Por supuesto, ante todo somos profesores y las clases son momentos de chute de energía.
¿Tiene mucha carga lectiva?
Poca. Desde vicerrectores tenemos reducción de carga docente. Ahora tengo dos clases a la semana, y con alumnos de 1º, que es un momento especialmente mágico. El contacto con ellos es esencial, no hay que perderlo, son la realidad de la universidad. Ha sido una mezcla de normalidad y novedad.
¿Ha recibido mucho cariño?
Muchísimo. Tengo agradecimiento e ilusión. Sorprende el cariño de gente que hace muchos años que estuvo aquí. Personas de los cinco continentes, que ni me conocen, y me han escrito. Y también lo he recibido de las instituciones.
¿Hay que saber gestionar el ‘subidón’ de halagos?
Pues también. Puede ser un poco sobrecogedor. Más allá de lo personal he percibido cariño a la UN.
¿Qué le ha sorprendido más?
Precisamente eso. La avalancha de mensajes que transmiten la huella que les ha dejado la UN. Personas de 70 años de Latinoamérica que aún nos siguen con cariño.
Decía en su toma de posesión que ante una misión de tal envergadura nadie puede considerar que está preparado. ¿Le asusta algo?
Hay un factor de incertidumbre muy fuerte. Pero llevo 16 años en el rectorado y ya nos ha pasado todo lo que nos podía pasar. Desde una pandemia hasta un atentado de ETA que destrozó los cristales del despacho en el que estaba reunida. Ha habido momentos difíciles que te hacen pensar qué puede pasar. Pero aprendimos que las crisis se afrontan en equipo, nunca estás solo. Y aquí, cuando hay una, todos arriman el hombro. Por un lado te excede el volumen, la responsabilidad, porque hay 6.300 personas y sus familias que dependen de esto. Pero por otro la experiencia pasada te da seguridad.
¿Y tiene temor a defraudar expectativas? Primera mujer y primera navarra en dirigir la UN. Parece una mochila de las que pesan...
Mucha gente me ha dicho que tenga cuidado, que como soy la primera mujer me van a mirar con lupa. Tengo claro que lo voy a hacer lo mejor que pueda y sepa, con ayuda de los demás. También sé que nunca se puede contentar a todo el mundo, ni lo espero, sólo daré lo mejor de mí. Después la gente y los datos dirán cómo lo hice.
En su primer discurso no hizo referencia a su condición de mujer ¿Qué opina de ser la 1ª rectora?
Es un fenómeno universitario y social que está sucediendo en los campus, donde las mujeres vamos tomando puestos de liderazgo. Confieso que sueño con que llegue un momento en que ser rectora no sea sorprendente. Que hubiera tal nivel de corresponsabilidad en puestos de liderazgo que no sea noticia que sea una mujer. Considero que es un avance y me encantaría que no fuera una noticia.

DNI
María Iraburu Elizalde nació en Pamplona el 1 de diciembre de 1964, hija de Fernando y Mª Jesús, es la 3ª de 5 hermanos. Vivió en San Juan, estudió en Notre Dame y Miravalles antes de graduarse en Biología en la Universidad de Navarra. Doctora en Bioquímica y Biología Molecular, se especializó en fisiología hepática en Nueva York. Lleva 16 años en tareas de gestión, primero como vicerrectora de Estudiantes y después de Profesorado. La rectora es autora de varios libros: Huellas de Trabajo y Los quince primeros días de una vida humana.

De las 76 universidades españolas, sólo 19 cuentan con rectora. Apenas un 25%...
Es verdad, pero hace unos años eran el 10%. Han ido mejorando las cifras. Es un avance significativo.
¿Cree que hay techos de cristal?
Creo que hay techos de cristal y techos de cemento. Los de cristal son los sesgos involuntarios, invisibles y que responden a como están construidas las sociedades. Y afectan tanto a hombres como mujeres, por cierto. No creo que haya una conspiración, ni que haya que enfadarse con nadie. Son fruto de que la mujer se haya incorporado relativamente tarde al mercado laboral y de que hay modos de liderazgo poco atractivos para nosotras. Los techos de cemento responden a que hay mujeres que al ver tan poco liderazgo femenino dan un paso atrás, piensan que no debe ser para ellas. Es una cuestión de mostrar modelos.
Pues sus alumnas de primero ven que su profesora es mujer, científica y rectora. Un referente.
Eso espero. Lo importante es que cada uno pueda aportar personalmente, que no por ser mujer tengas más difícil hacer tu aportación personal. La UN me dio a mi un entorno fantástico; cuando me incorporé tenía una directora de departamento, una decana, una de las primeras vicerrectoras y también mi directora de tesis, que era madre de 5 hijos. He vivido el liderazgo femenino desde el minuto 1.
¿Cómo va la conformación de su equipo rectoral?
Estamos en fase de diseño y conversaciones. Espero que esté cerrado en breve.
¿Habrá continuismo o relevo?
Nuestro sistema es continuista, pero tenemos varios vicerrectores que ya han cumplido los 9 o 10 años previstos. Habrá una cierta renovación.
¿Y habrá más peso femenino?
Pues voy a intentarlo, sí.
¿Los candidatos son receptivos?
Claro, trabajar aquí es tan bonito... una tarea grata. No recibo ‘nos’.
En su toma de posesión sí hizo referencia a su condición de navarra y a la aportación de la UN a esta tierra. ¿Qué espera de la colaboración público-privada?
Las universidades somos colaborativas por naturaleza. Y la nuestra, que es sin ánimo de lucro, más. Nuestro interés es que se beneficie la sociedad, empezando por la navarra. Esperamos voluntad de colaboración, encontrar terrenos de interés mutuo. No pretendemos inmiscuirnos en política de nadie, ofrecemos docencia, asistencia e investigación y esperamos colaboración en bien de la sociedad.
¿Cómo lleva la parte social del cargo, el ser la cara y la voz de la UN en los actos institucionales?
Como bióloga que soy me gustan los eventos y las relaciones con sentido, con sustancia. Pero es una cualidad casi navarra el que nos conocemos todos, hay cercanía, y es fácil que las relaciones institucionales tengan esa sustancia.
¿Qué puede aportar ahí con su forma de ser?
No me propongo aportar específicamente, sólo ser como soy.
Recibe una universidad en pandemia y con una apuesta por la Sostenibilidad. ¿El suyo será el mandato de la ciencia y la solidaridad?
Me encantaría. Nuestra estrategia 2025 va en esa línea. Es una responsabilidad que tenemos ante una sociedad con unos retos increíbles. Nuestra práctica y nuestra visión ética y humanística puede aportar mucho.
¿Qué papel jugará sus proyectos estrella, el centro Bioma y el Museo de Ciencias?
Serán un altavoz para hacer llegar mensajes sobre la ciencia, una plataforma de encuentro con la sociedad para transmitir los valores del cuidado del ambiente y los problemas de nuestro planeta. Los museos son una forma cercana y alternativa de transmitir mensajes. Tenemos la experiencia con el de arte. La ciencia es muy atractiva y compleja, necesita ser transmitida de forma correcta. Con la pandemia vimos las fake news, no saber donde estaba la verdad. Ante eso ofrecemos la seriedad de la investigación sólida y bien contada y en un espacio expositivo donde vivirlo de forma amena y divertida.
¿Cómo va ese megaproyecto?
Son 26,5 millones de euros. Estamos en la etapa de conseguir fondos, y esa será una de mis tareas. La sostenibilidad interesa a muchas empresas e instituciones, y debemos conseguir donantes.
¿Hay plazos?
Irán al ritmo de lo que consigamos. Lo ideal sería empezar a construirlo en año y medio. Es una apuesta, pero muy bien pensada.
He recogido 5 ideas clave sobre sus intenciones para estos años y me gustaría traducírselas al lector. ¿Vamos allá?
Vamos.
La 1ª: educación transformadora.
Todos tenemos la huella que han dejado en nuestra vida los maestros. También se refiere a que los docentes debemos estar en constante formación, porque el mundo en el que nos movemos ya no es el mismo que en el que nos formamos. Y aquí hago hincapié en las humanidades, quien posea formación humanística, triunfará.
¿Investigación con foco?
La investigación en la universidad se puede comparar con un jardín en el que tienes césped y en el que tienes árboles. Aquí tenemos todo el marco de saberes, desde historia antigua hasta nanotecnología, así que nuestro césped es enorme. Pero en investigación, si se quiere tener impacto, se debe tener masa crítica y volumen. No podemos tener volumen en todo, así que dentro de nuestro jardín concentramos esfuerzos en unos cuantos árboles. Por ejemplo, la medicina personalizada.
Interdiciplinariedad.
Es difícil de decir y de hacer. Nos referimos a que en investigación pueden hacerse muchas cosas juntos, mezclando especialidades. En Bioma habrá medio ambiente y naturaleza, los alumnos de Comunicación podrán hacer actividades para divulgar la ciencia y los de Magisterio incorporar contenidos de educación ambiental. Es hacer más conexiones.
Identidad.
Tiene que ver con la identidad de la institución universitaria. No todo tiempo pasado fue mejor, pero hay grandes principios como el de que profesores y estudiantes deben trabajar para el conocimiento de la verdad. Suena romántico, pero tenemos unos orígenes, unos pioneros en la UN, en los que debemos inspirarnos.
¿Y dinamismo?
El mundo está en cambio, nos debe interesar el silencio de la biblioteca y el ruido de la calle.
Parece que ha heredado el optimismo del anterior rector. ¿Qué época espera para la UN?
La Universidad te sorprende. Lo que espero es que haya sorpresas, novedades que nos hagan avanzar más de manera insospechada.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE