Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Septiembre

16.000 confinamientos escolares

Ampliar Suplemento 2021
EL EJEMPLO DE LOS NIÑOS Los más pequeños volvieron a ser referentes en la aplicación de las medidas anti covid para retomar el curso de modo presencialeduardo buxens
  • Ignacio de Lorenzo
Publicado el 25/12/2021 a las 06:00
El principal reto para la educación en Navarra durante 2021 ha sido afrontar la crisis del coronavirus, como en otros muchos sectores. La crisis ha reordenado las prioridades de los centros docentes: la salud se ha puesto en primer lugar, a veces inevitablemente en perjuicio de otros fines.
Ha sido el año de las medidas de aislamiento por zonas, de las mascarillas, de los confinamientos y de la jornada continua. Cada uno ha afectado de forma distinta a padres, profesores y alumnos, aunque los confinamientos y la jornada continua han sido especialmente gravosos para muchos.
En Navarra, los alumnos han sido confinados más de 16.000 veces. Pero a la vez nunca ha habido más de 2.040 alumnos, ni más de 3.25% del total. Se han producido más de 1.200 confinamientos de clases. Cada uno ha supuesto un gran esfuerzo para profesores que han intentado mantener una docencia en línea, padres (y abuelos) que han tenido que hacer equilibrios con el trabajo y alumnos que han perdido calidad de la docencia.
En cuanto a la jornada continua, aunque algunas empresas han sido sensibles ante la situación, muchos padres han tenido que pedir favores a familiares y hacer grandes sacrificios, sin tener ninguna otra opción. Cabría esperar una mejora en la defensa de este tipo de jornada por parte del Gobierno de Navarra, teniendo en cuenta que fue una medida única en el entorno y que no se ha conseguido demostrar que tenga un beneficio en la lucha contra el virus. La incertidumbre por el cambio de las medidas, incluida la ampliación y reducción de horarios, tampoco ayudó mucho a la organización familiar ni a la de los centros educativos.
A veces no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos, así que es prudente tomar nota de las lecciones que nos ha dejado la crisis. Como ya he señalado, hay que proteger ese lugar de interacción presencial y personal que es el aula. También hemos aprendido (o recordado) que la gestión educativa, en Navarra o en cualquier sitio, requiere de estrategias claras, bien explicadas, y una gestión a partir de datos fiables públicos y contrastables. Es necesario conectar inversiones y medidas con resultados, la definición de los problemas con las soluciones; y contarlo todo de forma pública para una ciudadanía madura.
Ahora debemos reparar los perjuicios y recuperar el impulso. Las prioridades en el sistema educativo navarro han sido alteradas, pero creo que en este momento lo inteligente es poner todavía más en el centro al alumno y las necesidades de las familias.
Ignacio de Lorenzo Rodríguez es padre, doctor en Comunicación y analista de datos (@idelore)
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora