Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sucesos

El rescate en la nieve de una pamplonesa y sus dos hijos

Una pamplonesa auxiliada junto a sus hijos en medio de una nevada en la A-15 agradece a los agentes de la Guardia Civil su ayuda con chocolate.

Ampliar Varias personas ayudan a los vehículos atrapados en la avenida de Navarra
Varias personas ayudan a los vehículos atrapados en la avenida de Navarra DN
Publicado el 05/12/2021 a las 06:00
Habían anunciado nieve, pero a primera hora de la mañana no parecía que la cosa fuera a ser para tanto. Sobre las 9, esta pamplonesa de 41 años decidió mantener el plan de ir a pasar el domingo con su hermana y sus hijas, que viven en San Sebastián. Preparó a los suyos, de 4 años y 15 meses, y los tres iniciaron el viaje hasta la capital guipuzcoana. “Cuando salimos todo estaba bien. La cosa se complicó nada más pasar Dos Hermanas en Irurtzun. En diez minutos la carretera se puso blanca y cada vez nevaba más fuerte”. Su vehículo, automático, comenzó a darle problemas. “No conseguía que arrancase, no avanzaba. Me iba poniendo más y más nerviosa”. Finalmente se quedó atascada. Ella calcula que a medio kilómetro de Lekunberri.
“Al principio -rememora- ni siquiera veía a otros coches. Luego, poco a poco, fueron apareciendo algunos más. Me quedé parada, sola y con mucho miedo de que me pudieran embestir por detrás. Pasé mucho agobio”, recuerda. En esa indecisión, hubo algún conductor que incluso la increpó. “Nos has jodido a todos”, le dijeron. No todos reaccionaron así. “En sentido Pamplona pasó una furgoneta roja a la que empecé a hacerle señas. El conductor se bajó e intentó ayudarme, pero no pudimos hacer nada”. En esos minutos llamó a su hermana, pensó también en avisar al seguro y entonces por el retrovisor vio acercarse un Patrol de la Guardia Civil.
RESCATA EN LA NIEVE
“Eran dos agentes jóvenes que rápidamente vinieron dónde estábamos y me tranquilizaron”. Uno de ellos intentó arrancar él mismo el coche de la mujer, pero no pudo. Entonces la montaron a ella y a sus dos hijos en el Patrol y los bajaron hasta el cuartel de Lekunberri, donde se calentaron y les ofrecieron algo de comer. “Mis hijos no estaban preocupados. La pequeña no era consciente para nada y el mayor no llegó a asustarse. Preguntaba a ver si podía ir a la nieve a hacer un muñeco y en el cuartel pues encantado. Entre que vio un cartel de un helicóptero y le pusieron un rato de dibujos, pues no quería ni irse de allá”. Mientras entraban en calor en el acuartelamiento, la pareja de guardias civiles regresó a donde habían dejado el coche y con una sirga pudieron remolcarlo hasta el municipio, donde lo dejaron aparcado. 
“Como seguía nevando y estaba con los dos críos a cuestas, ya estaba pensando en cogerme un hotel allá cuando otro de los guardias que acababa su turno nos vio, en la calle, paró su coche particular y se ofreció a llevarnos de vuelta a Pamplona”. Así lo hicieron. Esta mujer solo tiene palabras de agradecimiento para la labor de los guardias. Así, cuando a los días volvió a Lekunberri para recuperar su vehículo, les llevó una caja de bombones. “Estoy súper agradecida por lo que hicieron pero mucho más por cómo me trataron, a mí y a mis hijos, porque no me juzgaron y porque encima estaban contentos, a pesar de la que estaba cayendo. Esto es lo que más nos gusta de nuestro trabajo”, me repetían.
volver arriba

Activar Notificaciones