Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Guardia Civil

Una sargento del Seprona navarro, premiada en Madrid

Recuperar una cabeza de elefante disecado, rescatar a gallos de pelea en una finca de Pamplona o devolver unas cabras robadas hasta Portugal son investigaciones que le han valido a esta sargento del Seprona navarro una distinción en Madrid

Arancha Melgarejo camina esta semana por la Plaza de los Fueros, junto a la Comandancia de la Guardia Civil, en Pamplona
Arancha Melgarejo camina esta semana por la Plaza de los Fueros, junto a la Comandancia de la Guardia Civil, en PamplonaJose Carlos Cordovilla
Publicado el 07/11/2021 a las 06:00
La sargento primero Arancha Melgarejo Rivarés (Zaragoza, 20 de septiembre de 1974) sonríe con orgullo al relatar que ha recibido una distinción, la única a título individual, del Ministerio de Asuntos Sociales y Agenda 2030, a propuesta de la Red de Protección Animal, en reconocimiento a sus “servicios policiales para la protección de los animales”. Lleva en la Guardia Civil desde el año 2000 (antes fue militar), está casada y es madre de tres hijos. Desde hace 6 años, desempeña su labor en el Seprona navarro. Recibió el galardón de la Dirección General de Protección Animal en octubre en Madrid, junto a otros agentes de Policía Nacional o policías locales. “Se hacen un poco eco de mi curriculum y me comentan la propuesta y que van a dármelo, me emociona mucho”, explica, en una jornada en la que se distinguieron además otras actuaciones recientes en defensa de los animales que han tenido cierto eco mediático, como el rescate de un centenar de caniches en Madrid, señala.
Para mí ha sido el premio de mi vida. Me ha hecho muchísima ilusión, sobre todo porque hayan pensado en mí. La Red de Protección Animal que me propone está formada por varias asociaciones de animales, y con muchas de ellas he tenido contacto a lo largo de mi trayectoria, entonces es un empujón a la labor que haces”.
GALLOS, ELEFANTE Y CABRAS
Entre las investigaciones que ha llevado a cabo y que rescatan en su razonamiento a la hora de darle el premio, Melgarejo cita una sobre peleas de gallos que conluyó a principios de este año. Gracias a ella se localizó en una finca de la Cuenca de Pamplona un corral con animales preparados para la pelea. “Uno de los gallos presentaba la pérdida del ojo derecho y su resposable no justificaba ni quién ni el porqué se habían realizado esas mutilaciones”, dijo. Otra de ellas, quizá la que más eco tuvo por lo impactante del hallazgo, fue sobre el comercio ilícito con piezas de elefante disecado. Se halló en una nave de la ciudad una cabeza disecada a tamaño real de un elefante africano, incluida la trompa y dos colmillos de resina y fibra de vidrio. Los investigadores calcularon que su precio en el mercado negro podría rondar los 14.000 euros y su destino, posiblemente, fuera el de, a modo de trofeo de caza, decorar la pared de alguna vivienda. La pieza de elefante, procedente de Zimbabwe, pudo llegar a España de manera legal, procedente de cacerías legales y autorizadas. En este tipo de importación lo que no está permitido es el comercio de dichos trofeos (su venta o cesión posterior).
Cabeza de elefante recuperada en Pamplona en marzo de 2019
Cabeza de elefante recuperada en Pamplona en marzo de 2019dn
Finalmente, Melgarejo rescata también la devolución de tres cabras que activistas se habían llevado de Portugal tras los incendios de 2017 y se encontraban en Navarra. Dos años después de su desaparición en el pueblo luso donde las veneraban como supervivientes de la tragedia, fueron localizadas por agentes del Seprona y devueltas a Penedo, la aldea de pastores donde habían nacido. Los oriundos las recibieron entre lágrimas, recordaba Melgarejo. “De los incendios solo logró sobrevivir una cabra, que dio a luz estos cabritillos, que de alguna manera se convirtieron en símbolo de futuro para ellos”.
Cambiando la perspectiva, mirando hacia el futuro, Melgarejo aborda los retos profesionales que esperan al Seprona y al trabajo policial en relación al medio ambiente. “El de los residuos va a ser el delito del siglo XXI. Ese y los cambios legales que van a hacer de los animales un miembro más de la familia”, señala esta sargento, que antes pasó por Seguridad Ciudadana. “Cada día nos encontramos con más concienciación contra el cambio climático, aunque aún hace falta más”, y apuntó al incremento de investigaciones relacionadas con el tráfico de especies y el comercio ilícito de marfil de mamut. “El calentamiento global ha derivado en un deshielo que ha hecho que prolifere la aparición de restos de mamuts, hasta ahora congelados, que se están vendiendo en el mercado negro”, cuenta.
volver arriba

Activar Notificaciones