Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Peligros en Internet

Los ciberdelitos prosiguen su escalada en Navarra y crecen un 40% hasta los 12 diarios

Un informe recoge 4.465 en 2020 en Navarra, el 87% estafas informáticas

Ampliar Imagen de archivo de un hacker
Imagen de archivo de un hackerArchivo
Publicado el 30/10/2021 a las 06:00
La ciberdelincuencia está en auge, de la mano del incremento de la vida a través de la pantalla. Más transacciones económicas, más bizum y banca on-line, relaciones de pareja a través de internet, intercambio de información empresarial sensible, material sexual o simplemente amenazas vía cualquier aplicación de mensajería. El delito se ha reconvertido en modo virtual y sus cifras siguen disparadas. De 2019, con 3.211 hechos presuntamente delictivos cometidos en Navarra relacionados con las tecnologías de la información y las comunicaciones, se ha pasado a 4.465 en 2020, lo que supone un incremento del 38%. De media, implica la comisión de una docena de estos hechos cada día. Hace ya meses que se ha convertido, de lejos, en el delito más cometido, superando al hurto, que tradicionalmente encabezaba ese ránking.
Las cifras vienen detalladas en el VIII Informe sobre Criminalidad elaborado por la Dirección General de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, del Gobierno de España. Del total de ciberdelitos conocidos en Navarra , el 87,4% (3.903) fueron fraudes informáticos (estafas). A mucha distancia le siguieron las amenazas y coacciones cometidas a través de internet (264 casos), que representan el 5,9%, y los delitos de falsificación informática (123), que suponen el 2,7%, según el informe. Se citan también 80 casos de delitos relacionados con el acceso e interceptación ilícita, los delitos sexuales (43), contra el honor (25), las interferencias en los datos y el sistema (23) y aparecen 4 casos de posibles delitos contra la propiedad industrial intelectual.
El informe señala que, en el conjunto del país, el perfil del ciberdelincuente es un hombre (73,3% de los detenidos o investigados), de entre 26 y 40 años y de nacionalidad española, presuntamente implicado en la comisión de fraudes informáticos, amenazas y coacciones y delitos sexuales. En el caso del sexo femenino, la mayoría de los arrestos se han llevado a cabo por fraudes informáticos, amenazas y coacciones y por el delito de falsificación informática.
Por lo que respecta a las diferentes infracciones penales, los datos establecen que las causas por las que las personas de sexo masculino han sido objeto de detención/investigación han sido principalmente por estafas, amenazas y pornografía de menores. Entre las razones para actuar contra las responsables de sexo femenino destacan las estafas, amenazas y la usurpación de estado civil.
BUENOS HÁBITOS DE SEGURIDAD
Ante el crecimiento disparado de este tipo de prácticas, los distintos cuepos policiales unifican el mensaje para ciudadanía, empresas e instituciones y apelan a la concienciación y la adopción de buenos hábitos de seguridad para frenar la ciberdelincuencia. Este concepto es muy amplio y abarca todos los delitos de estafa ideados utilizando cualquiera de las modalidades delictivas empleadas en Internet como el fraude relacionado con un supuesto soporte técnico (normalmente un malware adjunto a un link). Asimismo se tiene en cuenta la estafa de inversiones a través de ofertas engañosas de alta rentabilidad (tanto en moneda de curso legal como en criptomoneda), una modalidad de extorsión que ha registrado un incremento reciente. Los investigadores especializados en estas ramas de los delitos estiman además que la cifra negra de delitos ocurridos, pero no denunciados, puede ser elevada, debido a factores como la pequeña cuantía de algunas estafas, por vergüenza de sacar a la luz las comunicaciones mantenidas con terceros o incluso por temor a represalias.
Por todo ello insisten en que se considera clave para prevenir la ciberdelincuencia la concienciación entre los ciudadanos de los riesgos de la navegación por el ciberespacio, especialmente en colectivos más vulnerables como personas mayores o menores, por lo que se aconseja incrementar la autoprotección a través de hábitos seguros en el uso de Internet y de las nuevas tecnologías en general, y no ceder a ningún tipo de chantaje en concepto de pago o rescate.

Especialización y más agentes para que la víctima denuncie

Seis componentes más, liderados por el cabo Luis Berniche, engrosan el equipo de trabajo en relación a los delitos informáticos en la Comandancia de la Guardia Civil de Navarra. Suman sus esfuerzos a la trayectoria del EDITE, acrónimo del equipo de Delitos Informáticos, que lleva años atendiendo los casos más graves de estafas o extorsiones por internet, tanto a particulares como a empresas. “Viendo la cantidad de denuncias por estafa que nos llegaban a diario se le ha dado una vuelta de tuerca al trabajo con este asunto y desde el 1 de octubre hemos reforzado este grupo”, explica Víctor Obarrio, capitán de la Policía Judicial. Los nuevos ‘fichajes’, denominados Equipo @, trabajan en las delegaciones de la Guardia Civil en todo el país. “La idea es unificar doctrinas, criterio, encontrar coincidencias entre denuncias que puedan apuntar a phising masivos y tener entonces mayor fuerza a la hora de, por ejemplo, solicitar una orden europea para conseguir datos de un número de cuenta”. Para ello, los miembros del @ recepcionan esas denuncias, mayoritariamente hechas por víctimas de una estafa o un cargo fraudulento a una cuenta bancaria (número de cuenta, número de tarjeta, los movimientos de esa cuenta, los correos electrónicos que hayan podido remitir a la víctima, o un pantallazo de un SMS o de una conversación por una aplicación de mensajería instantánea”.
Todo eso ya se pedía desde el EDITE pero la labor de los agentes añadidos al equipo pasa por descargar de trabajo a los investigadores en casos de mayor envergadura y también proporcionar un trato cercano al ciudadano. “Seguir su caso, preguntar si el banco ha reintegrado el dinero (no ocurre en todas las estafas, puesto que hay modus operandi que implican un consentimiento de la víctima, como en algunas páginas de juego, por ejemplo) y relatar si los agentes están cerca o no de llegar al autor del delito”, detalla Berniche.
Lo ideal es no caer en ningún ardid de estas características pero, si ha ocurrido, Obarrio insiste en que no dé pereza denunciar. “Y más si hay una falsificación o se ha enviado un escáner de un DNI, la cartilla del banco u otra documentación que pueda servir para una suplantación de identidad por internet. Además de contribuir a perseguir el delito, la denuncia es muchas veces la única vía de poder restituir ese dinero estafado”.

Las cifras de la ciberdelincuencia

66% de los países miembros de Europa han informado del considerable aumento de dominios maliciosos registrados con la palabra ‘covid’ o ‘corona’ para sacar partido del número creciente de personas que buscan información en internet sobre la covid-19
Covid-19 como objetivo. Los ciberdelincuentes están aprovechando la pandemia para lanzar ataques de ransomware contra las insfraestructuras esenciales e instituciones sanitarias encargadas de hacer frente a la covid-19.
99,8 por ciento de los jóvenes entre 16 y 24 años afirman haber accedido a la red en los últimos tres meses, porcentaje que se reduce a un 69,7% entre las personas con edades comprendidas entre los 65 y los 74 años .
50% Uso por sexos. Por segunda vez en la serie histórica, se iguala el porcentaje de uso de internet de mujeres y hombres.
93% de menores entre 10 y 15 años han utilizado el ordenador y accedido a internet en los 3 últimos meses. Tanto en el acceso a ordenadores como en el acceso a internet, las niñas tienen porcentajes más altos que los niños, extremo que no se da en la población en general.
53,8% de las personas encuestadas en 2020 reconocen haber realizado alguna compra empleando internet. La cifra triplica el 18,6% que lo admitía en 2011. Por sexo, los hombres muestran mayores cifras porcentuales que las mujeres (54 frente al 53%), aunque esta diferencia con el paso de los años se viene reduciendo paulatinamente.
25-34 años. Son las personas con edades comprendidas en este intervalo las que más compras realizan a través de internet (73%). Por otro lado, las personas de 65 a 74 años confiesan que solo un 20,5% realiza compras por internet,
95% de viviendas en España tienen acceso a internet. El porcentaje está por encima de la media europea (91%). En la actualidad, España ocupa el quinto lugar compartido con Dinamarca como el país de la UE con más viviendas con acceso a internet.
133.155 incidentes de ciberseguridad gestionados en 2020 por Incibe-Cert. Los más frecuentes, los de tipo malware, seguido de los fraudes. En los incidentes gestionados por sector estratégico destacan los cometidos en el sector tributario y financiero, seguido del sector transporte y el sector energía.
16,3% es el porcentaje que representa la cibercriminalidad sobre el total de infracciones penales. El peso proporcional que va adquiriendo dentro del conjunto de hechos penales es innegable. En 2016 apenas representanta un 4,6%.
14% del total de hechos conocidos logran esclarecerse. Los detenidos e investigados en esta materia en 2020 han alcanzado la cifra de 11.280.
215.507. Es el total de victimizaciones registradas por el conjunta de las Fuerzas de Seguridad en 2020, un 29,7% más que el año anterior. La mayoría de las víctimas de la ciberdelincuencia pertenecen al sexo masculino (51,8%), tienen mayoritariamente entre 26 y 40 años, y son objeto, principalmente, de los delitos de fraude informático, amenazas y coacciones, así como falsificación informática. Según este análisis, las mujeres exceden en porcentaje a las víctimas de sexo masculino cuando se trata de hechos relacionados con el acceso e interceptación ilícita, falsificación informática y delitos sexuales.
87% de las víctimas son españolas, frente a un 13% extranjeras, donde prevalecen Rumanía, Marruecos e Italia.
3.430 menores de edad fueron víctimas de uno de estos delitos en 2020. En general, este colectivo es el más vulnerable a hechos como amenazas, coacciones y hechos de índole sexual.
volver arriba

Activar Notificaciones