Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Salud

Los hematólogos reclaman un acceso más rápido a nuevos fármacos

Afirman que tardan 18 meses de media desde que la EMA los aprueba, cuando en Alemania cuesta tres meses

Izda a dcha, Felipe Prósper y Ramón Lecumberri (CUN), Ramón García y Joan Carles Reverter (presidentes SEHH y SETH) y Víctor Jiménez
Izda a dcha, Felipe Prósper y Ramón Lecumberri (CUN), Ramón García y Joan Carles Reverter (presidentes SEHH y SETH) y Víctor Jiménezbuxens
Publicado el 14/10/2021 a las 06:00
Un acceso más rápido a los medicamentos innovadores así como menos restricciones para prescribir fármacos seguros y útiles, como los anticoagulantes orales directos que han permitido seguir tratando durante la pandemia a muchos pacientes que no podían acceder a los controles de sintrom, por ejemplo. Estas son dos de las demandas que los especialistas en Hematología y Trombosis han puesto sobre la mesa con motivo de sendos congresos que se celebran estos días en Pamplona. En concreto, unos 1.900 profesionales participan en el LXIII congreso nacional de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y en el XXXVII congreso de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH).
Según los expertos, el tiempo de demora para las nuevas terapias hasta que llegan a los hospitales supera, de media, los 18 meses desde que las aprueba la Agencia Europea del Medicamento mientras que en países como Alemania están accesibles entre 1 y 3 meses después. “El principal motivo suele ser el precio de los tratamientos”, indicó Ramón García Sanz, presidente de la SEHH. Y destacó la importancia de acceder a los fármacos para tratar pacientes con enfermedades hematológicas malignas y hereditarias.
Los expertos van a tratar sobre los avances en la especialidad, como la terapia CAR-T, y el papel que han jugado en la pandemia. “La covid es una enfermedad trombótica”, indicó Joan Carles Reverter, presidente de la SETH. De hecho, apuntó que las restricciones y el miedo de acudir a los hospitales han supuesto enfermedades trombóticas más graves, con mayor extensión, infartos e ictus más graves. A la vez, han comprobado que los pacientes hematológicos son más sensibles a la covid-19 ya que la mortalidad en estos pacientes infectados ha alcanzado al 35%.

Mañana, colecta del Banco de Sangre y Adona

El Banco de Sangre y la Asociación de Donantes de Sangre (ADONA) realizarán una colecta extraordinaria de sangre este viernes en la plaza del Baluarte con motivo de los congresos de las sociedades de Hematología y Trombosis. La colecta está abierta a toda la ciudadanía y se realizará en la unidad móvil que el Banco pondrá junto a la carpa habilitada en la plaza de Baluarte, de 9:30 a 13:30 horas. Las personas interesadas pueden pedir cita en la web adona.es. Además, el sábado se celebrará la carrera solidaria en favor del paciente hematológico en los fosos de la Ciudadela de Pamplona, cuya recaudación se donará a ADONA. La carrera tendrá dos recorridos, de 5 y 10 km, y la salida se situará en el acceso a los fosos por la Avenida del Ejército, frente al edificio Singular. La inscripción es de 10 euros.

​Joan Carles: “Un 40% de pacientes con covid en la UCI sufren trombosis”

Joan Carles Reverter, presidente de la SETH, apuntó ayer que la covid-19 es una enfermedad trombótica. “La trombosis es la oclusión de un vaso que afecta a un territorio vascular. Puede ser venosa o arterial”.
¿Qué relación hay entre covid y trombosis?
Se producen fenómenos de microtrombosis muy relacionados con el problema respiratorio, y trombosis tanto de venas como de arterias. De un 5% a un 10% de los pacientes que ingresan por covid sufren trombosis, un 40% en los que están en UCI. También puede aparecer en asintomáticos.
¿Por qué se produce este problema?
El virus está en los pulmones donde tiene un efecto que acaba formando fibrina- una parte de los trombos en el alveolo pulmonar- y también se difunde en otros territorios. La sangre pasa por los pulmones y se produce una activación de los mecanismos de defensa que son, en parte, la coagulación. Se activa y si encuentra un territorio propenso provoca una oclusión. La covid incrementa la coagulación y puede llevar a la disminución local de la capacidad de destrucción de trombos.
¿Cómo tratan a los pacientes?
Con anticoagulantes. Lo que se ha matizado es cómo prevenirlo y a qué dosis.
¿Se puede prevenir?
Los pacientes con covid cuando ingresan en un hospital y de manera sistemática ahora van anticoagulados.
¿Y los pacientes que están en casa?
Se aconseja que los que van a estar inmovilizados, total o parcialmente, hagan prevención. Si tienen movilidad correcta, no.
¿A qué porcentaje de población afecta la trombosis?
Si sumamos arterial y venosa sería la primera causa de muerte. La mayoría de enfermedades graves acaban con una trombosis y mueren muchos pacientes, a parte de las trombosis primarias como infarto o ictus. El número de muertos por infarto o ictus es equivalente al de muertes por trombosis venosa. Muchas son prevenibles.
¿Cómo se pueden prevenir?
Con terapias y fármacos antitrombóticos (antiagregantes, como la aspirina, o anticoagulantes, como el sintrom) y formas de vida: evitar la obesidad, sendentarismo, dieta mediterránea y desde los 45-50 años controlar la tensión arterial.
¿Qué cambios ha traído la pandemia ?
El uso de anticoagulantes directos no estaba financiado en la trombosis venosa. Con la covid bajó la movilidad y en algunos pacientes se cambiaron los fármacos como el sintrom a fármacos directos (orales). Nos han ido bien. A la larga bajan las complicaciones pero el presupuesto es el que es.

“La terapia CAR-T para destruir tumores ya es una realidad”

Felipe Prósper Cardoso, especialista de Hematología de la CUN y presidente del comité organizador del congreso, destacó que si algo ha puesto de manifiesto la pandemia es la importancia de la investigación. “No es un lujo. Es una necesidad real y cambia las sociedades”. Y, además, se ha visto la necesidad de colaborar y trabajar juntos. Son las dos lecciones, afirma.
¿Cuál es el paciente hematológico?
Aquel que tiene enfermedades que afectan a su sistema inmunológico, de fabricación de las células de la sangre, y también problemas que tienen que ver con la coagulación y trombosis.
Es decir, leucemias, linfomas...
Sí, pero suponen un porcentaje pequeño. La incidencia oscila entre 1-4 casos por cien mil habitantes al año mientras que en las trombosis es del 3% de la población.
Se identifican con problemas potencialmente mortales.
Son enfermedades tratables. Los tratamientos han mejorado. La mortalidad ha bajado gracias a la mejor identificación, un mejor diseño de tratamientos y disminución de efectos adversos.
Una de las novedades es la terapia CAR-T. ¿En qué consiste?
Es una combinación de terapia celular y terapia génica. Consiste en utilizar las propias células, los linfocitos que nos defienden de las infecciones y los tumores, para que sean más eficaces y destruyan células tumorales, sobre todo de leucemias y linfomas. Es donde ha demostrado su eficacia.
¿Es ya una realidad?
Sí. Ya hay cinco fármacos aprobados por la Agencia Europea del Medicamento y dos están en España.
¿Va a revolucionar los tratamientos de las enfermedades hematológicas?
Ya se están revolucionando. Pacientes con linfomas, leucemias están teniendo una opción terapéutica nueva con resultados muy buenos. En principio es para leucemias, linfomas y mielomas.
¿Cuál es el camino de la investigación?
Las células CAR-T, los anticuerpos monoclonales, la terapia génica así como los anticoagulantes orales y la medicina de precisión; es decir, medicinas diseñadas para tratar enfermedades derivadas de alteraciones genéticas concretas. Se trata de atacar la causa genética de la enfermedad.
Un tratamiento para cada paciente.
Un tratamiento personalizado. Es un proceso en desarrollo. No es realista hablar de un tratamiento para cada paciente pero sí de uno más dirigido por las características de la enfermedad en cada paciente.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones