Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Crimen de Cáseda

Jurado popular en tiempos de covid-19

Estarán más separados en la sala y cuando se retiren a deliberar lo harán en dos grupos. También comerán en dos tandas, con menús individualizados. La pandemia también afecta a juicios como el del triple crimen de Cáseda, que empieza mañana

Jurado popular en tiempos de covid-19
Jurado popular en tiempos de covid-19
Publicado el 23/05/2021 a las 06:00
Este lunes a las diez de la mañana, 25 personas están citadas en la primera planta del Palacio de Justicia. Son los candidatos a formar parte del jurado popular que enjuiciará el crimen de Cáseda, el que deberá determinar si los tres acusados son o no culpables y cuál fue su participación. Además de ser uno de los juicios más importantes de este año en Navarra, también será el primero que se celebra con jurado popular en tiempos de pandemia. Y esto acarrea novedades.
Las principales llegarán a partir de la segunda semana, cuando tengan que aislarse para deliberar. Está previsto que el próximo lunes, después de cinco sesiones de juicio, el presidente del tribunal (el magistrado José Francisco Cobo, de la Sección Segunda de la Audiencia) les entregue el objeto del veredicto, una serie de preguntas acerca de la implicación que tuvieron los acusados en los crímenes. Siempre serán cuestiones sobre hechos (si los consideran probados o no, si ven culpables o no a los acusados,...) y nunca sobre aspectos que exijan conocimientos jurídicos.
Una vez recibido este cuestionario, los nueve miembros del jurado se retirarán a una estancia amplia y restringida que hay junto a la sala de vistas del jurado. A partir de entonces ya quedarán aislados del exterior hasta que alcancen un veredicto: no pueden tener contacto con otras personas y se les retiran los teléfonos móviles. Todo lo que ocurra en esta sala, donde hay sofás, una mesa grande y una cocina, será secreto. Los dos suplentes también quedarán confinados, pero en otra habitación.
Para declarar probado cualquier hecho que perjudique a los acusados se requiere de siete votos, mientras que para los favorables es suficiente con cinco. Todo se delibera en esta estancia, de la que no pueden salir en todo el día y donde están custodiados por la Policía Foral. Y si hasta ahora deliberaban y comían juntos en la misma sala, en este caso se separarán en dos grupos, según explica la Dirección General de Justicia del Gobierno de Navarra. También se ha extremado la precaución en lo relativo a la comida, que se les lleva a través de un servicio de catering: se ha previsto un menú en el que no se comparta ningún utensilio o envase y cada miembro del jurado tendrá su menú individualizado. En todo momento, salvo para comer, tendrán que llevar la mascarilla y guardar la distancia de seguridad.
Si al acabar el primer día no hay veredicto, el jurado será trasladado a un hotel, que ya se encuentra reservado, donde está prohibido hablar del caso. Cada jurado tendrá su habitación y allí pasará la noche. Y a pesar de que según un estudio lo primero que hacía un jurado al entrar en la habitación del hotel era descolgar el teléfono, los aparatos no tendrán línea con el exterior. En las estancias comunes del hotel, también durante la cena y el desayuno, estarán custodiados por la policía, que además de velar por su seguridad comprobará que los jurados no hablan del caso.
En estas circunstancias de pandemia, las medidas de prevención serán las habituales en un hotel en esta situación. Según la última orden foral, se deberá guardar la distancia de 1,5 metros y en el restaurante también deberán respetar las restricciones vigentes. El resto del día, hasta alcanzar un veredicto, lo pasarán en el Palacio de Justicia.
S MESAS EN LA SALA
Pero este escenario llegará a partir de la semana que viene. Este lunes será el día para elegir el jurado. Uno a uno, los seleccionados al azar de una lista de 500 (se obtiene cada dos años del censo electoral) irán pasando ante magistrado, fiscal y abogados, quienes les formularán diversas preguntas. Las acusaciones tienen derecho a recusar a cuatro candidatos y las defensas a otros tantos, sin falta de alegar motivo alguno. Así, hasta que salgan los nueve titulares y los dos suplentes que enjuiciarán el caso y que cobrarán 67 euros por día y dietas por desplazamiento, ya que no se aíslan hasta que se acaba el juicio.
Durante las sesiones, los once miembros del jurado se sientan habitualmente a la derecha del tribunal, en un estrado con dos filas. Enfrente se sitúan las partes. Debido a la pandemia, se han habilitado algunas mesas más para que puedan mantener la distancia de, al menos, metro y medio. También deberán llevar mascarilla, como dotas las personas presentes en la sala. Durante todo el juicio, las normas serán las habituales durante estos meses: sillas entre el público con la separación exigida, fundas plásticas de protección para los micrófonos y que se cambian cada vez que interviene una persona distinta en el mismo micro, gel hidroalcohólico, productos por si alguien quiere desinfectar su silla y mesa... Lo que no cambia es la función del jurado, decidir si los acusados son o no culpables.
CLAVES

1. Delitos que juzgan. Homicidios y asesinatos, amenazas, omisión del deber de socorro, allanamiento de morada, incendios forestales, infidelidad en la custodia de documentos, cohecho, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, fraudes y exacciones ilegales, negociaciones prohibidas a funcionarios e infidelidad en custodia de presos.

2. Quiénes pueden ser jurados. El único requisito es tener más de 18 años y saber leer. Cada dos años, en Navarra se toma el censo electoral y se sortean al azar 500 personas. Serán los encargados de enjuiciar los casos en los siguientes dos años. El último sorteo en Navarra se hizo en octubre.

3. Un juicio concreto. Antes de un juicio se eligen al azar 36 personas (el mínimo son 20) de entre esos 500. De ahí se retirarán a las personas que tienen prohibido participar en jurados: tener interés directo o indirecto con la causa, tener relación con alguna de las partes, haber intervenido como perito, testigo o intérprete en la causa, y tener relación o parentesco con el juez, fiscal, abogados, procuradores y secretarios judiciales de la causa. Después, hay varias excusas para no ser jurado : tener más de 65 años, haber participado de forma activa en algún jurado en los cuatro años anteriores, sufrir grave trastorno por cargas familiares, desempeñar un trabajo de interés general y cuya ausencia origine importante perjuicios, vivir en el extranjero, militares en servicio y los que aleguen otra causa que les “dificulte de forma grave ser jurado “. Los que pasen (un mínimo de 20), serán los candidatos finales.
volver arriba

Activar Notificaciones