Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Normativa

Códigos antibotellón: así regulan el resto de capitales de España

Pamplona prohibió beber en la calle el 12 de agosto. Por la covid. Con el melón abierto sobre qué pasará después, otras ciudades también aprietan

Policía Municipal controla cada fin de semana posibles zonas de concurrencia juvenil. En la imagen en el parque de Aranzadi.
Policía Municipal controla cada fin de semana posibles zonas de concurrencia juvenil. En la imagen en el parque de Aranzadi.
ARCHIVO
Actualizada 09/05/2021 a las 06:00

Está claro que no es sencillo. Si uno introduce la palabra ‘botellón’ en el buscador por excelencia, en apenas 57 segundos brotan más de cuatro millones de resultados. Noticias, informes o artículos divulgativos que hablan de los múltiples perjuicios de la ingesta incontrolada de alcohol. También se especifican sanciones, normativas, planes de prevención... Un sinfín de alternativas que convergen en una misma posición: intentar que los jóvenes no miren al botellón como esa posibilidad de ocio tan llamativa.

Pamplona, que acaba de abrir de nuevo la caja de Pandora de un tema cuanto menos complejo, apuesta por la prevención, avisando de que necesita del refuerzo del Ejecutivo para regular el horario de venta de este tipo de bebidas. Y lo hace mientras está vigente un decreto que prohíbe la celebración del botellón desde el pasado 12 de agosto; con multas de hasta 600 euros por incumplir las medidas de seguridad impuestas por Sanidad con motivo de la pandemia. Una norma que caerá por su propio peso cuando las vacunas y la responsabilidad llamen a la puerta.

Te puede interesar

Ahora bien, ¿qué sucede en otras capitales de provincia? ¿Cómo regulan este problema en Aragón, País Vasco o La Rioja? En este reportaje se recogen unas breves pinceladas de soluciones que sus ayuntamientos plantean para, si no detener, al menos acotar el problema del botellón.

ZARAGOZA. SANCIONES POR TRABAJOS COMUNITARIOS

Son de las pocas ciudades que acaban de incorporar a su elenco normativo una nueva ordenanza dirigida a controlar esta conducta del botellón. La urgencia de su aprobación, en octubre de 2020, estuvo motivada por la necesidad de controlar la situación excepcional de emergencia sanitaria. De ahí que esté explícitamente prohibida esta práctica. “Además de ser un evidente problema de salud pública a corto y largo plazo, genera molestias entre los vecinos y problemas de suciedad y salubridad generales”, explican desde el propio consistorio.

De forma complementaria, Zaragoza está diseñando un plan de ocio juvenil y tienen sobre la mesa la posibilidad de sustituir las sanciones a jóvenes que realizan botellón por trabajos a la comunidad. Bien sea limpieza, servicios sociales, etc. “La prevención y la educación son importantes”, añade la institución.

VITORIA. UNA ORDENANZA CON 30 AÑOS DE VALIDEZ

Su publicación en 1990 elevó a Vitoria como referente en políticas de intervención respecto al consumo de alcohol por parte de la población juvenil. De hecho, más de 30 años después, sigue siendo válida. Y es que la norma, en síntesis general, impulsa cuatro peldaños fundamentales. Por un lado, prohibe expresamente el consumo de alcohol en la vía pública. También regula la venta de alcohol a menores, promueve la prevención del consumo de alcohol en menores con acciones educativas; y, finalmente, interviene en el campo de la publicidad y otros aspectos paralelos.

Asimismo, prosiguen desde el consistorio local, el botellón está relacionado con otros aspectos de actuación municipal como la limpieza, el ruido... “Hay un ‘Plan de Acción’ para un ocio nocturno responsable en el Casco Medieval”, citan como ejemplo.

LOGROÑO. PROHIBICIÓN Y EN VALOR LA CONVIVENCIA

Recién modificada. Logroño ha incrementado las trabas para quienes piensen que realizar un botellón puede estar a la orden del día. Y lo ha hecho con la certeza de que fomentar las conductas cívicas previniendo actuaciones perturbadoras debe ser prioritario. El texto, en vigor desde marzo de este año, sanciona las aglomeraciones que dificulten o impidan el normal uso de vías o espacios públicos, que alteren las condiciones medioambientales, de limpieza, estética o ruidos de la zona perturbando el descanso del vecindario. Por descontado, el documento establece también como infracción el consumo de bebidas alcohólicas en las vías o espacios públicos fuera de los locales de hostelería debidamente autorizados (terrazas, veladores, etc.).

Al igual que sucede en Zaragoza, la ordenanza riojana prevé que las sanciones económicas se puedan cambiar por trabajos en beneficio de la comunidad. El proceso se inició en agosto para proporcionar más cobertura a quienes actúan contra el botellón, ya que el anterior documento dejaba cada caso a la interpretación policial.

BILBAO. REFORZAR LA CONVIVENCIA CIUDADANA

Centrado en el botellón, el capítulo II de la Ordenanza de Espacio Público de Bilbao prohibe especialmente esta práctica cuando pueda alterar gravemente la convivencia ciudadana con independencia del número de personas congregadas. Para ello, desgrana tres supuestos: que las reuniones sean masivas o inviten a aglomeraciones; que el consumo se exteriorice en forma denigrante para el resto de usuarios de los espacios públicos; y, como tercera circunstancia, que exista afluencia de menores o la presencia de niños y niñas y adolescentes. En resumen, no se permite la ingesta de bebida que no proceda de locales de hostelería en la calle o espacios públicos.

PALMA DE MALLORCA. CONTRA EL 'TURISMO DE EXCESOS'

Palma de Mallorca, uno de los epicentros turísticos de las islas Baleares, aprobó su ordenanza en 2018 como una forma de frenar el llamado “turismo de excesos”, tal y como lo calificaban los ediles mallorquines. El texto incluye prácticas del llamado ‘balconing’, que se ha cobrado varias vidas en los últimos años. La capital balear contempla para quienes incumplan importantes sanciones económicas de hasta 3.000 euros en los casos más graves.

MADRID. UNA GUERRA QUE NO TERMINA

En Madrid, el consumo de alcohol en la vía pública está sancionado desde 2002. Una guerra que estos meses de coronavirus ha tenido que pisar el acelerador para no perder la trayectoria, con el cumplimiento férreo del distanciamiento social y el uso de la mascarilla. Pese a la prohibición, los botellones siguen disparados por la capital del país.

BARCELONA. COBERTURA LEGAL PARA TODOS

La capital catalana ya aplica multas para estos supuestos, que son de 100 euros por consumo aislado individual en la vía pública (15 euros si se paga por anticipado) y de 600 euros cuando es en grupo y provoca molestias. Recordemos que en julio la Generalitat prohibía el botellón en toda la comunidad, con sanciones que pueden llegar a alcanzar los 15.000 euros. La directriz venía a indicar que cada municipio tendría que encargarse de velar por el cumplimiento, sobre todo en calles y playas.

DONOSTI. NORMATIVA REFORZADA POR COVID

Desde el Ayuntamiento de San Sebastián explican que la norma que rige ahora mismo en sus calles con respecto a la tendencia del botellón no es otra que la aplicación directa de su ordenanza municipal. “Se refiere al consumo de alcohol en la calle, a lo que se le unen las restricciones asociadas al estado de alarma. Es decir, toque de queda y limitación de grupos de personas”, cuentan.

En concreto, es el artículo 15 de la ordenanza sobre civismo el que recoge que queda prohibido el consumo de bebidas en grupo cuando ello genere molestias e imposibilite el disfrute de los espacios públicos por parte de otros usuarios.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE