Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Fallecimiento

Muere Rafael Gurrea, expresidente del Parlamento de Navarra y exconsejero

Militó en la UCD y después en UPN, donde fue el secretario general durante diecisiete años

Rafael Gurrea, en 2007 en el despacho de presidente del Parlamento foral, que ocupó durante los cuatro años anteriores.
Rafael Gurrea, en 2007 en el despacho de presidente del Parlamento foral, que ocupó durante los cuatro años anteriores.
Actualizada 24/02/2021 a las 10:40

Rafael Gurrea Induráin, presidente del Parlamento de Navarra entre los años 2003 y 2007, y vicepresidente y consejero del Gobierno foral entre 1996 y 2003, falleció el martes en Pamplona a los 80 años. Casado con María Pilar Mondurrey, tenía tres hijos.

Nacido en Lumbier el 10 de junio de 1940 y profesor de EGB, dejó de ejercer la enseñanza en 1990. Antes, enseñó en colegios de su localidad de origen, Armañanzas y Pamplona. Trabajó durante seis años en la Dirección Provincial del Ministerio de Educación y durante 22 años como profesor de adultos en Potasas de Navarra.

El primer cargo público de Rafael Gurrea fue el de alcalde de Burlada en 1974, designado por parte del gobernador civil y ostentando la vara de mando hasta 1979. En 1975, fue nombrado miembro del Consejo Foral. Al crearse UCD, en 1978 ingresó en el partido y fue su secretario general en Navarra. Un año después fue elegido parlamentario en las listas de UCD por la Merindad de Sangüesa y ocupó la vicepresidencia del Parlamento entre 1979 y 1983. Al disolverse UCD pasó a UPN, formación en la que militó desde 1983 y cuya secretaría general ocupó desde 1985 y a lo largo de diecisiete años.


Gurrea fue además parlamentario foral en las legislaturas entre 1979 y 2007, y formó parte del Gobierno de Navarra de 1996 a 2003, como titular de los departamentos de Presidencia e Interior y de Administración Local. La presidencia del Parlamento entre los años 2003 y 2007 supuso su última responsabilidad pública y el broche a su periplo político público.

 

DE UCD A UPN

Dos siglas han jalonado la trayectoria política de Rafael Gurrea, las de UCD y UPN. Asumió la presidencia de Unión de Centro Democrático cuando Jaime Ignacio del Burgo renunció al cargo en diciembre de 1982. El fracaso electoral de UCD en las elecciones de ese año dejaba al partido de Adolfo Suárez sin futuro. Gurrea fue “el encargado de tomar las medidas del bien morir de UCD, de liquidar la entidad”, según explicó él mismo en el libro Veinte años al servicio de Navarra.

Con la desmembración de UCD, el 10 de marzo de 1983 recalaron en UPN centristas como Alfredo Jaime, Juan González Mateo, Javier Marcotegui y Gurrea, entre otros. Según explicaba en su momento Javier Gómara, uno de los fundadores de UPN, “la mejor manera de integrarlos era darles cargos de responsabilidad y colocarlos en las listas electorales en puestos de salir elegidos”. En las elecciones forales de ese año, Rafael Gurrea iría en el cuarto puesto de la candidatura al Parlamento foral, encabezada por Balbino Bados.

“Quedé un día con Gómara, charlamos de nuestras experiencias desde el partido Social Democrático Foral, fui a la sede del partido y rellené una ficha de afiliación”, relataba Gurrea de su tránsito de UCD a UPN. Los regionalistas querían contar con Gurrea por su experiencia en organización, hasta el punto de que se le ofreció la secretaría general al cabo de unos meses, aunque no la aceptó hasta dos años después, en el Congreso de UPN de 1985, el de los renovadores de Juan Cruz Alli, de un lado, y los históricos de Jesús Aizpún, de otro. Gurrea fue elegido secretario general frente a la candidatura de José Miguel Tabar. “Me recordó a los mejores tiempos de UCD”, dijo Gurrea sobre el ambiente tenso de aquel cónclave. Le caracterizaba una fina ironía. También su pasión por la música de Mozart, en la que decía encontrar alegría; la lectura, ya que le brindaba la ocasión de hablar “con los más sabios”; y una película: Casablanca.

 

FRAGUADOR DE ACUERDOS

Rafael Gurrea estuvo considerado como un fraguador de pactos, un trabajador discreto en favor de unos acuerdos para los que, en el caso del Partido Socialista, tuvo en José Antonio Asiáin a su interlocutor prioritario. Como consejero en las filas del Gobierno, con Miguel Sanz como presidente, Gurrea negoció con el Estado en no pocas ocasiones. “Siempre he acabado muy en paz con quien negociaba. En política es muy importante tener capacidad de olvido. Si no sabes olvidar, estás perdido”, reflexionaba en una entrevista en 2007. Diez años antes, el departamento de Presidencia e Interior que él dirigía elaboró un estudio para que antes de 1999 la Policía Foral asumiese en exclusiva tráfico. Gurrea fue, por tanto, el precursor de un asunto que todavía no se ha cerrado.

Volviendo a los acuerdos, el lumbierino siempre recordaba que nunca había estado más cerca de dejar la secretaría general de UPN que en 1987 y 1988, años en los que se produjo el primer pacto con el PSN. “Muchas personas de las bases de UPN entendían que eso suponía entregarse a los socialistas y que, en concreto, mi postura personal estaba motivada por proceder de UCD. Aquello se salvó al final porque Aizpún estuvo muy firme en la defensa del pacto”, afirmaba.

En 1991, tras el pacto con el PP (que Gurrea no compartía pero pasó a defender al decidirse mayoritariamente en el partido), UPN ganó las elecciones forales y por primera vez formó gobierno, con Juan Cruz Alli de presidente. “Aquel fue un buen gobierno, otra cosa es que Alli, desde la presidencia, hiciera cosas que crearon problemas al partido... Alli siempre estaba al filo de la navaja, creando malestar en todo el partido, incluso entre las propias personas del sector renovador”, afirmó Gurrea. Alli que dejó UPN en 1995 para fundar CDN.

En 1996, tras el fracaso del Ejecutivo tripartito de PSN, CDN y EA, Miguel Sanz formó gabinete y Rafael Gurrea se convirtió en su mano derecha. Sin embargo, Sanz prescindió de él en 2003 para un nuevo Ejecutivo. “El sistema de nombramiento de cargos a dedo por una persona es malo y, como creo que el tiempo me dará la razón, seguiré esperando”, apuntaba Rafael Gurrea cuatro años después.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE