x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PREVENCIÓN DE RIESGOS

Reanimar sin el boca a boca

El coronavirus ha cambiado hasta la forma con que hay que reanimar a una persona en parada cardiorrespiratoria

Hay que evitar las vías aéreas y centrarse en el masaje torácico. Los cambios también afectarán a los socorristas en verano

Los voluntarios de Protección Civil de Berrioplano, formándose en las nuevas recomendaciones.

Los voluntarios de Protección Civil de Berrioplano, formándose en las nuevas recomendaciones.

23/05/2020 a las 06:00
A+ A-

Hasta ahora, para reanimar a una persona en parada cardiorrespiratoria se recomendaba aplicar 30 masajes en el pecho y 2 bocanadas de aire. Pero el coronavirus, de transmisión oral, ha provocado cambios en la forma de proceder para evitar contagios. Ya no se recomienda el boca a boca. Es más, hay que tomar precauciones para evitar que las partículas de saliva de la víctima lleguen a quien practica la reanimación. El lunes, por ejemplo, dos policías municipales de Pamplona junto a una viandante se encontraron a un hombre de 74 años en parada en el barrio de Iturrama, y solo realizaron un masaje cardíaco. A ser posible, la maniobra debe ser de 100/120 masajes por segundo. Un cambio en las recomendaciones que también traerá novedades para los socorristas este verano.

Patxi Bueno, director de formación del Centro Médico Pamplona y profesor especialista en emergencias, explica que si un ciudadano se encuentra a alguien en parada cardiorrespiratoria por la calle, la forma de proceder ha de ser la de taparle la boca (con su mascarilla o colocándole una prensa sobre la boca) para evitar que las micropartículas que salen disparadas durante la reanimación le puedan alcanzar, y así protegerse de un posible contagio. Y comenzar la reanimación al tiempo que se avisa a Sos Navarra y se trata de localizar un desfibrilador. En la mayoría de personas que sufren una parada por la calle, el origen suele ser cardíaco, de ahí que insuflar aire no sea tan prioritario.

Diego Reyero, del ABC que Salva Vidas, afirma que la crisis del coronavirus ha venido ”a simplificar” la forma de proceder”, ya que había muchas dudas de la efectividad del boca a boca. “Para que sea efectivo hay que hacerlo muy bien y los cursos de formación no reproducen cómo es una situación real, porque no es lo mismo un muñeco que una persona, y ya decíamos en los cursos que si no se conseguía levantar el tórax había que dejar de dar ventilaciones y seguir solo con los masajes”, cuenta Reyero, quien recomienda que la comprobación de si alguien no tiene pulso y no respiran (el clásico ver-oír-sentir), que antes se hacía cerca de la boca, se haga ahora a cierta distancia de las vías aéreas.

Reanimar sin el boca a boca

En el caso de los niños, sí que la ventilación es “muy importante”, por lo que ambos profesionales coinciden en que en estos casos merece la pena correr el riesgo de hacer el boca a boca. “Un niño requiere ventilación”, subraya Reyero. “Si un niño entra en parada suele ser por atragantamiento o ahogamiento, de ahí la importancia de insuflar aire. Puede haber un riesgo e contagio, pero es que estamos hablando de la vida de un niño”, remarca Bueno. Además, el coronavirus está mucho menos presente en los niños. Según publicó ayer El País, los menores de 15 años, que representan el 13,5% de la población, apenas representan el 0,55% de los diagnósticos.

Cambios en socorristas

El director de formación del Centro Médico Pamplona ha impartido formación a los voluntarios de Protección Civil de Berrioplano y este lunes lo hará a socorristas de piscinas. Y ellos también tendrán que adaptarse a la nueva situación. Las piscinas, según un decreto foral de 2018, deben contar en su botiquín de urgencia con mascarillas, un balón resucitador y bombona de oxígeno. Pero para este verano deberán contar con EPIS y pantallas protectoras para sus socorristas, de acuerdo con las recomendaciones publicadas por la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias, que son las que siempre se han seguido en los cursos de socorristas. “Los que van a recibir ahora la formación no saben los cambios que vienen. Y hay que hacer una formación lo más real posible y reflejar lo que supone hacer todos esos esfuerzos, que son muchos, con una EPI”. En casos de piscinas grandes, los dos socorristas, con protección, podrán repartirse las tareas (uno con el balón, insuflando aire, y otro con los masajes cardíacos), pero en instalaciones con un solo socorrista, alerta Bueno, esto no va a ser posible y recomienda practicar solo el masaje (antes se añadía el boca a boca, pero ahora no se va a poder) o contar con la colaboración de un espontáneo que haga el masaje mientras el socorrista introduce aire con el balón, un instrumento que Bueno recomienda a los Ayuntamientos que incluyan junto al desfibrilador. “Son los tiempos que vienen y con estas recomendaciones tendremos que trabajar”, concluye.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra