x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA CON FUTURO

En el trabajo: jóvenes, mayores y viceversa

Seis directivos, de entre 40 a 69 años, y cuatro jóvenes, de entre 18 y 29 años, se dijeron el martes cara a cara qué piensan los unos de los otros de sus cualidades a la hora de trabajar

Fotos de Laura  Urquizu. Danny Imízcoz, Javier Olloqui, José Santos y Juan Manuel Sinde. De pie:  Luis Campos y Josune  Prieto. A la derecha, sentados, empezando por  la izquierda: Íñigo Adín, Roberto Cabezas, Aare Castilla,  Maite Losarcos, Ana Larráyoz y Taig Mac Carthy.

Sentados, a la izda: Laura Urquizu. Danny Imízcoz, Javier Olloqui, José Santos y Juan Manuel Sinde. De pie: Luis Campos y Josune Prieto. A la derecha, sentados, empezando por la izquierda: Íñigo Adín, Roberto Cabezas, Aare Castilla, Maite Losarcos, Ana Larráyoz y Taig Mac Carthy.

13/11/2019 a las 06:00
A+ A-

Experiencia frente a juventud. En el ámbito laboral conviven hoy jóvenes nativos digitales con personas que, a duras penas, se manejan con la tecnología. ¿Cómo se ven los unos a los otros? A esta pregunta trató de responder la segunda mesa de la jornada ‘Navarra con Futuro’ celebrada el martes en Baluarte. Seis directivos, de entre 40 y 69 años, frente a cuatro jóvenes, de entre 18 y 29 años, contaron su visión de la ‘otra’ generación en un debate moderado por Luis Campos y Josune Prieto.

“Los jóvenes son impacientes y se frustran con gran facilidad”, afirmó el responsable de la relación de los estudiantes con las empresas (Career Services) en la Universidad de Navarra, Roberto Cabezas Ríos, de 46 años. “Es una generación preparada y con ganas de cambiar el mundo”, describió la pamplonesa Laura Urquizu, que pilota la empresa Red Points, dedicada a detectar y eliminar con un programa informático enlaces a productos falsos en Internet. Para Javier Olloqui, de 57 años y director de Recursos Humanos de Geoalcail, lo mejor es su “frescura” e “inmediatez”.

Rompió el hielo por parte de los jóvenes Íñigo Adín, creativo de profesión. “ La gente mayor nos suele abrir los ojos sobre ciertos temas. A veces, los jóvenes podemos ser un poco soberbios, bien entendida la soberbia, y los mayores tienen otra mirada. Sus indicaciones te ayudan a crecer”, afirmó en un debate que alcanzó su máxima temperatura cuando Taig Mac Carthy, de 29 años y dedicado a la comercialización de bebidas, criticó que hay adultos que usan “bromas machistas y homófobas” y que, en alguna selección de personal, ha pedido a personas mayores que saquen el móvil para ver si es “una patata” o “lleva aplicaciones instaladas por su hijo”.

Te puede interesar



ESPÍRITU CRÍTICO E ILUSIÓN

Su comentario fue replicado por Laura Urquizu en tono serio y contundente: “Voy a polemizar. A la única persona que he despedido en mi empresa por acoso ha sido a una persona muy joven, de tu edad”. Y les recriminó que, durante toda la mañana, no había oído a ningún joven hablar de la palabra “aprender” pero sí de la palabra “éxito”. “Estáis en un viaje y no sabéis aún cómo va a ser ese final”, les dijo.

Con ánimo de apaciguar el ambiente intervino la joven Aare Castilla Ibarguren (especialista en comunicación visual). “No me gustan las barreras entre jóvenes y mayores. Todos somos personas. Hay que buscar lo que nos une. Quizá mi padre sólo tiene WhatsApp pero tiene otras capacidades que yo no . Lo importante en un proyecto es que transmita ilusión y que haya respeto”.

Sus palabras fueron recompensadas con aplausos improvisados de un público, mayoritariamente joven. Acto seguido, tomó la palabra el más experimentado de los ponentes, Juan Manuel Sinde (Fundación Arizmendiarrieta) que, a sus 69 años, le encanta “la ilusión” con la que los jóvenes asumen los retos y “su frescura” porque, aseguró, “nos ayudan a sentirnos jóvenes”. Pero, sobre todo, valoró “su capacidad crítica”. “A los jóvenes hay que darles la oportunidad de probar, equivocarse y desarrollar sus capacidades. Y es importante que el joven se sienta identificado con la empresa y su proyecto”, agregó.

SOBRE EL JEFE Y LA ‘PLAY’

Javier Olloqui volvió a intervenir para afirmar que “hay todo tipo de caracteres en todo tipo de generaciones”. “Cada persona es diferente. La diversidad es terriblemente importante es una empresa. Y todo esa diferencia, mezclada, te da el mejor de los cócteles”, expuso el director, para quien las personas se adhieren a proyectos. “Lo primero es la persona, no la generación. Otra cosa es que cada generación potencie una serie de características o cualidades”.

Danny Imízcoz (directivo de Matukio) subrayó que quizá a las generaciones “nos separa el lenguaje”, pero aseguró que el espíritu emprendedor “es el mismo”. De hecho, indicó que “el elevado paro juvenil” ha propiciado que muchos jóvenes emprendan.

Roberto Cabezas, del campus universitario, tomó la palabra para exponer tres características que él observa en los jóvenes. “No basta con ser Coca-cola. Los jóvenes buscan una empresa con una misión trascendente en la que se pueda desarrollar”, afirmó en primer lugar. Siguió: “No es suficiente tener un jefe que mande. No. Ellos le piden otros valores: la ejemplaridad”. Y, por último, aseguró que los jóvenes “no ven” los proyectos a largo plazo, “ a cuatro o cinco años”. “Su dinámica a la hora de trabajar en proyectos es como si fueran etapas de la ‘play”, concluyó, algo en lo que estuvo plenamente de acuerdo el joven Taig Mac Carthy.

Este último, además, habló de la importancia de lo que hoy se entiende como salario emocional ( en inglés ‘perc’), como por ejemplo que la empresa bonifique el gimnasio, que lleve fruta para comer a media mañana o que preste un coche. Para Ana Larráyoz, de 25 años y desarrolladora de software, pidió a las empresas que “escuchen” a los jóvenes. “Parece que te dicen: ‘¿Qué me vas a contar tú?’ Quizá sea así, pero seguro que aportamos. Los becarios no tienen que ser los últimos ni los que hagan lo que nadie quiere”.
Tras ella, Laura Urquizu quiso introducir otra variable al debate: “¿Qué hay de la pasta? Los jóvenes también la valoran”. Pero, justo ahí, sonó la campana. El tiempo del debate había agotado.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra