x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
Sucesos en Navarra

Descubren una clínica veterinaria ilegal en una nave industrial de Ultzama

La Guardia Civil sorprendió a un responsable cuando intervenía a un perro “sobre una mesa sucia”

Un perro, tras ser intervenido en la clínica veterinaria clandestina en la Ultzama.

Un perro, tras ser intervenido en la clínica veterinaria clandestina en la Ultzama.

Guardia Civil
Actualizada 13/06/2019 a las 07:08
A+ A-

La Guardia Civil da por desmantelada la actividad de una clínica veterinaria clandestina que estaba asentada en una nave industrial de Ultzama. Según las investigaciones, en el local se realizaban intervenciones desde hace tiempo “sin los permisos pertinentes y con casi nulas medidas higiénico-sanitarias”. Lo constataron muy de cerca en la Benemérita durante una inspección, en la que sorprendieron in fraganti a una persona finalizando una intervención a un perro “sobre una mesa sucia”, indicó uno de los agentes participantes. El animal se encontraba anestesiado y recibía unos puntos de sutura. Estaba tendido sobre una plancha de metal sucia, rodeado de medicamentos y con productos químicos a muy poca distancia. Las sanciones económicas a las que podrían enfrentarse los responsables de estas prácticas sin licencia pueden ser importantes, añadieron desde la Guardia Civil. Agentes del puesto de Olagüe manejaban informaciones recientes acerca de la posibilidad de que en la zona de Ultzama se estuvieran llevando a cabo este tipo de hechos. “Lo primero que hicimos fue verificar si efectivamente tenían o no licencia para este tipo de actividad. La que tienen les permite distribuir material sanitario a clínicas o comida. Pero nada de ello alcanza a curas o consultas”.


La persona que llevaba a cabo la intervención al perro sí tiene un título veterinario, indicaron los agentes, e incluso podría llegar a practicar una intervención de urgencia fuera de una clínica si un animal sufre un accidente y se encuentra en las inmediaciones. “Eso no se persigue y puede darse cuando se avisa a un veterinario para que acuda a una granja, por ejemplo, pero en este caso la situación no se correspondía con un hecho puntual. Nuestra investigación concluyó que sin ningún género de dudas en esa nave se estaba interviniendo con cierta frecuencia a animales de compañía, obteniendo un lucro económico por ello”. Los agentes subrayan en su informe, el primero relacionado con una clínica veterinaria ilegal en Navarra, que en el lugar donde se practicaban las curas se amontonaban productos químicos, maquinaria, vehículos o defecaciones de roedores. En una caja de cartón se depositaban los residuos: jeringuillas, gasas manchadas con sangre, botellas de suero o medicamentos. No contaban con ninguna autorización para la gestión o custodia de residuos biosanitarios o patogénicos.

 

Los centros clínicos veterinarios colegiados tienen un distintivo

 


En Navarra operan actualmente decenas de centros clínicos veterinarios con licencia para ejercer esta actividad, una cifra que se ha disparado en las últimas décadasl. Desde el Colegio de Veterinarios de Navarra indican que, para evitar malas praxis y más allá de lo que exige la ley, trabajan con un reglamento interno en el que se delimitan unas reglas y requisitos a la hora de desempeñar la actividad.


“Si por parte del responsable existe un compromiso de respetarlos y lo hace constar mediante una declaración jurada, la persona que acuda a esa consulta verá en ella un distintivo que avala su relación con el Colegio”. En función de las instalaciones donde se lleva a cabo la actividad, la normativa distingue entre consultorio, más pequeña; clínica (ya cuenta con quirófano o rayos X, por ejemplo) y finalmente, la categoría de mayores dimensiones, el hospital veterinario.


Desde el Colegio, Javier Yabar, uno de los vocales, explicaba que la actuación de la Guardia Civil es una excepción. “Hoy en día a los profesionales veterinarios les distingue un nivel alto, con un grado de preparación importante. Las personas cada vez están más sensibilizadas y otorgan al cuidado de los animales un valor especial”.
La Guardia Civil comparte ese punto de vista. “Cada vez se controla más y mejor el sector, pero es responsabilidad también del particular exigir que la atención que se presta a ese animal sea la más preparada”.


Yabar insistió en buscar la profesionalidad por encima de un arreglo económico por parte de un veterinario ‘clandestino’. “Una intervención a un animal es algo serio. No merece la pena ahorrarse unos euros y hacerlo en un sitio sin garantías, aunque es verdad que este es un mensaje difícil en nuestra sociedad, muy acostumbrada a los chollos, a que si pagas lo estipulado parece que te están timando, a fiarte más del boca a boca o del anuncio de Internet que de los distintivos oficiales...”.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra