x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
    Navarra
Parlamento de Navarra

La Plataforma de Derechos Humanos y Salud Mental critica el Plan de Salud Mental de Navarra

Cree que “hay motivos para temer” que el respeto a los derechos de los usuarios y la disminución de la coerción en Salud Mental en Navarra “no va a mejorar en los próximos años”

Centro de Salud Mental infantil-juvenil de Sarriguren.

Centro de Salud Mental infantil-juvenil de Sarriguren.

EDUARDO BUXENS/ARCHIVO
Actualizada 27/02/2019 a las 12:37
  • Efe. Pamplona
A+ A-

La Plataforma Derechos Humanos y Salud Mental cree que “hay motivos para temer” que el respeto a los derechos de los usuarios y la disminución de la coerción en Salud Mental en Navarra “no va a mejorar en los próximos años”, ya que el Plan de Salud Mental plantea “incongruencias y una gran incertidumbre cara al futuro”.

Así lo ha afirmado el psiquiatra José Antonio Inchauspe, que ha comparecido junto con el psicólogo clínico Miguel Valverde en una sesión de trabajo parlamentaria a petición de los grupos que sustentan el cuatripartito para informar sobre contenciones mecánicas en las Unidades de Hospitalización Psiquiátrica y sobre el Protocolo Adicional al Convenio de Oviedo del Consejo de Europa.

Tras añadir que el Plan de Salud Mental “no recoge prácticamente” alternativas a la coerción, ha advertido de que el texto carece de un diagnóstico de situación. “Hay cosas interesantes, encomiables incluso, pero aparece completamente descontextualizado”, ha lamentado.

También ha mostrado su oposición al Protocolo Adicional al Convenio de Oviedo del Consejo de Europa, pues aunque “pretende proteger” los derechos humanos y la dignidad de las personas con trastorno mental, “algo en principio loable”, el documento ha suscitado un “amplísimo rechazo” desde diversos sectores.

Según ha denunciado, la ratificación del protocolo permitiría mantener la práctica actual ordinaria, que consiste en “ingresar primero y pedir más tarde autorización judicial, que rara vez es denegada”.

Además de “contradecir diversos artículos de la Convención Internacional sobre los derechos humanos de las personas con discapacidad de las Naciones Unidas”, ha criticado que el protocolo “no aborda el origen del problema”.

Tras subrayar que el texto incluye “términos legales genéricos e imprecisos que permiten la discrecionalidad” según criterios de médicos y jueces, Inchauspe ha advertido de que el texto “no tiene en cuenta la opinión de las organizaciones más representativas de personas diagnosticadas, que han dejado de asistir” a las sesiones donde se debate el documento. Algo, a su juicio, “inédito”.

“En definitiva, no va a servir para que el máximo número posible de personas diagnosticadas busquen ayuda voluntariamente, que es el objetivo de los profesionales de Salud Mental”, ha lamentado, para a continuación añadir que, como mínimo, el 22 % de los ingresos realizados desde enero hasta octubre de 2018 en el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) son involuntarios.

“Entre esas personas están los máximos candidatos a las contenciones”, ha advertido. En este sentido, el psicólogo clínico Miguel Valverde ha denunciado que “la contención existe y es bastante frecuente”, entendiendo por contención el reducir, atar, medicar y dejar solo en una habitación a un paciente.

Según ha criticado, un paciente de cada 5, el 21 % de las personas que ingresan en la unidad de hospitalización psiquiátrica en Pamplona, son contenidas. En el caso de Tudela, son 1 de cada 10, el 11 %, mientras que en la unidad infanto juvenil son contenidas el 33 % de las personas ingresadas, uno de cada 3 menores.

En cuanto a la duración de las contenciones, va desde las 23 horas de media en el CHN a las 6 horas y media que duran en la unidad de Tudela. “La unidad infanto juvenil es donde más tiempo permanecen atadas las personas, con una duración media de 28 horas”, ha indicado.

Aunque ha subrayado que podría pensarse que lo que motiva una contención es una agresión, ha puesto de relieve que “la mayor parte” de ellas “no se relacionan con la agresión” sino con la agitación e inquietud.

Tras asegurar que el 80% de las personas contenidas pueden desarrollar estrés postraumático, ha añadido que la contención “solo es una actividad más dentro de la coerción que sufren los pacientes en Salud Mental”.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra