Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Series

En la piel de un antidisturbios

El realismo extremo salta a la pantalla en una serie dirigida por Rodrigo Sorogoyen, que Movistar estrena el próximo viernes

En la piel de un antidisturbios
Cartel de la serie Antidisturbios.
  • Colpisa
Actualizada 11/10/2020 a las 10:40

Todo el equipo del rodaje coincide en lo mismo: Rodrigo Sorogoyen ve todo, tanto lo que estará delante de los ojos del espectador como lo que se quedará fuera de la pantalla. Quizá por eso el gran angular se haya instalado en su obra con tanta fuerza, porque un lente normal se queda pequeño para su ojo. "Recuerdo el día que Alex de Pablo (director de fotografía) me propuso trabajar con ese objetivo", dice Sorogoyen. Y hacerlo le fascinó. En aquel momento estaban ultimando los preparativos del rodaje de 'Que Dios nos perdone', y desde entonces esa óptica ha sido su seña. Por lo tanto la mirada amplia está presente también en la serie 'Antidisturbios', su último proyecto, que el próximo viernes estrena Movistar.

La ficción, compuesta por seis episodios de 50 minutos de duración, narra cómo la agente de Asuntos Internos Laia Urquijo (Vicky Luengo) lidera una investigación a los seis policías antidisturbios del Puma 93: Diego López (Raúl Arévalo), Alexander Parra (Alex García), Salvador Osorio (Hovik Keuchkerian), José Antonio Ubeda (Roberto Alamo), Elías Bermejo (Raúl Prieto) y Rubén Murillo (Patrick Criado).

"Cuando trabajas con Rodrigo, antes de leer el guion, ya sabes cuál es su estilo. Sabes que busca aproximarse lo más posible a la realidad. Entonces, no es algo que nos sorprendiera, por lo menos a los que habíamos trabajado con él. Y a los que no lo habían hecho, ya nos encargamos de decírselo nosotros", afirma Roberto Alamo, uno de los miembros del furgón de antidisturbios en el que se centra la ficción.

"Preparaos", les avisó Alamo, y el resto del reparto dio buena fe de ello. "Si te despistabas medio segundo, Rodrigo venía y te decía al oído: 'Oye, ¿qué pasa?'. No daba pie a estar con tonterías", rememora el actor Alex García. Y Patrick Criado, por su parte, asegura que "si hay algo que no le cuadra o que no le parece de verdad, lo pule hasta que brille".

Por eso, los intérpretes han tenido que portar trajes con un peso prácticamente idéntico al que cargan los oficiales. Y han debido correr, golpear... y ser golpeados. Todo ello con la cámara tan pegada que los choques eran más que habituales.

"Transitábamos por pasillos estrechos nosotros, el equipo de cámara, el operador, el foco. Te das cuenta del coñazo que es hacer cualquier tipo de trabajo con esos trajes y estar sereno. Para nosotros, que no estábamos acostumbrados, estar en el mes de agosto con esa equipación y subir y bajar la corrala, correr. sumaba al agobio", afirma el propio García sobre los inicios de un rodaje en el que prácticamente todo era real, salvo los 'gomazos'. "Nos insistieron desde el primer día en que no se dice porrazo, sino 'gomazo', y eran de mentira, pero dolían igualmente", explica el actor canario, que asegura que, "obviamente", lo probaron entre ellos fuera del rodaje.

En este mismo sentido, Raúl Arévalo sostiene que "lo físico se actúa relativamente", por lo que solo con la puesta en escena tenían parte del trabajo hecho. "Si corres 500 metros y te graban con una cámara, te cansas igual que si no te graban. Y si alguien te tira de la barba de una manera agresiva, te duele igual tanto si dicen antes 'acción', como si no", bromea el intérprete, que se mete en la piel de otro integrante del furgón policial.

El madrileño deja claro que no se pegaban de verdad, y que tampoco era real la tensión, "pero sí el calor, el agobio de la cámara, los espacios reducidos, y los golpes constantes durante las once horas de rodaje", con lo cual, "sin llegar a una situación real de violencia, uno acababa saturado, cargado o, a veces, de mala leche. Es algo lógico que le pasaría a cualquiera". Cuando aceptó el papel, Arévalo "tenía la esperanza de que fuera una gran serie", sin embargo, ahora dice "con orgullo que todavía es mucho mejor" de lo que se esperaba en un principio. "Pensaba que del uno al diez, al siete llegábamos. Y ahora, le pongo un diez como espectador", asegura.

Una de las claves para lograr el objetivo, en palabras del actor, es el acertado 'casting', y que Sorogoyen ha sabido "ver muy claro la esencia de cada uno como persona, y rescatarla para el personaje".

MIMETISMO

Vicky Luengo, la única protagonista que no ha tenido que lidiar con ese incómodo vestuario, se confiesa incapaz de diferenciar cuánta parte del personaje es suya, y cuánta parte de ella se ha quedado en el personaje. La actriz da vida a la agente de Asuntos Internos Laia Urquijo, obsesionada con investigar lo ocurrido en un desahucio llevado a cabo por el equipo de antidisturbios. Su personaje ya muestra una fuerte personalidad en la primera escena de la serie: una tensísima partida de Trivial rodada con un exagerado primer plano.

"La rodé con la cámara a un palmo de mi cara, y no veía ni siquiera a los demás actores. Nunca he tenido la cámara tan cerca, y evidentemente me ponía una presión y una tensión que no había vivido en rodajes anteriores", recuerda Luengo. Pero también asegura que, por primera vez en su carrera, no se estaba dando cuenta "de que tenía una cámara delante". A esa distancia, con el acostumbrado gran angular de Sorogoyen, el rostro de la actriz resulta inquietante.

Por otro lado, Raúl Prieto, el último de los antidisturbios protagonistas junto a Hovik Keuchkerian, se desmarca del mimetismo mostrado por sus compañeros y marca cierta distancia entre él y el personaje. Aunque "Rodrigo sabe sacar todo de uno y exprimirlo al máximo", dice Prieto, "las 'oscureces' que rodean" a su personaje hacen que no quiera parecerse "ni lo más mínimo a él".
 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE