Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Gente

Núria Espert: "Pongo verde a Boris Johnson"

"En el escenario todo lo personal se deja aparte", dice la intérprete, que estos días recita a Vivaldi junto a La Tempestad

Ampliar Núria Espert:
Núria EspertAFP
Publicado el 18/09/2022 a las 12:10
No le gusta que se refieran a ella con expresiones como 'la gran dama del teatro'. Pero lo cierto es que es inevitable utilizar estos giros para hablar de la actriz Núria Espert (Hospitalet de Llobregat, 1935). El talento de la gran intérprete catalana se puede admirar estos días en una faceta diferente: como recitadora en 'Vivaldi Natura: Las cuatro estaciones', en la que pone voz a los sonetos del compositor italiano arropada por los músicos de La Tempestad.
-¿Es muy diferente recitar a dar vida a un personaje? 
-Es algo completamente distinto, pero lo disfruto porque estoy acompañada de esa maravillosa orquesta, formada toda por estrellas. Los versos y la música elevan el tono del recitado. Se convierte en un hecho muy especial, en una pequeña joya.
-Curiosamente, de niña recitaba poemas. ¿Esto es un círculo que se cierra? 
-(Ríe). Quizá sí. Es muy posible, pero no me había dado cuenta... Mis padres eran muy amantes del teatro. Eran dos obreros, pero se conocieron haciendo teatro para aficionados. Y eso me lo traspasaron a mí. 
-Sin embargo, antes que actriz, quiso ser bailarina.
-Sí, sí. Pero qué suerte: no tenía ninguna facultad para ello. Nada, nada. Era completamente inadecuada. Estaba apasionada, pero faltaba el talento.
-Obviamente, el talento estaba por otro lado. ¿Y es cierto que es tímida? 
-Me cuesta hacer algunas cosas pequeñas.
-Pero esa timidez se volatilizará al subirse al escenario, ¿no? 
-Claro. Ahí se da todo un cambio, en la naturaleza, en los sentimientos. Se deja lo personal aparte y lo que se toma es eso que has confeccionado en los ensayos, que te convierte en el personaje. Lo que has trabajado con el director y sobre el texto te permite hacerlo. 
- ¿No es agotador estar siempre a las órdenes de alguien, un director o una directora? 
- Noooo... ¡Al contrario! Los necesito absolutamente. No, no. Mi carrera está repleta de buenísimos directores. He trabajado con los mejores en España y el extranjero. Y el resultado son buenos trabajos, todos y cada uno diferentes de los anteriores. Para eso hay que estar acompañada y tener mucha confianza en el director.
- Sin embargo, no le hace mucha gracia ocupar ese puesto...
- Noooo. No me ha gustado nunca dirigir. Fue un tropiezo que me regalaron y que no pude rechazar.
- De ahí sacó una buena amistad con... 
- ¡Con Glenda la maravillosa! Glenda Jackson. Una señora fabulosa. Fue un trabajo que salió muy bien, 'La casa de Bernarda Alba'. Gané una amistad a la que otorgo un valor enorme. De hecho, han pasado muchos años y seguimos siendo amigas, llamándonos y poniendo verde al que ha sido su primer ministro, Boris Johnson.
- Con su trayectoria, debe de atesorar una cantidad enorme de reconocimientos. ¿Qué hace con las placas, premios, etc.? 
- Pues lo cierto es que están distribuidos un poco por el mundo. Con una furgoneta vinieron a buscarlos cuando vivía en el campo y se los llevaron al Museo Nacional del Teatro, en Almagro. Después, en otra casa, mi marido guardó una habitación para ellos. Y ya aquí, en Madrid, están en un armario.
- ¿Algún proyecto entre manos? 
- Lo tengo, pero el caso es que no se ha presentado aún. Vamos a estrenar una cosa en Barcelona, y estoy muy feliz con esto. Pero no es el momento todavía de hablar de él.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE