Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

La guerra en la economía

La guerra presiona aún más los costes en la construcción en Navarra

El alza de precios lleva a las empresas a revisar contratos de obras ya en ejecución

Ampliar Construcción de viviendas en el Soto de Lezkairu
Construcción de viviendas en el Soto de Lezkairueduardo buxens
Publicado el 28/03/2022 a las 06:00
La invasión rusa a Ucrania ha disparado hasta cotas desconocidas los costes de los materiales de construcción que iniciaron su escalada hace ya diez meses (en junio de 2021). En la última semana el aluminio ha subido un 7% y el níquel más de un 130% en el último año. Un efecto colateral de la descomunal subida de los precios de la energía que está poniendo contra las cuerdas al sector de la construcción. “El 60% del coste de los ladrillos es energía y en el caso de la porcelana blanca se junta el hecho de que la arcilla blanca viene en gran parte de Ucrania”, explica Luis Munárriz, secretario general de la Asociación de Constructores y Promotores de Navarra.
Un problema que se ha visto agravado por el paro del transporte que ha derivado en problemas de suministro que hasta ahora las empresas, asevera Munárriz, no percibían como un tema preocupante. Esta semana algunas han empezado a sufrir problemas intermitentes de suministro de materiales como el hormigón y el hierro y aunque el paro se desconvoque el problema se alargará varios días porque es mucho el material que tienen que distribuir y el reparto dependerá del orden de llegada de los pedidos o el volumen de los mismos. Otra derivada del paro son los problemas que han empezado a sufrir algunas empresas con el arrendamiento de maquinaria puesto que estos días no ha habido camiones que entreguen las máquinas alquiladas. También, los derivados del incremento de la energía. Entre otras consecuencias, ha provocado que los suministradores de hierro no ofrezcan cotización fija de un material que ha subido un 50%. 
“Ahora es variable y la asocian al índice Anifer”, cuenta un constructor. Tampoco los suministradores de hormigón están manteniendo los precios, ni siquiera para obras adjudicadas debido a que su proceso de fabricación está muy ligado a la evolución de los precios de la energía y las empresas de prefabricado de hormigón, aunque se haya cerrado un presupuesto, anuncian que volverán a revisar los precios cuando se vaya a iniciar el proceso de fabricación. Tampoco los estructuristas metálicos ofertan nada. La incertidumbre por no saber hasta cuándo van a seguir subiendo los precios inquieta y mucho en el sector constructor y promotor porque aunque de momento no se han parado obras nadie descarta que esto pueda llegar a ocurrir si los costes siguen subiendo. La situación es crítica y está llevando a revisar los precios de todas las ofertas.
 “Aunque tengas la obra adjudicada y comenzada no te los mantienen. ¿Qué haces? ¿Se lo repercutes al cliente? Todo no lo podemos asumir nosotros”, dice el responsable de una promotora. Los que peor lo están pasando son aquellos a los que esta situación les ha pillado con la obra recién iniciada. Nadie se atreva a aventurar cómo terminarán evolucionando unos precios que ellos ya han cerrado. La recomendación de los suministradores de material es que se hagan pedidos con mucha previsión y, si es posible, que los acopien ellos mismos en previsión de nuevas subidas de precios.
La compleja situación por la que atraviesa el sector se abordó el jueves en un encuentro en el que participaron, además de constructores y miembros de UGT, responsables de la Asociación de Constructores y Promotores de Navarra (ACP), en la que se agrupan 19 empresas, y la Asociación Navarra de Empresas de Construcción de Obras Públicas (ANECOP) desde donde se confía que Navarra también apruebe una revisión de precios en las licitaciones ya adjudicadas, en línea con lo acordado a nivel nacional.

“Se está tendiendo a variabilizar precios ”

Iñigo Eugui Martínez de Azagra, administrador de Erro y Eugui, recuerda que llevan desde junio del pasado año viviendo problemas de suministro que derivaron en un incremento de precios por la falta de materiales. Un problema al que después se sumó el incremento del alza de la electricidad y que se ha terminado complicando. Primero, tras la invasión rusa a Ucrania, y luego por el paro del transporte que han agravado el problema de los costes de la energía y de los materiales y generando dificultades adicionales . Un problema que afecta con especial intensidad a las obras recién adjudicadas ante la escalada desbocada del coste de los materiales. “Esta situación ha dinamitado la tendencia que había de contratos a precio cerrado. En estos momentos es imposible hacerlos y se tiende a variabilizar precios”, expone. La compañía tiene en estos momentos doce obras en marcha y aunque tenían material acopiado para tres semanas, si el paro del transporte se prolonga, advierte, “esta semana pueden empezar a faltar ya materiales”. En las obras que estamos ejecutando intentamos que el cliente se vea lo menos afectado posible. “Estamos en conversaciones con los clientes y revisando contratos. La situación que estamos viviendo es muy compleja”.

“Se han parado obras de ejecución inminente”

“La inestabilidad de precios actual, está haciendo que se estén paralizando estudios de obras y adjudicaciones, debido a que los constructores no se pueden comprometer a la ejecución de las obras en un precio cierto. Obras con previsión de comienzo de ejecución inminente, se han paralizado a expensas de que se estabilice la situación actual y los promotores están ralentizando el ritmo de ventas, por la incertidumbre de los precios de construcción, incluso realizando reservas de ventas sin penalización por las partes en el caso de no llevarse a cabo la promoción”. Así describe la situación que están viviendo en Construcciones Garbayo Chivite, Marta Garbayo, responsable de ventas. La incertidumbre es máxima. “El incremento del precio de la energía está provocando sobrecostes de producción de hasta el 30% y tememos problemas de suministro de acero por la parada de laminadoras a nivel nacional, las cuales esta comercializando producto en stock. El paro del transporte ha alterado los ritmos de obra por falta de entrega de materiales y se han tenido que paralizar tareas del proceso constructivo. También hemos sufrido afecciones económicas, por la búsqueda alternativa de transportes para resolver situaciones de falta de suministros urgentes.

“Tenemos que acopiar ciertos materiales”

Luis Jordán, presidente del Grupo Obras Especiales, antigua Obenasa, admite que el sector de la construcción se encuentra en una situación de incertidumbre. “A las notables subidas de precios en todos los materiales que se utilizan en obra con ejemplos claros como el acero (105% desde enero de 2021), el hormigón (cerca de un 30%) y el vidrio (40%) o el aluminio, se une en estos momentos el desabastecimiento de materiales por el cierre de fábricas debido al incremento de los costes energéticos”. Los costes directos de construcción cerraron 2021 con un incremento interanual del 23,5%, situando el Índice de precios pagados en 158,77 puntos. Por su parte, el Índice del Coste del Material finalizó el pasado año en 126,09 puntos tras incrementarse en un 1,4% en sólo un mes.
Una situación que, según explica, está llevando a las empresas constructoras a acometer acciones proactivas con el objetivo de tratar de paliar los efectos adversos que está teniendo el encarecimiento de las obras, como la búsqueda de soluciones constructivas y materiales más eficientes en los proyectos. Asimismo, están teniendo que realizar acopios de ciertos materiales que vayan a sufrir alzas importantes o que estén en peligro su suministro y revisiones de presupuesto.

CLAVES

1 Previsiones. Los resultados de una encuesta realizada por la Asociación de Promotores Constructores de España entre asociados de todas las comunidades revelan que el 80% de los proyectos que aún no se están comercializando podrían terminar paralizándose. El porcentaje baja hasta el 30% en las obras ya iniciadas y en las no iniciadas pero que se están comercializando se sitúa en el 43,5%, aún a coste de devolver las señales percibidas y las penalizaciones impuestas a los compradores.

2 Vivienda Protegida. El valor del módulo ponderado para VPO (vivienda y garaje) se sitúa en 1.723,42 euros por m2 de superficie útil. Pese a la subida de casi un 5% para este 2022 el sector la ve insuficiente ante la brutal subida de materiales.

3 Contratos de compraventa. Ante los problemas de suministro de materiales, que afectan directamente a la ejecución de las obras en construcción, el sector pide que se reconozca esta situación como causa de fuerza mayor y/o caso fortuito que afectará a los plazos de entrega a los compradores.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora