Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Olaizola II anuncia su retirada

Aimar Olaizola: "Se lo he dado todo a la pelota, toca descansar"

Justo después de anunciar su retirada, Aimar Olaizola charlaba sobre lo que ha sido una vida dedicada al frontón, su extenso palmarés, sus ilusiones y sus perspectivas de futuro

Aimar Olaizola, en el acto en el que ha anunciado su retirada
Aimar Olaizola, en el acto en el que ha anunciado su retiradaEl Correo
Actualizado el 15/09/2021 a las 22:34
Aimar Olaizola Apezetxea terminó el acto de anuncio de su despedida sudoroso, con la boca reseca, pero con una serenidad imponente. El goizuetarra tenía todo muy meditado. Empieza otra vida.
Ha podido marcharse cuando usted ha querido.
Sí, y no ha sido fácil. Después de tantos años tenía mis dudas. No es sencillo poner una fecha al decir adiós, pero he visto que es un momento bonito y creo que he tomado la decisión correcta. Me da pena, porque me veo a bastante buen nivel deportivo y estoy jugando bastante bien, pero hay que poner una fecha. Yo siempre he dicho que quería retirarme estando a un buen nivel. Voy a jugar la final del Master, pronto voy a cumplir 42 años y creo que es un buen momento.
La pandemia tampoco ha ayudado.
No, y era una de las dudas que tenía. Pero se ha visto que poco a poco va entrando más gente a los frontones. Yo quería agradecer el apoyo a los aficionados jugando en algunos sitios concretos, y ahora la situación es mejor que la de hace unos meses. Yo espero que sea un final bonito. Lo que sí que tenía muy claro desde el principio es que el último partido tenía que ser sí o sí en Goizueta. Y, casualidad, el último va a ser el día de mi cumpleaños.
¿Qué significado tiene acabar en Goizueta?
Para mí es volver a los orígenes, porque en el pueblo yo siempre estaba en el frontón, con los de la cuadrilla, con los amigos... y en estos años he jugado muchos partidos importantes y en todos esos partidos siempre ha habido gente de Goizueta. La gente se ha gastado su dinero para animarme. Yo me sentía en deuda con ellos y por eso he querido terminar allí.
Acaba su carrera como el segundo pelotari más laureado de la historia. ¿Cómo lo ve?
Es algo que me han comentado mucho durante estos años, pero a lo que tampoco le hacía mucho caso. Es un hito muy bonito, yo la verdad es que tampoco he sido un pelotari de mirar mucho a los títulos. Para mí lo más importante siempre ha sido el entorno que he tenido, la gente que he conocido en los frontones... es que me he pasado toda la vida en el frontón. Yo le doy mucha importancia a lo que he ganado, al palmarés, pero le doy más a otras cosas.
¿Se considera historia de la pelota?
Eso lo tienen que decir los aficionados. Ahí está mi palmarés, que lo gente lo valore.
Son casi tres décadas de profesionalismo, no muchos pelotaris ni deportistas han llegado a esas cotas.
Es una cifra de años muy importante. En este tiempo he jugado con todo tipo de pelotaris, también ha cambiado mucho el propio juego, el material, los frontones, la gente... Cuando yo llegué a la pelota mano profesional había figuras que jugaban muchísimo. Me ha tocado jugar contra grandes pelotaris, y ahora que me voy también hay grandísimas figuras.
¿De qué se siente más orgulloso de todo esto?
De toda mi carrera en su conjunto, no solo de las txapelas. Hay gente que le da mucha importancia a los títulos, pero hay más. Yo me voy con la sensación de que se lo he dado todo a la pelota y eso no me lo puede discutir nadie. Toca descansar. Creo que la gente de la pelota y su entorno no puede tener queja del comportamiento que he tenido siempre en la cancha. He tratado de hacer las cosas de la mejor forma posible durante todos estos años.
¿Va a seguir unido a la pelota de alguna manera?
No lo sé. Después de jugar el último partido el 13 de noviembre en el Goizueta quiero tomarme un tiempo de descanso, porque llevo muchos años en esto y le quiero dedicar tiempo a la familia. Soy padre de cuatro hijos, en este tiempo he vivido por y para la pelota y hay un montón de cosas que no he podido hacer. He intentado ser siempre lo más profesional posible, algunos lo verán casi más como maniático, pero creo que tengo que recuperar el tiempo de cosas que no he podido hacer, como hacen un montón de parejas en la vida normal. Yo he tenido todos los fines de semana partido y las vísperas nunca me ha gustado cambiar mis rutinas para llegar de la mejor forma posible. Quiero darle a mi familia lo que no he podido en estos años. ¿Qué haré en el futuro? No lo sé, tengo que pensarlo.
El día que usted debutó dijo que había jugado mal porque estaba nervioso. ¿Esperaba 23 años después haber llegado a esto?
No, en absoluto. Creo que la ilusión de cualquiera al que le gusta la pelota de crío es llegar algún día a profesionales. De ninguna manera pensaba llegar a esto, y es más. Nunca pensé que podía ganar una txapela del Manomanista. Por entonces la gente que jugaba y dominaba el mano a mano era gente de mucho poder, con mucho golpe y yo no me veía con algo así. Una de las cosas a la que le doy más mérito es que he tenido la capacidad de amoldarme, de cambiar, de evolucionar como pelotari. Pero para nada me imaginaba que esto fuera a terminar así, después de tantos años y con tantos títulos.
volver arriba

Activar Notificaciones