Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pelota

El delantero de Alegia alcanza por primera vez las semifinales del mano a mano y se enfrenta a Rezusta en el Labrit

Ampliar Artola completa las semifinales del Manomanista
Artola completa las semifinales del Manomanista
    Actualizado el 24/05/2021 a las 07:33
    URRUTIKOETXEA 7
    ARTOLA 22
    Frontón. Bizkaia.
    Marcador. 2-0, 2-4, 3-4, 3-7, 4-7, 4-13, 5-13, 5-16, 6-16, 6-21, 7-21 y 7-22.
    Duración. 38:59 minutos.
    Pelotazos. 172.
    Saques. 1 de Urrutikoetxea, 7 y una falta de Artola.
    Tantos hechos. 3 de Urrutikoetxea,  10 de Artola.
    Tantos perdidos. 5 de Urrutikoetxea, 2 de Artola.
    El manomanista es cruel. Catapulta al fuerte, machaca al débil. Venía Iñaki Artola con la carrerilla moral y de juego de haber dejado en dos a Arteaga en la previa, de sufrir 336 pelotazos para doblegar a Agirre... y ayer en menos de 40 minutos dejó en siete tantos a Mikel Urrutikoetxea al que el primer partido le pesó como una losa tremenda. Artola se mete por primera vez en su carrera en semifinales, y el sábado se jugará un billete para la final contra Beñat Rezusta en el Labrit. Es el último superviviente de Baiko.
    La cabeza es tanto o más que las manos a todo frontón. Confesaba ayer Urrutikoetxea que sabía perfectamente cómo estaba Artola, porque había preparado con él los entrenamientos específicos del mano a mano. Las sensaciones habían sido buenas -las físicas y las técnicas-, pero la cuestión es estar en el día y en el momento.
    Y quien estuvo en tiempo y forma en el Bizkaia fue Iñaki Artola. Del primer al último pelotazo demostró un convencimiento firme. A pesar de que Urruti se adelantó con un 2-0 por un pelotazo atrás y un saque. No le preocupó al de Alegia, que siguió su camino. A su buen golpeo atrás con la derecha, se le añadió ayer el buen rendimiento que le dio al saque. Mitad virtud suya, mitad las dudas que fueron atenazando al vizcaíno. Y también al plus que dio en ataque. Sabía Artola que debía dar un paso al frente, arriesgar y terminar si quería tener una mínima posibilidad. Acertó a la hora de esconder la pelota con la volea en el txoko, también le funcionó bien la dejada. Solo cometió un par de errores claros en todo el partido.
    URRUTI SE DESMORONÓ
    Urrutikoetxea vio cómo Artola se le fue marchando en el marcador con rapidez, y sin ser capaz de buscar soluciones. No terminaba de atacar bien a la pelota en el resto, en muchos casos se le vio atropellado; no acababa de encontrarse en el frontón y su comunión con la pelota no fue buena. No le salía de la mano como esperaba, tampoco ganaba altura con la derecha. Empezó a dudar, a darle una y mil vueltas a la cabeza. Conforme avanzaba el marcador, su moral se iba resquebrajando, y él se iba haciendo más pequeño. Entre Artola y la presión acabó de venirse abajo.
    volver arriba

    Activar Notificaciones

    Continuar

    Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

    Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

    SUSCRÍBETE