x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Ezkurdia 22-16 Altuna

Ezkurdia revalida el título y se vuelve a proclamar campeón del Cuatro y Medio

El partido estuvo muy igualado hasta el 16-15, pero el navarro terminó imponiendo su ritmo en la parte final

Ezkurdia revalida el título y se vuelve a proclamar campeón del Cuatro y Medio

Joseba Ezkurdia, en el momento que conquistó su segunda txapela del Cuatro y Medio.

Actualizada 18/11/2019 a las 07:55
A+ A-

Joseba Ezkurdia demostró ayer al mundo de la pelota que no es una casualidad. El voleísta de Arbizu conquistó en el Navarra Arena la tercera txapela de su carrera como pelotari profesional, la segunda consecutiva en el Cuatro y Medio. Ezkurdia volvió a ganar a Jokin Altuna en la misma distancia, el mismo escenario, prácticamente por el mismo tanteador (22-17 el año pasado, 22-16 ayer) y con el mismo argumento para proclamarse campeón: la velocidad.


Se esperaba una final magra, agarrada entre los dos aspirantes al reinado del Cuatro y Medio. Y no decepcionó un partido por la txapela que rondó los 300 pelotazos y la hora de duración. Fue un pulso de titanes en toda regla, jugado de poder a poder, sin guardar nada. Como sucede en cualquier deporte, la velocidad fue el factor que rompió el equilibrio, el elemento determinante. Quien consiguió imponerla fue el delantero navarro.


Joseba Ezkurdia, un pelotari hecho a sí mismo, un deportista labrado en la forja del trabajo, es un portento de la naturaleza, una fuerza bruta canalizada en el frontón a través de una volea demoledora. Cada golpe violento de derecha o de zurda es un latigazo implacable, doloroso para el contrario. Que se lo pregunten a Jokin Altuna, que lo padeció en sus carnes toda la final, y en especial en el último y decisivo tramo. Sabía a qué se enfrentaba el amezquetarra -un ritmo que te consume tanto a tanto hasta que te deja vacío-, creía saber cómo contrarrestarlo -con más velocidad-, otra cosa era poder hacerlo, y ayer no pudo conseguirlo. Y no fue por demérito suyo.


Hasta cinco empates


A pesar de que Altuna consiguió adelantarse en el marcador con 3-0 inicial, la final del Cuatro y Medio fue un combate descarnado por ver quién lograba imponer su juego. Por eso en ese tramo el partido navegó a tacadas.


Reaccionó Ezkurdia que se colocó con un 6-3 favorable sumados con sus cartas. Una volea dos paredes, un saque durísimo a 104 km/h y un gancho desde el centro de la cancha con el que se quitó de encima a Altuna, a pesar de estar dominado.


Cometió falta de saque Joseba, y se agarró Altuna a la final con sus armas. El saque -hizo cuatro- y la suma de riesgo más ángulos en el segundo pelotazo. La pelea tuvo 24 tantos que fueron un intercambio de golpes, en los que se registraron hasta cinco igualadas a 3, 7, 10, 11 y 12 tantos. Altuna atacaba, Ezkurdia se defendía con uñas y dientes al ancho, al txoko, por mucho que el guipuzcoano le obligara a mover sus 94 kilos de lado a lado de la cancha.


Y al revés, Altuna levantaba pelotas impensables, latigazos  implacables de volea de Ezkurdia.


Le ayudó al navarro la rapidez del frontis, y un suelo en el que también caminaba rápido la pelota. Quería Altuna, pero no podía. Poco a poco cada vez fue más obligado a bote de izquierda, no podía hacer daño de aire más que de forma puntual, a chispazos, sin continuidad.


Tacada final implacable


Ezkurdia puso los cimientos de su txapela en el 15-12, un tanto de 25 pelotazos y 54 segundos de duración en el que ambos protagonistas se vaciaron de lado a lado, y que terminó matando Ezkurdia de dejada al rincón. Venía sumando desde el 12 iguales. Si quería volver a ser campeón, tenía que ser valiente y arriesgar.


Altuna nunca se rinde, y se agarró por última vez al partido con una volea al rincón y dos saques consecutivos, con los que se puso 16-15. Pero fue entonces donde Ezkurdia firmó los seis mejores tantos del campeonato, todos cortados por el patrón de la velocidad. La seña de identidad que le hizo campeón, y con la que volvió a calarse ayer la txapela.

Te puede interesar

Te puede interesar

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra