Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Despedida Abel Barriola

La despedida de un gran pelotari

  • Emocionante adiós a Abel Barriola, que dejó escapar una lágrima en los prolegómenos de su último partido

Barriola no pudo ocultar su emoción ante el público
Barriola no pudo ocultar su emoción ante el público
J.M.LÓPEZ /El Diario Vasco
Actualizada 08/05/2017 a las 09:15

Cuando Abel Barriola jugó su último partido en el Labrit, el padre de David Merino, que estaba en el rebote, dijo: “Posiblemente sea una de las últimas grandes despedidas de un pelotari que veamos en mucho tiempo”. Pocas despedidas habrá tan emotivas como la que se vivió ayer en el Atano III. Del primer al último detalle. Desde el póster que la LEP regaló a las casi 2.000 personas que se dieron cita en el Atano III con la firma de Abel “Gracias de corazón”, a una grada que no dejó de animar a su ídolo en la hora y media que duró la despedida.

Los sentimientos y las emociones estuvieron a flor de piel desde el primer segundo. Cuando Barriola saltó a la cancha en solitario a las 18:18 con el puño en alto y saludando a la grada. Cuando a las 18:21, con un frontón en pie Josu Sagastbelza -un amigo suyo de la cuadrilla de Leitza- le bailó un aurresku de honor, acompañado por los txistularis José Luis Huarte y Pilartxo Sagastibelza. Cuando Julio Soto, el campeón de navarra de bertsos, glosó su figura y consiguió sacar gestos emocionados a Abel. Cuando Martin Irabe, Itziar Egaña, o Fernando Vidarte le regalaron obsequios en nombre de las instituciones y las empresas.

Y en especial cuando Barriola, a las 18:25, cogió el micrófono para despedirse de los aficionados, primero en euskera y después en castellano, poco antes de empezar el partido. 30 segundos de intervención emocionada en la que una frase resonó fuerte por su hondura y autenticidad. “Vosotros (por los pelotazales) sois mi txapela más bonita y preciada”.

A lo que el Atano III respondió con una ovación cerrada que emocionó al pelotari. A Barriola se le escapó una lágrima, y el momento fue captado por las cámaras de ETB. Después vino el partido, la victoria al límite, el saludo de sus ya ex compañeros, y la cena en la escuela de Leitza con más de 300 invitados y sorpresas. Fue el adiós a un gran pelotari.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE