Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
pelota

Julián Retegi: "Me hubiera gustado ser un gran empresario"

Julián Retegi

Julián Retegi

Jon Sempere
0
Actualizada 19/09/2013 a las 22:51
  • JON SEMPERE. PAMPLONA
El 20 de septiembre de 2001, Julián Retegi disputó su último partido como profesional en el frontón Adarraga de Logroño. Doce años después repasa su vida, sus logros en el frontón y la actualidad pelotazale en una entrevista realizada como proyecto final de sus prácticas en Diario de Navarra por Jon Sempere, miembro del grupo los ESpcpieALISTAS del centro Mª Ana Sanz, formado por seis jóvenes con discapacidad intelectual y motórica o sensorial asociada que trabajan la autonomía personal y laboral aprovechando las nuevas tecnologías.

¿Recuerda cuándo fue su último partido como profesional?
Fue en San Mateo, pero el día exactamente no me acuerdo. Iba a cumplir 47 años, me faltaban 15 días. Creo que fue el 20 ó 23 de septiembre.

¿Y el primero?
Sí, ese sí. Fue el 14 de julio de 1974. Del día de mi debut me acuerdo porque me han recordado muchas veces que a la hora de elegir, a la hora de sacar, mi compañero era muy veterano y no le obedecí. Saqué una pelota que me gustaba a mí. Eso fue una anécdota muy importante para un debutante.

Si no hubiese sido pelotari, ¿qué le hubiera gustado ser?
Nunca me he parado a pensar, pero sí que me hubiera gustado ser una gran empresario. No me ha dado para eso. Estuve 26 años como profesional. Me retiré a los 47 años y para ser empresario ya tienes que empezar un poco de joven. Me hubiera gustado tener mi propia empresa.

¿El pelotari nace o se hace?
Si uno no nace para cualquier cosa, no hay forma de hacerse. Creo que yo nací pelotari, pero acerté al seguir jugando a pelota, que es lo que me ha dado todo lo que he tenido.

Usted ha jugado en diversos frontones de diferentes pueblos y ciudades, ¿dónde se ha sentido más ovacionado y más querido?
En Bergara y en Eibar, y luego más tarde en el Labrit. Pero donde más me han ovacionado y más exigencias he tenido fue en Eibar y en Bergara.

Y de todas las txapelas que tiene, ¿a cuál da mayor importancia? ¿Por qué?
Hay una txapela que no es tan famosa como la que se gana en primera categoría, pero es a la que más importancia le he dado siempre: la del campeonato de individual de segunda, que fue el trampolín que me lanzó a primera. Hoy en día no se le da tanta importancia, porque el mundo de la pelota ha cambiado. En mi época, cuando debuté, era importantísimo ser campeón de segunda porque así ya eras de primera.

¿Es consciente de que en su vida como profesional le han ovacionado multitud de pelotazales?
Sin duda. Cuando yo me jubilé hice cinco homenajes de despedida en cinco comunidades y todos ellos se llenaron. Con eso ya lo digo todo. Me sentí muy ovacionado y muy querido.

Sus mejores recuerdos en la pelota son...
Quizás no sean los campeonatos, sino de cuando yo empecé a jugar, que fue todo de color de rosas para mí porque yo jugaba más y más. Tengo los recuerdos de cuando jugaba con mi hermano contra tres. Aquellos partidos que jugaba contra Galarza. Esos son los recuerdos que me quedan, aunque los títulos están ahí.

¿Cree que el tipo de material de la actualidad ha cambiado considerablemente respecto al material de antaño? ¿Por qué?
Totalmente. Cuando yo empecé a jugar en 1974, las pelotas eran más exigentes que ahora. No tienen nada que ver. El tipo de material te decía si eras bueno o no. Ahora es todo lo contrario. Ahora el que te echa de la pelota no es el material. Ves a pelotaris que les están despachando a casa sin demostrar que no es profesional. Con el tipo de material de ahora, están jugando como cualquiera. Las empresas deberían buscar un material adecuado, más exigente, y decirles a los pelotaris que tú aquí no puedes jugar porque podemos elegir. Además, el propio pelotari debe entender que no llega, que no puede jugar en el campo profesional porque no puede con el material.

¿Ha evolucionado tanto la forma de jugar de los pelotaris respecto a lo que jugaban antaño?
Para nada. Todo lo que se está viendo ahora se veía antes. Todo lo que yo hice también hacían los de antes. Esto es una especie de marketing de este sistema moderno que tenemos para todo. Dicen que juegan mucho de aire, que juegan de forma rápida. Antes mi tío (Retegi I) daba espectáculo y para nada ha evolucionado la forma de jugar.

¿Su frontón ideal existe o habría que crearlo? En el segundo caso, ¿a grandes rasgos cómo sería?
Hay tres que me gustan y creo que son frontones prácticamente perfectos. Son el municipal de Bergara, el Atano III de San Sebastián y, como coqueto y bonito, el Labrit. Son bonitos para ver y para jugar.

¿Ve alguna posibilidad de que salga alguna nueva empresa de pelota?
Sí. Lo veo cada vez más claro. Lo que pasa es que esta empresa, que aparecerá tarde o temprano, no se va a parecer nada a las de la actualidad. Esta empresa tiene que venir como una empresa de pelota, no como un lobby, pero vendrá.

El miedo, los miedos... ¿cómo los sitúa en el mundo de la pelota?
Es bonito decir que no le tienes miedo a nada, sobre todo con los contrarios. Yo siempre he dicho que miedo y respeto son primos-hermanos. El contrario, estáte seguro de que intentará prepararse para el día del partido a conciencia y que estará al cien a cien. Si tú vas a un examen sin prepararlo, es como si no hubieras hecho nada.

Si fuera posible, ¿qué características trasplantaría de Julián a su hijo Julen?
No le donaría nada, porque Julen no sería Julen. Le diría que desarrolle las facultades que tiene, que son muchas.

¿Qué cambiaría de la forma de jugar a pelota de Julen?
Personalmente nada, no cambiaría nada. Estamos en las mismas. Cada uno viene con su forma de jugar diferente. Julen lo que tiene que hacer es desarrollar su juego a tope. Cada uno tiene sus virtudes y uno tiene que sobreponerse al rival.

Es hombre de conceder pocas entrevistas, ¿a qué se debe?
Sí soy de conceder pocas entrevistas, pero afortunadamente por lo que he sido he dado muchísimas. Me preocupa mucho cuando hago alguna, porque se tergiversan las preguntas y las respuestas. Por eso siempre he tenido muchísimo reparo.

¿Cree que la relación con los medios de comunicación debería tener como objetivo lograr el mejor clima para el aficionado?
El clima de la pelota siempre ha sido muy bueno. Siempre hay sus polémicas a la hora de sacar el material, pero es parte del espectáculo. Tampoco está mal.

Si escribiera un libro, ¿por qué, para qué y para quién lo haría?
Hay un libro que seguramente no terminaré, porque uno no termina lo que quiere en este mundo. Me gustaría escribir explicando un poco la vida de la pelota desde cuando empecé a jugar con 20 años y cuando lo dejé con 47 años. No para nadie. Quiero que ese libro se quede en la hemerotecas, no para comercializarlo, sino que diga la gente ?¡ah!, ese libro está ahí?.

Los cinco pelotaris de Julián

Retegi I: ?Fue el primer gran manomanista que ganó en Navarra y, con seis títulos individuales, un fenómeno que cambió la forma de jugar en el mano a mano por sus voleas y su juego de aire rápido. Su virtud, la genialidad que tenía y la volea?.
Ogueta: ?El ciclón alavés. Un pelotari que conocí, pero ya estaba de capa caída. Tenía la virtud del gancho, que también cambió la forma de jugar a pelota?.
Lajos: ?Era de otra época, pero es el mejor zaguero que he conocido. Tenía una forma de jugar muy peculiar. Se le achacaba de hacer atxiki, pero su gran virtud era la constancia y que era un ganador nato?.
Bergara II: ?Uno de los mejores delanteros para mí. Su virtud era que los ganchos le salían perfectos, no fallaba nunca. La defensa también. Para hacerle el tanto había que sudar la gota gorda?.
Ladis Galarza: ?Ladis nació pelotari y me amargó mucho durante años en el mano a mano. Su virtud, su forma de jugar innata. Una estrella de la pelota?.


Cuestionario de Julián

Una virtud: muy constante y muy estudioso.
Un defecto: reacciono en plan negativo muy rápidamente, aunque luego se me pasa pronto, pero tengo un pronto demasiado pronto.
Una canción: no tengo una canción especial. Hay muchas que me gustan.
Una película: Carros de Fuego.
Un color: rojo.
Una comida: Ensalada con chuleta.
Un lugar para vivir: Eratsun.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+