Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ENTREVISTA
ALBERTO MUNÁRRIZ WATERPOLO

“Somos uno de los favoritos, pero no nos lo tomamos con presión, nos lo hemos ganado”

Es el navarro que con más antelación sabe que irá a Tokio, aunque la confirmación llegó hace unos días. Munárriz cumplirá en Tokio sus segundos Juegos, y esta vez va a por medalla con una selección en la que es clave

Espectacular lanzamiento de Alberto Munárriz en la piscina de entrenamiento del Club Náutico BarcelonetaJ.A.GOÑI
Publicado el 18/07/2021 a las 06:00
El próximo domingo 25 se pondrá fin a la espera más larga del deporte navarro para estos Juegos. El inicio del partido de waterpolo entre Serbia y España, a las 10:20 hora española, será el carpetazo a los dos años que lleva Alberto Munárriz deseando meterse a la piscina del Centro Acuático de Tatsumi. Por fin. Clasificado con la selección gracias al subcampeonato del mundo en 2019, el internacional pamplonés aspiraba el pasado verano a todo en una cita olímpica que se aplazó un año, y sigue haciéndolo ahora, a pesar de todas las dificultades.
Esa ambición, esa confianza, ese trabajo colectivo en su club y en la selección se pondrán a prueba en el partido inaugural. España, confiesa Munárriz, es una de las favoritas. No en vano, detrás de ese combinado hay años de confianza, de compenetración, conseguidos gracias a que la mayor parte del equipo nacional son componentes del Zodiac Atlètic Barceloneta, club del navarro. Una entidad ganadora que acogió a Alberto cuando tenía 18 años y con la que ahora, con 27, se ha convertido en una figura. Por cierto, no le gusta nadar, pero es el agua la que le ha llevado a la gloria.
¿Cómo ha sido el camino para estar en Tokio?
Contando el ciclo entero, empezó en el Mundial de 2017. Era el primer torneo en el que estábamos con David Martín. Fue un año que afrontamos con muchas esperanzas. Lo preparamos bien, pero quedamos novenos, jugamos mal y perdimos contra Rusia. A partir de ahí, dimos un salto muy grande. En 2018, se incorporó Felipe (Perrone), que había jugado los Juegos Olímpicos con Brasil en Río. Influyó mucho incorporar a un jugador así. Empezamos a jugar bien al waterpolo. El Europeo de 2018 fue en casa y quedamos segundos. Era una mezcla entre los que habíamos jugado bien. Nos lo creíamos pero no tanto. El mayor cambio que tuvo la selección fue en el Mundial de Gwangyu. Fue el momento en el que vimos que estábamos jugando bien y nos daba igual contra quién competir, porque podíamos ganar a cualquiera. Jugamos muy bien ese Mundial. Y en la final hicimos el ridículo. No hicimos ni competir. Nos ganó Italia 10-5. El partido de semifinales contra Croacia lo preparamos muy bien y jugamos un partido que fue una locura en defensa. A falta de 5 minutos íbamos ganando 6-2 a los favoritos el Mundial. Al final quedamos 6-5. Ahí conseguimos el billete olímpico.
Y cuando mejor estaban, los Juegos se aplazan...
La parte final del ciclo fue el año pasado, que era el olímpico, y veníamos con todo rodado. Teníamos antes el Europeo, y es el mejor torneo que hemos hecho como selección. Espero que volvamos a estar ese nivel porque estábamos muy bien. Es un año más, tenemos un equipo muy joven, y nos ha podido venir muy bien, porque hemos tenido un año más para crecer como jugadores.
Toda esta situación que han tenido que atravesar desde que se clasificaron, no poder entrenar, dificultades, ¿cómo les puede afectar con respecto a otras selecciones?
Creo que los problemas los ha tenido todo el mundo. Las ligas se pudieron competir, la Champions, se ha jugado todo. Nosotros somos uno de los equipos más jóvenes.
¿Cómo se lleva la espera en las últimas semanas?
Tenemos la suerte de que como hemos tenido muchas competiciones con el club, que también me motivan, no me he preocupado por lo que viene hasta que llegasen los Juegos. Eso viene bien para no estar tanto tiempo rayándote la cabeza.
En la selección se conocen muchísimo, de hecho su equipo es la base mayoritaria. Es una gran ventaja.
Sí. Eso nos va bien, tenemos muy buen rollo porque compartimos mucho tiempo juntos. Luego se añaden algunos jugadores de otros equipos y es un punto a favor. Nos llevamos bien, es un grupo sano y eso se nota en el juego.
¿Qué peso tiene usted en ese equipo?
Tengo, tengo. Soy muy inquieto. Cualquiera que me proponga salir a tomar una cerveza, un café o merendar, sabe que me gusta, y si no, lo propongo yo. Nosotros vamos en grupo, no vamos divididos.
¿Y en el vestuario? ¿Su voz es autoridad?
No, el líder claro en el agua es Felipe y hay gente con más peso por su relación con el seleccionador, como Dani (López Pinedo) o Fran (Fernández).
Pero usted tiene toda la pinta de ser un aglutinador del vestuario, de que su voz se escucha.
Bueno... Para el ocio -sonríe-.
¿Cómo van a esta cita, con más presión o ilusión?
Yo creo que ilusión. Nunca nos hemos metido presión. Intento relativizar todo, al final es deporte y el determinar lo que yo haga en mi vida si gano o no. Tenemos la oportunidad de hacerlo bien y no nos tenemos que atormentar con la presión que tenemos de ir a ganar. Hay gente que se quiere quitar la presión de ser favoritos. Nosotros somos favoritos. Pero no hay uno, hay varios. Creo que nos hemos ganado ser favoritos porque en las últimas citas nos hemos ganado llegar a la final. No nos lo tomamos como una presión. Nosotros no somos como otros países, que si juegan mal pueden ganar. Nosotros, si jugamos mal, podemos ser mediocres. Si nos quieren ganar, que nos ganen, pero siendo mejores.
¿A qué otras selecciones ve favoritas?
Croacia y Serbia siempre lo son. Hungría también. Creo que Italia y Montenegro llegará bien. No sé Grecia hasta qué punto estará arriba.
¿Cómo se consigue concentrar antes de un partido importante?
Lo que más me gusta es no pensar mucho en el partido. Los vídeos los hacemos bastante antes. Intento estar tranquilo en la habitación, dormir un rato, bajar a tomar un café... Salir hacia el partido, tomar otro café, y se suele hablar algo, pero suelo estar a mi bola. Intento calentar y moverme, beber agua o Isostar.
Echemos la vista atrás. ¿Cuándo empezó a nadar este hombretón de casi 2 metros?
Tengo que reconocer que no me gusta nadar, me aburre. Pero empecé con 3 años en Larraina. Era socio. Y luego lo dejé, porque jugaba al fútbol, cogí la raqueta, hacía bastantes cosas. Y con 10 u 11 años me pasé al waterpolo.
¿Por qué?
Porque el fútbol me aburría y como veía a la gente entrenando en Larraina, me llamaba la atención. En mi familia es un deporte que se ha jugado, mi tío, mi primo, mi padre fue portero... No he sido el primero. Y aquí estoy.
¿Qué diría ese niño si le viera ahora?
Se sorprendería porque no pensaba seguramente en todo esto. Cuando eres pequeño, vas a hacer un deporte porque quieres pasártelo bien, no ves un objetivo lejano. Desde que empecé a jugar, me gustó mucho el waterpolo, así que creo que a ese niño le gustaría mucho verlo y pensaría que lo ha disfrutado.
¿Quién ha sido clave en su carrera?
En la faceta personal, mi mujer. Nos conocemos desde que teníamos 12 años, empezamos a salir con 17 y al año y medio me vine aquí. La distancia fue difícil y ella decidió, cuando terminó la carrera, venir aquí (a Barcelona) a hacer el máster. Fue un esfuerzo que hizo ella para venir donde yo estaba. Y en mi carrera de waterpolo hay dos personas importantes: Manel Silvestre, cuando empieza a contar conmigo para el primer equipo, que doy un salto porque tenía 14 años. Y la otra persona, David Martín, porque fui a entrenar cen 2013 con la selección con gente con pocas posibilidades de entrenar. David estaba de segundo y me vio cualidades e hizo la apuesta de ficharme por el Barceloneta.
¿Con qué compañero se lo pasa bien?
Con Marc Larumbe. Nos llevamos muy bien. Llevamos muchos años compartiendo habitación, hacemos bromas y nos retroalimentamos. Somos distintos, los dos somos raros.
¿Qué llevará en la maleta?
Bañador, gorro, chancletas, cosas para ducharme, asearme, limpiarme los dientes,desodorante, la ropa que nos dé el COE, dos camisetas y un pantalón por si se puede hacer algo, que tengo mis dudas, y como no uso pijama... Ordenador para entretenerme, para ver una serie, los cascos, móvil, cargador y el Kindle.
¿Qué será lo que no se le va a olvidar?
El bañador, sería para colgarme -risas-. Bueno, nos dan tres o cuatro.
¿Cómo pasará los ratos libres?
Me gusta ver series y leer. Leo un poco de todo. De economía, ahora estoy leyendo Cómo alargar tu esperanza de tu vida. Otro que me gustó mucho es fue Por qué dormimos, y Psichology of Money. Cuando me da la venada, compro tres o cuatro para el Kindle, que suele haber ofertas. Y si llevan la Play, jugaré. Me gusta jugar a la Play en estos torneos. Tenemos mucho tiempo libre y se me hace largo porque soy muy inquieto. En algún torneo me ha dado por hacer sudokus, con la práctica he mejorado pero no soy un experto.
¿Con qué sueña a partir del día 24?
Con ganar los Juegos Olímpicos. ¡Que pase ya!

Test olímpico

1. Los primeros Juegos Olímpicos que recuerda.
Mi recuerdo es bastante tardío. El recuerdo que tengo de verdad es Pekín 2008. Fueron especiales por lo que consiguió Phelps y la explosión de Usain Bolt. Fueron espectaculares y me marcaron.
2. ¿Cuál es su gesta olímpica preferida?
Lo de Michael Phelps es lo más bestia, una locura.
3. Deportista olímpico/a de la historia que admire.
Michael Phelps. Hay que medir la dificultad de conseguir eso. También Usain Bolt. Nadie está cerca de poder acercarse a lo que hizo.
4. ¿A quién le gustaría ver en la Villa Olímpica?
A Roger Federer, porque es muy bueno y aparte es un tío normal. A Nadal y Djokovic ya los vi en Río y me gustaría verle, aunque no sé si va (finalmente el suizo no acudirá a Tokio). Si me lo encontrara no le diría nada, le miraría un rato, porque el cabrón es guapo y elegante -bromea-.
5. ¿Qué otro deporte seguirá, además del waterpolo?
El balonmano me gusta mucho, sobre todo la selección española.
6. ¿Qué componente de la selección española admira más?
Tiraría para mi deporte y diría que Felipe Perrone. Él se vino de Brasil con 16 años para jugar al waterpolo. Mide 1,80 y eso te da dificultad para estar en el agua, porque tiene los brazos cortos. Pero es el mejor y he tenido la suerte de jugar todos estos años con él. Por su dedicación, su esfuerzo, va a estar en sus cuartos Juegos Olímpicos.
7. ¿Qué deporte incluiría en el programa olímpico?
Yo metería el pádel. Me gusta mucho, he jugado y es un deporte muy vistoso. Creo que ha crecido muchísimo y que va a ir a más.
8. ¿Cuál va a ser el momento más esperado?
El primer partido que juegue. No es que te los quieras quitar, queda feo. Quiero que pase el día. Se ha hecho tan largo llegar hasta aquí, que si se hacen, que si no se hacen... Que empiecen, que juegue, y que tenga que pasar lo que tenga que pasar. Unos Juegos es lo máximo a lo que puedes aspirar como deportista y me apetece vivirlos. Competimos de inicio a fin, desde el día siguiente a la inauguración hasta el último día.
volver arriba

Activar Notificaciones