Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Incertidumbre

Rugby, la vuelta a la normalidad más difícil

Aunque muchos deportes hayan retomado la competición, el rugby aún espera su regreso. Su característica principal, el contacto, hace que este juego viva en una constante incertidumbre, sin plan de desescalada ni fecha definitiva de vuelta

Javier Lorente, presidente de la Federación Navarra de Rugby, en la Casa del Deporte.
Javier Lorente, presidente de la Federación Navarra de Rugby, en la Casa del Deporte.
  • Miguel Zabalegui
Actualizada 07/08/2020 a las 06:00

La vuelta a la normalidad del deporte no ha sido fácil para nadie. Pero para el rugby va a ser más complicada. La base de su juego, el contacto, hace muy difícil su retorno al terreno de juego. No se trata tan solo de la recepción de un balón que ha pasado por todas las manos, sino que las melés o los placajes entre jugadores hacen imposible su vuelta en el corto plazo. El Instituto Navarra de Deporte y Juventud ya anunció a principios de junio que los deportes de contacto, como las artes marciales o el rugby, serían los últimos en volver.

“Desde la Federación Española de Rugby se han planteado tres escenarios a nivel senior: finales de septiembre, mediados de octubre o principios de noviembre”, relata Javier Lorente, presidente de la Federación Navarra de Rugby. Tres escenarios distintos para situaciones diferentes. La decisión definitiva se tomará a finales de este mes.

Y no todo el rugby volverá al unísono. “Se dará más importancia a las categorías superiores porque manejan un presupuesto importante y tienen que ponerse en marcha”, afirma Lorente. El horizonte de las categorías inferiores es más lejano e incierto. “Estamos hablando de diciembre-enero, siendo muy optimistas”, cuenta.

Mientras tanto, ¿qué pasa con esos jugadores? De marzo a enero hay diez meses de entera inactividad, un lapso de tiempo muy largo. La solución pasa por un entrenamiento donde se trabaje más el físico y la táctica. “En el caso de los chavales vamos a tener que ser imaginativos, con un rugby más de posición y de juego táctico”, comenta el presidente. “Queremos mantener el mayor número de gente posible en categorías inferiores y que no se desenganchen, porque es fácil”.

UNAS PRÁCTICAS ADAPTADAS

Por ahora, la vuelta a los entrenamientos es una realidad. A partir del 15 de agosto se podrá empezar a trabajar la rutina en los campos, aunque “en características muy lejanas a lo que es un entrenamiento de competición”, se lamenta Lorente. “Los sistemas de entrenamiento son una adaptación de los que están haciendo las federaciones francesas (la primera liga de rugby que planea su vuelta) para ir preparando su pretemporada”, termina. Aunque al final se acatará lo que disponga la Consejería de Salud.

Que tampoco es fácil. La competición en Navarra agrupa equipos de La Rioja, País Vasco y la Comunidad foral, cada una con sus tres consejerías, legislaciones y situaciones diferentes. “A partir de ahí, hablas de la División de Honor B, ya nacional, donde se incluye Galicia, Asturias, Castilla y León, Cantabria... Es un panorama complicado”, termina.

Por tanto, no es de extrañar la relación fluida y continua con la Federación Vasca. “Evidentemente, a la hora de poner en marcha la vuelta al trabajo lo hacemos en conjunto con la F.V.”, dice Lorente. Gracias a su contacto permanente con la región de Aquitania, la Federación Vasca ha facilitado a la Navarra cómo está siendo la vuelta al trabajo en Francia para poder adaptarla.

NO TODO SON ESPINAS

Pero Lorente se aferra al optimismo. En términos económicos, los equipos de rugby a nivel general no depende de patrocinadores. “Está bien, pero el rugby no depende del patrocinio externo como puede pasar otros deportes”, dice aliviado. Aun así, no deja de ser un “problema añadido”. “Estamos pasando la crisis sanitaria pero ahora viene la económica, y ahí, si todo el mundo lo pasa mal, los patrocinadores también y no le puedes exigir un esfuerzo”, relata.

Aun y con todo, Lorente quiere sacar beneficio de una situación a priori tan mala. Gracias al trabajo durante sus ocho años de legislatura, se han duplicado el número de fichas desde 2012, de 450 a casi 1000. “Ese crecimiento hay que acompasarlo con gente que sepa de rugby”, afirma. “Este año se ha puesto en marcha un curso de monitores con una formación mixta, con un título que da el World Rugby (Federación Mundial) y el modelo de iniciador deportivo del Gobierno de Navarra. Con eso, vamos a ver si podemos mantener la cohesión de la gestión”.
 

Rafael Barragán, entrenador del Iruña: “Va a hacer falta más apoyo de entrenadores”

En el Iruña pararon el 13 de marzo y durante el confinamiento se trató de mantener el grupo. “Hemos hecho una conferencia via Zoom con los jugadores, recomendarles ver partidos de rugby, ver el reglamento... aunque lo que gusta es ir al campo y jugar”, cuenta Barragán.

Ahora, los senior se preparan. El técnico no ve la vuelta a los entrenamientos complicada, pero sí diferente. “Lo que eliminaremos va a ser el contacto, pero hay muchas cosas para hacer aparte de eso. Y tendremos que separarlos en minigrupos. Va a hacer falta más apoyo de entrenadores para cada uno de los grupos. Habrá que sondear a los jugadores, a ver si están dispuestos a entrenar, porque habrá gente que tendrá miedo”, comenta.
 

Juantxo Barkos, presidente de La única: “Queremos jugar y ganar la fase de ascenso”

Durante el parón, “los preparadores físicos prepararon unas tablas de ejercicios para hacer en casa adaptadas a las diferentes categorías”, comenta Barkos. Los jugadores de La Única, que juegan la fase de ascenso a División de Honor B en categoría senior, están motivados: “Hay que pensar en que tenemos una fase de ascenso (en octubre), que la queremos jugar y la queremos ganar. Están entrenando con ganas y los comentarios son positivos”.

Sin embargo, la pandemia ha perjudicado a sus patrocinadores. “Esto les ha golpeado de lleno. Estamos hablando con ellos y de cara a la temporada que viene es posible que no sigan”, se lamenta.
 

Juan Carlos Olea, entrenador del Funes: “La temporada la vamos a competir”

En Funes, el club también anda con problemas económicos. “Ha corrido el rumor de que este año no había subvención pero bueno, no andamos muy mal tampoco”, tranquiliza Olea, entrenador del Funes en categoría senior. Aun así, se mantiene optimista: “Creo que el crecimiento del club no se verá afectado, porque los jugadores están con ganas de empezar. Hay asegurada gente nueva y creo que va a aumentar bastante el número”. Además, destaca el trabajo que se ha hecho durante los 8 años del club. “Sí que somos un equipo nuevo, pero ya llevamos 8 años y tiramos como podemos porque no es fácil sacar jugadores aquí”, termina.
 

Jesús Manuel Puertas, Gigantes de Navarra: “El compromiso va a ser difícil de mantener”

En Tudela, el Gigantes de Navarra hará lo que se marque desde las instituciones correspondientes: “Los clubs y las escuelas en Navarra están en la misma situación. Hasta ahora nadie se ha pronunciado sobre eso. A nivel federativo no tenemos un plan, porque no sabemos qué va a pasar y porque vamos a hacer lo que nos marquen”, afirma Puertas.
Por otro lado, con la vuelta a los entrenamientos de los senior, los jugadores están “con miedo y algunos están muy desmotivados”. “Les va el balón, el contacto. La expectativa de estar con entrenamientos solo físico va a ser dura. De hecho, el compromiso va a ser muy difícil de mantener”, se resigna.
 

Iñaki Ezcurra, entrenador del Baztan: “No sabemos cuántos se van a quedar”

El Baztan lo pasó mal, ya que no pudo recaudar el 50% de su presupuesto. “Una parte importante del club se basa en patrocinios, en el dinero que ponen los jugadores y en una fiesta en abril, de donde sacamos el 50% del presupuesto. Al no poderse celebrar, nos quedamos con un gran agujero económico que resolvimos con un sorteo. Ahora estamos normal”, cuenta, aliviado.
Sin embargo, teme que jugadores de categorías inferiores abandonen el club en busca de otro deporte con menos contacto. “Con la incertidumbre que hay no sabemos qué vamos a poder hacer u ofertar a los chavales y cuántos se van a quedar en estas condiciones”, se lamenta.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE