Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Hazaña rojilla en el Villamarín

Éxtasis en el Villamarín tras ganar en la tanda de penaltis después de haber forzado la prórroga en el 92

Ampliar Sergio Herrera
Sergio Herrera, perseguido por sus compañeros, se lanza al suelo exultante en la celebración del triunfo de Osasuna frente al BetisAFP7
Actualizado el 19/01/2023 a las 08:28
Antes de jugar los partidos de Copa, Jagoba Arrasate se había referido en sus intervenciones a la magia que encierra esta competición. Es de sobresaltos, de caminos que giran, de tendencias invertidas y de idas y venidas. En Sevilla, Osasuna saboreó en sus carnes la emoción en todo su esplendor. Le esperaba el billete a los cuartos de final en una tanda de penaltis que quedará para el recuerdo como extraordinario remate a una noche de pulso acelerado en la hinchada osasunista. Los rojillos derrotaron al campeón en su propio estadio después de haber superado todo tipo de obstáculos como dos marcadores en contra.
De hazaña había hablado el de Berriatua el día anterior y vaya que si la consiguieron sus hombres, que bordaron un partido de alto nivel frente a todo un Betis que pelea por metas mucho más mayores. La gesta comenzó a labrarse con el fútbol que elaboró el equipo navarro, que recogió lo que había sembrado al forzar la prórroga en el minuto 92 en un alarde magnífico del colectivo para pelear hasta el último salto, el que dominó David García con esa aplastante solvencia que mostró durante todo el encuentro.
Otra vez hubo que esquivar el resultado desfavorable. Rubén García se encargó de anotar el 2-2 definitivo para delirio de todos los aficionados rojillos que ayer se fueron a dormir más tarde que de costumbre vibrando con los suyos. La eliminatoria había cruzado a otra dimensión para jugarse el pase en los lanzamientos desde los once metros, la mal llamada lotería donde Osasuna plasmó una seguridad sobresaliente. Sergio Herrera se convirtió en el héroe mientras sus compañeros acertaban en los disparos. Era el tercer penalti para el Betis. Lo lanzaba Canales, un especialista que este miércoles se encontró con una mano de genio que sacó el de Miranda de Ebro gracias a una estirada propia de los mejores. Guido resbaló en el siguiente y ya no hizo falta que Osasuna ejecutara el quinto. Los rojillos estaban en cuartos de final. La celebración emuló a la de cualquier eliminatoria del reciente Mundial de Catar que se resolvió con semejantes tintes dramáticos.
Osasuna se deshacía de su verdugo de la final de Copa de 2005, con David García disfrazado de John Aloisi para forzar la prórroga en un paralelismo que recorrió la memoria de todos, y vuelve a estar entre los ocho mejores de la competición 13 años después. Otra muesca en el revólver de este proyecto que lidera Jagoba Arrasate y que cada temporada ha subido un peldaño. Este viernes se celebrará el sorteo. El bombo estará plagado de favoritos, pero la ilusión es máxima para que el torneo pueda celebrar un partido en El Sadar entre semana con toda su grada volcada.
DE IGUAL A IGUAL
Osasuna había jugado al Betis de tú a tú durante los 120 minutos. El partido no había dejado grandes ocasiones entre dos equipos que se anulaban y se respetaban. El primer objetivo se había conseguido, minimizar esa supuesta superioridad bética que hiciera perder los papeles y el control. Nunca llegó ese momento.
La escuadra navarra se había plantado bien. Ante la ausencia obligada de Moi Gómez por lesión, Aimar Oroz se erigió en la brújula dentro de la parcela ancha para dar todo tipo de soluciones. No llegaba al área Osasuna, pero tampoco le llegaban. El mayor susto, un gol anulado a Luiz Henrique al recibir un pase cuando el balón ya había salido.
Tras el intermedio, se había dado un paso hacia el frente. Es un síntoma de valentía para ir a por el partido. Estaba mejor Osasuna, que coleccionaba llegadas con los centros de Darko, uno de los cuales lo remató alto Kike García, que minutos después gozó de un mano a mano que se anuló por fuera de juego muy dudoso.
El Betis no había podido generar demasiado. El partido de David García era de escándalo. Moncayola evitó el remate de Rodri a placer bien atento en la nueva demarcación que ocupó ayer como lateral derecho. Pero ya se sabe en estos casos que la pegada cuenta. Ese revés llegó a los 62 minutos cuando William Carvalho acertó desde la frontal del área tras un balón repelido por el central de Ibero en la línea de gol. Más no podía multiplicarse.
BARJA, ESPECTACULAR
Osasuna necesitaba un giro que lo encontró en su camino. Kike Barja fue el verdadero revulsivo con sus incursiones por la banda, lo que no había podido hacer Abde durante su apagado concurso. El de Noáin, en el campo junto al Chimy y Budimir, volvió loco a Sabaly, a quien no paró de encarar. El 1-1 nunca habría llegado de no firmar Sergio Herrera una fenomenal parada a Borja Iglesias en el 85. La primera explosión de júbilo la firmó David García, excelso en el Villamarín, que entró con todo en el segundo palo para ganar por alto un balón que puso Aimar Oroz, que trazó un recorte de calidad para mandar la pelota al área y aprovecharse de que tocara un defensa para que la trayectoria se endiablara. Brotaba el espíritu de Aloisi.
Para fortuna de Osasuna, el desenlace en la prórroga no fue el mismo que en aquella ocasión en el Vicente Calderón. Barja seguía a lo suyo. Primero sirvió al Chimy, que conectó un remate que se paseó cerca de la raya de gol. Después, mandó un balón de oro a Rubén García, que mandó alto con su pierna izquierda, la buena, con todo su favor.
Era momentos decisivos. Flaqueaban las fuerzas y había que mantener la cabeza en su sitio. Quien no falló fue el Betis solo un minuto después de haber tenido el 1-2. Era el 102 de partido y el cuadro de Pellegrini encontró un pasillo por el que penetrar para que Borja Iglesias se plantara en el área y dejara el gol en bandeja para su compañero Sabaly.
La segunda parte de la prórroga no pudo comenzar mejor. Osasuna no había dado su brazo a torcer. Le quedaba mucho que decir para saborear los mágicos momentos que estaban por venir. Budimir peinó una pelota en largo y Rubén García se encontró por el centro con un camino despejado por el que se metió para finalizar con su pie menos bueno.
El 2-2 daba alas a un Osasuna que en los lanzamientos de penaltis se mostró infalible. Lo había ensayado el día anterior en El Sadar y en la prueba real, con todo el Villamarín en contra, marcó los cuatro que disparó. Herrera paraba el tiro de Canales con su felina maniobra y Guido resbalaba después. La celebración de los jugadores y técnicos fue un éxtasis.

Ficha técnica:
2 - Betis:
Claudio Bravo; Sabaly, Luiz Felipe, Édgar, Miranda (Abner Vinícius, m.97); Guido Rodríguez, William Carvalho (Paul, m.112); Luiz Henrique (Loren, m.77), Canales, Rodri (Aitor Ruibal, 58); y Willian José (Borja Iglesias, m.58).
2 - Osasuna: Sergio Herrera; Moncayola, Unai García (Aridane, m.106), David García, Juan Cruz (Manu Sánchez, m.77); Aimar, Torró (Diego Moreno, m.77), Darko Brasanac (Chimy Ávila, m.71); Abde, Kike García (Budimir, m.71) y Rubén García (Kike Barja, m.71).
Goles: 1-0, M.62: William Carvalho. 1-1, M.92: David García. 2-1, M.103: Sabaly. 2-2, M.106: Rubén García.
Lanzamientos desde el punto de penalti: Chimy Ávila (0-1), Borja Iglesias (1-1), Budimir (1-2), Loren (2-2), Moncayola (2-3), Canales (para Sergio Herrera) (2-3), Kike Barja (2-4), Guido Rodríguez (falla) (2-4).
Árbitro: Javier Alberola Rojas (Comité Castellano-Manchego). Amonestó a los visitantes Aimar (m.59) y David García (m.78)
Incidencias: Partido de los octavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Benito Villamarín ante 35.817 espectadores.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora