Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Arnedo 1 - 3 Osasuna

Paso firme en el barro

Doblete de Kike García y tanto de Rubén García para un equipo que desconectó en el segundo tiempo

Ampliar Jugadores de Osasuna y Arnedo conversan sobre el terreno de juego tras finalizar el encuentro.
Jugadores de Osasuna y Arnedo conversan sobre el terreno de juego tras finalizar el encuentro.J.P. URDIROZ
Actualizado el 22/12/2022 a las 00:19
Los momentos mágicos propios de la Copa de los que hablaba Arrasate en la víspera llegaron en Arnedo. Son esos tramos de sobresaltos que llegan sin avisar y que todo equipo de Primera quiere esquivar. Es esta una competición tan especial que pueden igualarse las fuerzas por una cuestión de emociones capaces de empujar a la lona al favorito. A Osasuna le tocó volar con estas turbulencias en la última media hora. En el embarrado y agujereado campo de Sendero, había emergido un dignísimo Arnedo para mirar a los ojos a futbolistas de tres categorías por encima y ponerle picante a la noche. La fortuna para Osasuna es que había trazado camino hasta entonces. El marcador le dio ese respaldo para utilizarlo de comodín en el caso de que el partido se pusiera feo. Jagoba lo sabía. Mandó a sus hombres que fueran de inicio a por el gol. Marcaron tres en un marco de dominio y control, y esa solvencia aguantó la caída cuando el Arnedo conectó los cables para esos chispazos especiales que rompen esquemas. Osasuna pisó el barro, pero solo en sentido literal. No vio peligrar su pase a los dieciseisavos.
LAS COSAS CLARAS
El entusiasmo de un pueblo que vivía una cita histórica se había desvanecido al primer cuarto de hora. El 0-2 abrió una brecha insalvable. Osasuna saltó sin confianzas. Generó demasiado respeto a su rival, que seguramente dio un nivel más bajo del que poseía en realidad, por lo que se vio en la segunda parte cuando el campo cambió de inclinación hacia el bando riojano. Los rojillos se adaptaron a un firme que entrañaba dificultad para rasear la pelota. Pero en ese contexto de erigirse en dominadores como suele suceder entre grandes y pequeños, resulta que el primer tanto llegó en un contraataque. El Arnedo había botado la primera falta del partido para intentar cercar el área de Herrera. Despejó la defensa con autoridad y Roberto Torró mandó el balón profundo para la carrera de Kike García, con todo el espacio por delante para cruzar el terreno rival. El manchego se hizo poderoso en su línea vertical y definió con solvencia ante Pablo Pascual.
El meta arnedano haría sus buenas paradas durante la velada, lo que tuvo su mérito para digerir el error que había cometido en el segundo tanto navarro. Rubén García probó a lanzar desde lejos con el balón botando y el globo tomó una dirección diabólica para castigar la mala colocación del guardameta. Se apagaba Sendero, que asistía a largas circulaciones de Osasuna, intenso en esos robos inmediatos cada vez que perdía la pelota de su dominio. Al Arnedo le costaba poner en acción su plan de sacar la pelota de atrás, la identidad que ha logrado imponer allí un buen Alberto Eguizábal, ex técnico de Tajonar.
Pablo Ibáñez se dejaba ver en la elaboración y en las llegadas al área. Le faltó suerte y determinación en el área. El que tenía dinamita era Kike García, que transmitía su energía en cada movimiento. Antes de marcar su doblete, había lanzado un cabezazo al palo, cuyo rechace malogró. El 0-3 lo culminó con templanza tras un pase profundo por el pasillo central de Kike Barja. El Arnedo se marchó al descanso cabizbajo, seguramente dándole vueltas a sus errores. Su llegada más peligrosa había terminado con un gol en fuera de juego de Sergio Benito.
BRAVA REACCIÓN RIOJANA
Siguió el partido instalado en esa superioridad navarra cuando se reanudó el choque. Pablo Ibáñez perseguía su gol. Probó por partida doble. También Rubén García. Osasuna mantenía al Arnedo donde quería. Arrasate movió el banco. El rodaje no fue perfecto. Se nubló el cielo con el gol de Amelivia, un lateral izquierdo que robó la cartera a Torres y batió a Herrera con un disparo que pegó en el cuerpo de Aridane.
Ese 1-3, con el que acabó el partido, pudo moverse en esa agitada última media hora. Mora no superó al portero rojillo en un mano a mano tras un espléndido taconazo de un Manjón que nunca se arrugó con los centrales. El Arnedo llevaba el mando. Sacaba sus credenciales tácticas y emocionales, también las físicas porque ganaba las batallas. Maestresalas avisó con un remate difícil de espaldas. Amelivia fue el siguiente en rematar. El partido acabó con alguna intervención más de Pablo Pascual, que evitó el 1-4. No culminaron su intento de remontada los riojanos, pero no es poco que se fueran con la satisfacción de haber dejado su partitura ante sus aficionados. Osasuna se lo había tomado en serio y eso le valió de colchón cuando vinieron curvas de verdad. Se aprende de todo.

Arnedo 1: Pablo; More, Chacón (Arechavaleta, m.67), Maestresalas, Amelivia; Zaldua (Laencina, m.67), Arpón (David Pérez, m.67); Almagro, Míchel (Iván Pascual, m.57), Benito (Mora, m.57); y Manjón.
Osasuna 3: Sergio Herrera; Nacho Vidal (Rubén Peña, m.62), David García, Aridane, Manu Sánchez (Juan Cruz, m.62); Darko (Aimar, m.82), Pablo Ibáñez; Torres, Rubén García (Moncayola, m.76), Kike Barja ; y Kike García (Chimy Avila, m.62).
Goles: 0-1, m.12: Kike García. 0-2, m.14: Rubén García. 0-3, m.30: Kike García. 1-3, m. 64: Amelivia.
Árbitro: Melero López (Comité Andaluz).
Incidencias: Segunda ronda de la Copa del Rey disputado en el campo de Sendero de Arnedo, ante unos 5.000 espectadores.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora